Feliz día para todos (y una rosa para Topsy)

Mañana, 29 de abril, se celebra el día del animal. Me adelanto en una jornada porque quiero dejar este post aquí por un día más (por razones personales no estaré por estos lares el 29, y creo que el tema en sí permite una mayor exposición del mismo).                                       En los últimos tiempos, este asunto del maltrato animal, del trato animal, de los animales en sí; se me ha ido tornando en una obsesión. Creo (quiero creer) que estamos suficientemente maduros como para empezar a ver las cosas como son, que los animales son seres que sienten, desean , sufren, etc. Creo (quiero creer) que ya estamos más que sobrepuestos a la estupidez cristiana que nos colocaba por delante y por encima de todas las criaturas de la tierra. “El temor y el miedo de vosotros estarán sobre todo animal de la tierra, y sobre toda ave de los cielos, en todo lo que se mueva sobre la tierra, y en todos los peces del mar; en vuestra mano son entregados.” (Génesis 9:2). Es hora de que dejemos de ser tan hipócritas y olvidar tanta palabrería hueca y falsa. Si somos seres inteligentes (los más inteligentes, ya que no los más modestos), comencemos a actuar como tales, ya que eso es lo que nos convierte en lo que somos: el acto, no la exposición elegante de ellos.

Quien quiera desearme un feliz día del animal, puede hacerlo, lejos de insultarme lo consideraré un motivo de verdadero orgullo. Yo ya se los desee a todos ustedes desde el título y si alguien se siente ofendido, pues que me disculpe, no fue mi intención confundir a ningún animal con ninguna otra bestia.

Y hablando del título, ¿Quién es esa Topsy a quien me atrevo a regalarle una rosa? Pues debo aclarar que se trata de una rosa llena de vergüenza y oprobio. Ya verán. Por lo pronto, este 29 de abril será dedicado, en este blog, a Topsy.

Continuemos. El día del animal se instituyó en 1908 por inspiración de Clemente Onelli, entonces director del Jardín Zoológico, y de Albarracín, Presidente de la Asociación Protectora de Animales. Ese año se hizo el acto oficial en el Jardín Zoológico, el 2 de abril. El 29 de abril de 1926 fallece el doctor Ignacio Lucas Albarracín, que promocionó la sanción de la Ley Nº 2786, de Protección de Animales (promulgada el 25 de Junio de 1891), que establece la obligatoriedad de brindar protección a los animales, de manera de impedir su maltrato y su caza.

Y ahora vamos por Topsy. A Topsy la frieron en el Luna Park de Conney Island en el año 1903. Eran los tiempos turbulentos del inicio de la electricidad y de todos los horrores que alumbraría el siglo XX. Topsy tenía 28 años y había sido una de las principales atracciones del parque, una magnífica elefanta de tres toneladas que hacía las delicias de los visitantes. Sin embargo, sus violentos arrebatos le llevaron a matar a tres hombres en menos de tres años, el último de ellos el borracho de su cuidador, que le daba de comer cigarrillos encendidos.

Los propietarios de Luna Park decidieron deshacerse de Topsy. Probaron con zanahorias untadas de cianuro, pero no funcionó. Entonces se les ocurrió la idea de sacar dinero con el asunto y anunciaron que Topsy sería ahorcada públicamente por sus crímenes. El anuncio despertó las protestas de los defensores de animales, que consideraron que colgar a un elefante era inhumano, así que buscaron otra solución.

Elefanta Mary, colgada a principios del siglo XX

Fue entonces cuando el prestigioso Thomas Alva Edison en persona propuso que utilizaran un sistema que él y uno de sus colaboradores venían desarrollando desde hacía algunos años. Concretamente desde 1890, año de la primera ejecución con silla eléctrica en el estado de Nueva York. A las asociaciones de animales les pareció que freír a un elefante era una forma más “humana” de matarlo.

Casualmente, la compañía de Edison, promotora de la corriente continua, se disputaba entonces el control del sistema eléctrico estadounidense con la compañía Westinghouse. Para desacreditar a su adversario, el gran Nikola Tesla, Edison había declarado que el sistema de corriente alterna de la Westinghouse era una verdadera amenaza para los hogares, y aquel experimento le ayudaría a demostrarlo. (No en vano, ya había pasado diez años electrocutando perros y gatos en su laboratorio para demostrar los peligros de la corriente alterna).

Finalmente Edison envió a sus técnicos, que colocaron a Topsy sobre una plataforma metálica y dispusieron en torno a ella todo tipo de electrodos, en la cabeza y en los pies. Más de 1.500 personas se congregaron en Coney Island para presenciar la ejecución. La pobre Topsy cayó desplomada en cuestión de segundos. Edison registró las imágenes en una cámara de su propia invención y se dedicó después a exhibirlas por todo el país con gran éxito: “Electrocuting an elephant”, toda una demostración de los inconvenientes de la corriente alterna.

Con el tiempo, tanto Edison como la Westinghouse prosperaron y terminó por haber un sitio para la AC (Corriente alterna) y para la DC (Corriente continua).

Después de la muerte de Topsy, el Luna Park fue destruido por un terrible incendio. Hoy en día la película de Edison es lo único que queda. Aún se puede ver, si uno pregunta a los encargados, en el Museo de Coney Island.

Si alguno tiene ánimos suficientes, puede ver aquí la película de Edison y la muerte de la querida Topsy en manos de nuestros menos queridos ancestros. El video, por suerte, sólo dura 24 segundos.

P.S.: No puedo menos que pedirles perdón por la nota personal, pero me es imposible no dejar un enorme y cariñoso saludo a mis niños. Quedan con ustedes mis hijos del corazón.

Anuncios

4 comentarios el “Feliz día para todos (y una rosa para Topsy)

  1. Juan Francisco dice:

    Gracias por este articulo. No conocía el crimen que relata usted.Quien maltrata a un animal hace o haría lo mismo con un humano si se presenta la ocasión. Sirva tambien por otra parte, la mención que hace de Nikola Tesla, a quien los mismos que hoy nos destruyen hicieron desaparecer.
    Ser defensor de los animales es ser defensor de las personas y de nuestro maltrecho mundo.
    Cunda el ejemplo.

    Me gusta

    • borgeano dice:

      Gracias Juan. Siempre he sentido algo especial con respecto a los animales, pero como lo dije en el post, últimamente se me ha estado convirtiendo en una obsesión. Tengo esperanzas de que podamos revertir un poco las cosas. Dar un primer paso, el que luego será mayor con las próximas generaciones. Se me tildará de utopista o algo así, pues bien, que así sea; pero insisto en que algo debemos hacer.
      un fuerte abrazo y gracias por pasar por aquí.

      Me gusta

  2. […] me adelanto un día y les deseo un feliz día a todos. Quien quiera entender, está invitado: https://borgeano.wordpress.com/2012/04/28/feliz-dia-para-todos-y-una-rosa-para-topsy/ […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s