Secta, sector, sectario.

Desde hace unos días se reabrió, en Argentina, un debate que, cada tanto, reaparece en todos los medios de comunicación. El punto de  partida es el ya conocido tema de las transfusiones de sangre y los Testigos de Jehová. Pablo Albarracini, de 38 años, se encuentra en estado de coma y su padre recurrió a la justicia para que se le suministrara dicha transfusión. La esposa de Pablo, se opuso (con el apoyo de su congregación).

Cuando estos debates salen a la luz, enseguida comienzan, también, a  salir a la luz las etiquetas (muchas veces a falta de argumentos). La más común de ellas es la de secta. ¿Son los Testigos de Jehová una secta o una religión? Quien esto escribe tiene su opinión formada, pero voy a dejarla para lo último; por lo pronto comencemos por donde corresponde, por el principio; eso quiere decir, por la definición “tradicional” de secta.

Como es inevitable, vamos a las definiciones del diccionario de la R.A.E.:

1.f. Doctrina religiosa o ideológica que se diferencia o independiza de otra.

2.Conjunto de seguidores de una parcialidad religiosa o ideológica.

3. Conjunto de creyentes en una doctrina particular o de fieles a una religión que se considera falsa.

Estoy de acuerdo, básicamente, en la primera y segunda definición; la tercera me hace un cierto ruidito, la que se encuentra después de la conjunción: “fieles a una religión que se considera falsa”. Aquí hago una pregunta fundamental: ¿Quién determina cuál religión es “falsa” y cuál es “verdadera”?

Sigamos adelante, veamos la definición etimológica: “La palabra latina secta tenía varios significados, tales como ‘forma de vida’, ‘manera de pensar’, ‘norma de conducta’, ‘partido político’, ‘escuela filosófica’, ‘facción religiosa’. Aunque no se sabe con certeza su origen, algunos etimólogos creen que proviene del verbo sequi ‘seguir a alguien’, pero otros atribuyen su procedencia a la palabra sectus, participio del verbo secare ‘cortar’, ‘desgarrar’, proveniente del indoeuropeo sekw- ‘seguir’, ‘acompañar’”.

No nos resulta de mucha ayuda. Lo mismo da para un roto que para un descosido. Depende de quien sea el que esté hablando será el destinatario de la correspondiente etiqueta.

Descartes dijo: “Entre los hombres no hay nada mejor distribuido que el sentido común: todo el mundo cree tener el suficiente”. Lo mismo podría aplicarse a la inteligencia, el buen gusto, la educación o lo que sea. Hágase la prueba de realizar esta pregunta en una sala con diez personas, en un teatro con mil o en un estadio con cuarenta mil personas. Todos están convencidos de que ellos son buenos, justos, inteligentes, etc. Cuando uno se encuentra con una persona religiosa (o mero creyente, lo cual no es lo mismo), pregúntesele cuál es la verdadera religión. «¡Pues claro!» oirá al instante, «¡La mía!».

Está bien, muchas opciones no le estamos dando; sin duda que ante esa pregunta no le queda otra opción que esa respuesta; pero ése no es, en realidad, nuestro problema. El problema es suyo, por sectario. Por más que sea seguidor de una de las tres principales religiones monoteístas (cristianismo, islamismo, judaísmo) como a cualquiera de sus miles de variantes de menor grado participativo, todos están convencidos de que ellos poseen la verdad y no los demás. lo que los obliga a tener que reconocer que solamente ellos serán salvos y no los demás (Éste es otro problema en el que se ven inmersos, precisamente, para no ser inconsistentes con su propio sistema de creencias).

Y he aquí al punto al que quería llegar: toda religión es una secta y viceversa. Desde el momento en que crean un sector específico, desde el momento en que sectorizan a la población, nada las distingue. O son todas religiones o son todas sectas; lo mismo da.

Personalmente creo que dejar morir a un ser querido por no realizarle una transfusión me parece una estupidez y una inmoralidad; pero también me parece una estupidez y una inmoralidad la ablación genital a las mujeres en el islamismo (por no hablar otros maltratos de los que ya hablé), o el proteger a un pedófilo o justificar a la misma pedofilia (de lo cual también ya hablé en su momento).

Eso, entre otras inmoralidades varias, que si nos ponemos a buscar, encontraremos tantas como querramos.

No hay que ser muy lúcido para notar que quien esto escribe cree, con profunda y meditada conciencia, que las religiones son perniciosas. Y eso por ser medido en mis términos. En realidad creo que son, lisa y llanamente peligrosas. Y como dije antes: si alguien se siente ofendido, pues no me disculparé por ello. A mí me ofende lo que dice la última imagen y no creo que la cúpula católica vaya a dejar de actuar como lo hace porque una persona más o menos se siente ofendida. Hay lugar para todos en este mundo.

