Una manera lúcida de comprender

“¿Qué poder tienen las grandes obras de arte en mi vida que me hacen sentir tan feliz?” No lo sé: Leemos en la ignorancia. Leemos en largos y lentos movimientos, como flotando en el espacio, ingrávidos. Leemos llenos de prejuicios, con malicia. Leemos con generosidad, llenando vacíos, corrigiendo errores. Y a veces, cuando las estrellas son favorables, leemos conteniendo el aliento, con un estremecimiento, como si alguien o algo hubiera “caminado sobre nuestra tumba”, como si, de repente, hubiéramos rescatado una memoria de un lugar profundo dentro de nosotros mismos; el reconocimiento de algo que no sabíamos que estaba allí, o de algo que se siente vagamente como un parpadeo o una sombra, cuya forma fantasmal sale y se instala en nosotros que no podemos ver lo que es, lo que nos deja más viejos y más sabios.

Holland House Library, London, after a German air raid in October 1940.

Holland House library, Londres, luego de un bombardeo alemán en octubre de 1940

Esta lectura tiene una imagen. Una fotografía tomada en 1940, durante los bombardeos de Londres en la Segunda Guerra Mundial, muestra los restos de una biblioteca medio derruida. A través del techo destrozado se ven edificios fantasmales, y en el centro del local hay un montón de vigas y piezas de mobiliario. Pero las estanterías en la pared se mantuvieron firmes y los libros parecen enteros. Tres hombres se encuentran entre los escombros: uno, como si dudara acerca de qué libro escoger, parece leer los títulos de los lomos; otro, con lentes, se dispone a sacar un volumen; el tercero está leyendo sosteniendo un libro abierto entre las manos. Ellos no le están dando la espalda a la guerra, ni haciendo caso omiso a la destrucción. No prefieren los libros a la vida exterior. Ellos están tratando de persistir ante la adversidad común; están afirmando el derecho de todos a preguntar; están tratando de encontrar otra vez —entre las ruinas, en medio de esa asombrosa percepción que la lectura a veces concede— una manera lúcida de comprender.

Una historia de la lectura. Alberto Manguel.

Anuncios

13 comentarios el “Una manera lúcida de comprender

  1. hermosa manera lúcida de comprender y cuanto sentimiento contenido me despierta esa manera de entender….

    Me gusta

  2. danioska dice:

    Es tremenda la foto y también la descripción. En mexicano decimos: “me pone chinita la piel” (me enchina la piel) todo lo que implica, el subtexto, pensar quiénes son y por qué están ahí, qué les pasa por la cabeza, qué ruidos están oyendo, de quién era la biblioteca, etc. Manguel está en mi lista de pendientes para arrancar pronto a leerlo de tapa a tapa, no a pedazos. Estoy segura de que se volverá lectura de cabecera, como veo que ha sido para ti.

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Desde hace unos años, he tomado la cotumbre de escribir algo cada vez que termino un libro, puede seruna especie de crítica o un mero comentario; todo depende de lo que el libro me haya provocado y del humor que uno tenga, el que también influye. Ayer anoté el libro de Manguel y lo último que puse fue: “Estoy seguro de que este libro nunca estará muy lejos de mi mesita de luz” Creo que eso sintetiza lo que me provocó su lectura.
      Cariños y agradecido por tus palabras.

      P.D.: Ayer, por la noche, me quedé viendo un reportaje muy interesante a un biólogo molecular, el que me hizo pensar en ti. “Creo que este reportaje le interesaría mucho a D.” Voy a ver si lo encuentro en la red y te paso el enlace. Ha publicado un libro recientemente, el que me había llamado la atención hace un mes o algo así (no sabía quién era el autor hasta que ayer lo vi sobre la mesa, durante el reportaje). El libro trata sobre la creatividad, funcionamiento cerebral, etc. El biólogo en cuestión medita –y habla de las virtudes de esta disciplina– etc.
      Otra vez me fui por las ramas. Sorry.

      Me gusta

      • danioska dice:

        Pues ya descubriste que te espío (por eso sabía que Manguel está entre tus libros de cabecera, ja!). Me interesa lo del biólogo, sobre todo por el coctel explosivo biología molecular-creatividad-meditación. Menuda mezcla! Espero ansiosa más información…
        Abrazo

        Me gusta

      • Borgeano dice:

        Pues lo he buscado (quería verlo otra vez, ya que lo “agarré” empezado, pero creo que vi la mayor parte) y no le encontré. Quizá porque es demasiado reciente. En youtube hay otras emisiones del mismo programa, así que supongo que en algún momento lo subirán. El libro lo voy a comprar mañana, pero eso te lo cuento luego. el título no me parece genial (aunque me llamó la atención hará cosa de un mes, sobre todo porque todo libro que lleve la palabra “creatividad” o “inteligencia” en la portada, me obliga a posar mis ojos en él; aunque sé también que hay mucha porquería –con todo esto de la new age o autoayuda– al respecto). Más noticias a la brevedad.
        Cariños.

        Me gusta

      • Borgeano dice:

        Encontré, al menos para pasar el rato, éste reportaje; creo que con el “copete” de la nota ya te va a caer en gracia: http://www.lanacion.com.ar/1518374-bachrach-el-cerebro-en-estado-de-enamoramiento-es-parecido-al-que-esta-bajo-los-efectos-de-la-cocaina

        Seguiré buscando el programa.

        Me gusta

      • danioska dice:

        Me cayó en gracia, sin duda. Con razón últimamente a veces me siento como perdida/drogada y lo único que he tomado es agua de limón. Ahora sé que puedo echarle la culpa a mi novio! Me recordó una frase de la escritora mexicana Ángeles Mastretta: “La tía Daniela se enamoró como se enamoran siempre las mujeres inteligentes: como una idiota”. Ídem.

        Me gusta

      • Borgeano dice:

        Pues también lo entiendo a tu novio (cuando leas el post de hoy –si es que lo haces, no hay obligación de ello), comprenderás. Creo que él estaría de acuerdo con la idea básica del tema de hoy. Mastretta tenía razón, pero ella, como buena mujer, sólo habla de las de su sexo. A los hombres nos pasa exactamente lo mismo.

        Me gusta

  3. Ana azul dice:

    Me parece una imagen fascinante. La vida abriéndose paso ante lo terrible. Gente que a pesar de la destrucción, todavía es capaz de buscar un poco de cultura y abstraerse en ella. Besos
    Ana

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Gracias Ana, la primera vez que vi esa imagen, hace años, me resultó “shockeante” si se me permite el término. Al encontrarla en el libro de Manguel, sumada al texto que lo acompaña, se me hizo casi imposible no compartirla.
      Cariños.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s