¿Y Pablo? Pues ahí sigue, cada día más complicado y con pocas posibilidades de salir con vida de este trance. Allá ellos. Por lo demás, no me meto en temas personales, del mismo modo en que no me gusta que se metan en mis propios temas personales; sólo tomo su caso como punto de partida para temas y reflexiones más generales.

Anuncios

22 comentarios el “Secta, sector, sectario.

  1. Un artículo muy completito. Hoy estás que te sales.
    Yo creo que lo fundamental en todas las religiones, ideas y demás es el respeto. Cada uno que cree lo que quiera, para lo que le hayan educado o lo qué vea mejor, o que no crea. Pero la base está en respetar, jamás imponer.
    Logicamente en lo que uno cree piensa que es lo mejor. Lo contrarío sería, a mi entender, absurdo. Yo creo en “Pitipín” pero rezo a “Patapán”.(esto también tiene mucho que desarrollar)

    Eso sí, para mi, con los adelantos ciéntificos que hay, dejar morir a un hijo es muy extremista. Pero claro, esa soy yo y mis pensamientos.

    La frase de Descartes: “Entre los hombres no hay nada mejor distribuido que el sentido común: todo el mundo cree tener el suficiente”, es más que buena.

    Me gusta tu entrada. Nos pones a todos a pensar.

    Buenos diás. Feliz Domingo.

    Me gusta

    • borgeano dice:

      El tema del respeto lo olvidé, pensé en terminar con ello, pero una cosa llevó a la otra y quedó allí; de todos modos, por eso dije “allá ellos”, es decir, comparto contigo, dejar morir -en este caso es el esposo- pero no importa, a quien sea, es una cosa absurda. Pero es una decisión personal. Lo que creo es que hay que educar para que estas cosas no ocurran.

      Me gusta

  2. Exacto: para mi en tema está en la formación de la persona. Acabo de entrar en tus otros blogs (Creo que mis comentarios te aparecen de la mano de Antevasin, otro blog mio. Sus artículos son espeluznantes. Aquí podría decir mucho pero una idea si tengo clara: hay quien hace su propia religión o usa “la fuerza divina” para justificar sus perversiones.

    Me gusta

    • borgeano dice:

      Cien por ciento de acuerdo. Yo por eso culpo a los sacerdotes -a quienes considero meros comerciantes- y no al creyente, a quien entiendo que por diversas razones -desde las enseñanzas de la infancia, una necesidad personal, una situación traumática, etc- necesita creer en algo. De hecho en mi casa soy el {unico ateo, todos los demás son creyentes. Y no tenemos problemas con ello, todos, como tú dices, anteponemos el respeto ante todo. La esposa de mi hermano es Testigo de Jehová y ayer (cené con ellos , por eso no aparecí por aquí), le pregunté aglunos datos específicos sobre la biblia y no hay problema alguno. Mi madre es católica, mi esposa es evangélica, etc. Pero prima el amor entre nos más que cualquier otra cosa.

      Me gusta

  3. Ese es el nudo, el punto de unión entre todos: el amor. Solo el amor hace nacer el respeto.

    Me gusta

  4. borgeano dice:

    Por favor: si alguien sabe cómo se hace para cambiar el color de los enlaces en el post, le agradecería que me enseñara a hacerlo. el color que tengo ahora es demasiado parecido al del texto y me gustaría que se destacara más.
    Desde ya, gracias.

    Me gusta

  5. La Biblioteca del Fauno dice:

    Cualquier asunto llevado a su sectarismo más radical, conlleva un desastre asociado. Incluso el defender que Darwin es quien ha descubierto la salsa de la vida.

    Me gusta

    • borgeano dice:

      Exacto. La diferencia radica en que ningún científico serio diría tal cosa. Se le reconoce su (genial) aporte, pero todos están de acuerdo en que eso fue sólo un punto de partida. Lo mismo sucedió con Einstein, por nombrar al más conocido. Ya lo dijo Newton (y ése sí que era grande en serio): “somos enanos parados en los hombros de gigantes”. Ése es el punto de inflexión entre la religión y la ciencia. todo científico sabe que lo que se descubrió ayer es perfectible hoy y, por ende, sabe que lo que ése mismo científico descubra hoy, sera perfectible mañana.

      Me gusta

  6. alejandra dice:

    yo creo desde ya,que todas son sectas.El bien o el mal se ve a diario y no discrimina ninguna religion,somos seres con todos los defectos ,en mayor o menor medida,desde mi punto de vista el que vive religiosamente entre comillas solo busca un responsable a sus miserias,para despojarse de sus culpas….yo solo creo en mi y el resultado de mi vida es solo MI RESPONSABILIDAD!!

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Alejandra, antes que nada, mil disculpas por no haber respondido tu comentario en el momento oportuno. Desconozco el motivo pero pasó desapercibido para la lista de comentarios (no es la primera vez que sucede) y acabo de verlo.
      No puedo menos que estar en un cien por ciento de acuerdo contigo (de hecho, acabo de escribir sobre este tema de la responsabilidad) y me da muchísima pena no haber visto tu comentario en el momento adecuado. Mil perdones.

      Me gusta

  7. teclalinda dice:

    .yo solo creo en mi y el resultado de mi vida es solo MI RESPONSABILIDAD!
    frase que no hace falta ni reflexionar por que es totalmente cierta … un spot muy bueno un saludo

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Teclalinda, mil perdones por no haber respondido tu comentario en cuanto lo hiciste. Acabo de verlo (el tuyo y otro más) y desconozco el motivo por el cual pasó desapercibido para la lista de comentarios (aunque no es la primera vez que sucede). Sin duda alguna, la responsabilidad de las personas sería la base para todo buen funcionamiento social, lamentablemente eso es cada día más difícil. La gente parece estar cada día más abocada al egoísmo que a intentar comprender al otro.
      Repito: mil disculpas por no haber respondido a tiempo, fue algo totalmente involuntario.

      Me gusta

  8. gaviotasinamor dice:

    Pues mi religión es ser persona” y con esto te lo digo todo!!
    besoss

    Me gusta

  9. gaviotasinamor dice:

    Que razón tenía Descartes, y esto fue en septiembre ahora todo está peor Borgeano Rajoy además de recortar hasta los calzoncillos, encima metido en corruptelas vaya usted a saber, que más nos espera!! y los testigos de gehová vienen por mi me habrán visto la cara de tonta? ajaa

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      El otro día vi un comentario de Alberto en Viva donde decía que habían echado a varias personas de su trabajo y que para la semana que viene hay otras en la lista; y contaba también las angustias, lágrimas y demás que esto conlleva. El capitalismo salvaje es una lacra.
      Los Testigos de Jehová son, como toda secta/religión, personas equivocadas que no te ven “la cara de tonta” sino que están convencidos de dos cosas peligrosas: 1) ellos tienen la razón en todo 2) Tú no la tienes y ellos TIENEN que salvarte a toda costa.
      Cariños sin secciones, cariño puro nomás, porque sos lo que sos y no quiero cambiarte; cariños, precisamente POR LO QUE SOS, no porque me conviene.

      Me gusta

  10. Rajbir dice:

    Que buen Post Borgeano!
    Me colgue leyendo El Blog de Arena y me gustó mucho este Post pero no puedo dejar de preguntarte algo por lo que me encantaria leer tu punto de vista…

    Entiendo que si uno no forma parte de un Sector, acepta que cada uno se maneje como mas le guste y de acuerdo a su criterio, entiendo que si uno no formar parte de un Sector no se cree dueño de la verdad absoluta, entonces partiendo de que uno no es dueño de la verdad ni juez de nadie, verdaderamente ¿es inmoral que la mujer no quiera realizarle la transfucion de sangre al esposo si es que su marido es parte de las mismas conviccciones?

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Hola Rajbir, muchas gracias por tus conceptos sobre mi entrada. Intentaré responder a tus cuestionamientos. El primer punto “si uno no forma parte de un Sector, acepta que cada uno se maneje como mas le guste y de acuerdo a su criterio” es relativo. Uno acepta que cada cual se maneje a su gusto y buen entender en la medida en que esto no afecte a terceros. Un caso extremo: la pedofilia de cierta parte de la jerarquía católica. Uno no forma parte de ella (ni siquiera es parte de la grey) pero no puede permitir que eso ocurra ni que quede sin castigo el delito. Con respecto a los Testigos de Jehová, deben marcarse dos diferencias:una es si el que niega la transfusión es una persona mayor con plena conciencia de su decisión. Otra muy diferente es si la persona es un menor. Aquí el tema se torna delicado, porque en definitiva el que decide es el padre y decide en base a su sistema de creencias y demás, por lo tanto poco puede hacerse para evitar lo que para mí (y hago especial hincapié en que es “para mí”) es un acto inmoral. Ahora bien, tenemos dos posturas: la “mía” y la del “otro”. Aquí, entonces, llegamos al meollo de la cuestión: ¿Qué es un acto moral y en qué medida debemos imponerlo a los demás? Tomemos un caso alejado de nuestra cultura: la ablación genital femenina llevada a cabo por ciertas facciones musulmanas. Según nuestros cánones occidentales, ésa es una práctica bárbara y cruel, sin embargo, dentro de la religión musulmana es perfectamente válida, hasta tal punto que muchas mujeres la apoyan ¿deberíamos, entonces, permitirla en nuestra sociedad en base al “respeto por el otro”? Pues yo creo que no. Si así fuera deberíamos, en base a la igualdad de todos los hombres bajo la ley, a comenzar a aceptar todo aquello que individualmente consideráramos como válido; y ambos sabemos que esto no puede ser así. Otro problema que se plantea aquí es el siguiente (y tal vez sea EL problema central): ¿Por qué las religiones tienen derechos que los demás habitantes no?

      Un abrazo y gracias por pasar por aquí.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s