Desorden en la corte

court 00

 

 

Charles M. Sevilla es un abogado que reside en Los Ángeles, Estados Unidos, y que publicó el libro Disorder in the Court, una divertida serie de anécdotas y semblanzas de la justicia en ese país. Supongo que estas cosas pasan en todos lados, pero por ahora sólo tenemos éste libro. Me gustaría que alguna vez se escriba un libro similar de lo que ocurre en nuestras cortes. Por lo pronto, les dejo algunos ejemplos de las cosas que se dijeron en las cortes norteamericanas.

court03

Abogado: ¿Cuál es la fecha de su cumpleaños?

Testigo: 15 de julio.

Abogado: ¿Qué año?

Testigo: Todos los años.

***********

 Abogado: Esa enfermedad, la miastenia gravis, ¿afecta su memoria?

Testigo: Sí….

Abogado: Y, ¿Cómo le afecta la memoria?

Testigo: Se me olvidan las cosas…

Abogado: Se le olvidan… ¿Puede darnos un ejemplo de algo que se le haya olvidado?

***********

court 03

 

Abogado: ¿Qué edad tiene su hijo?

Testigo: 33 ó 38, no me acuerdo.

Abogado: ¿Hace cuanto tiempo él vive con usted?

Testigo: Hace 45 años.

***********

 Abogado: ¿Qué fue lo primero que su marido dijo aquella mañana?

Testigo: Dijo, ¿dónde estoy Bety…?

Abogado: ¿Y por eso usted se enfadó?

Testigo: Mi nombre es Celia.

 ***********

 Abogado: Su hijo más joven, el de 20 años….

Testigo: Sí.

Abogado: ¿Qué edad tiene?

 ***********

 Abogado: Sobre esta foto suya… ¿Usted estaba presente cuando fue sacada?

Testigo: …

 ***********

Abogado: Entonces, ¿la fecha de concepción de su bebé es 8 de agosto?

Testigo: Sí

Abogado: Y… ¿Qué estaba usted haciendo ese día?

 ***********

 Abogado: Ella tenía 3 hijos, ¿cierto?

Testigo: Cierto.

Abogado: ¿Cuántos niños?

Testigo: Ninguno

Abogado: Y… ¿cuántas niñas?

 ***********

Abogado: Sr. Marcos, ¿Por qué se acabó su primer matrimonio?

Testigo: Por muerte del cónyuge.

Abogado: ¿Y por muerte de cuál cónyuge se acabó?

 ***********

court 01

 

Abogado: ¿Podría describir al sospechoso?

Testigo: Tenía estatura mediana y usaba barba.

Abogado: ¿Y era hombre o mujer?

 ***********

 Abogado: Doctor, ¿Cuántas autopsias usted ya realizó en personas muertas?

Testigo: Todas las autopsias que hice fueron en personas muertas…

***********

 Abogado: Aquí en la Corte, para cada pregunta que yo le haga, la respuesta debe ser oral, ¿O.K.?… ¿A qué escuela va usted?

Testigo: Oral.

 ***********

 Abogado: Doctor, usted ¿recuerda a qué hora comenzó a examinar el cuerpo de la víctima?

Testigo: Sí, la autopsia comenzó a las 08:30 p.m.

Abogado: ¿Y el Sr. Decio ya estaba muerto a esa hora?

Testigo: No… Él estaba sentado en la camilla, preguntándose por qué yo le estaba haciendo una autopsia.

 ***********

 Abogado: Doctor, antes de hacer la autopsia, ¿usted chequeó el pulso de la víctima?

Testigo: No.

Abogado: ¿Usted chequeó la presión arterial?

Testigo: No.

Abogado: ¿Usted chequeó la respiración?

Testigo: No.

Abogado: Entonces, ¿es posible que la víctima estuviera viva cuando la autopsia comenzó?

Testigo: No.

Abogado: ¿Cómo usted puede tener tanta seguridad?

Testigo: Porque el cerebro del paciente estaba en una jarra sobre la mesa.

Abogado: Pero, ¿él podría estar vivo?

Testigo: Sí, ¡Es posible que él estuviera vivo y estudiando Derecho en la misma facultad que usted se licenció!

 

court 04

16 comentarios el “Desorden en la corte

  1. Buenísimo, me he reído mucho. Los mejores guionistas de humor que hay están en los juzgados…. 🙂

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Me gustaría conseguir el libro para poder traducir más casos. También algún día recuperaré (éste sí lo tengo) uno que se llama The Darwin Awards que trata sobre personas que por motivos ridículos no ha dejado descendencia (es decir, se han matado a sí mismos sin intención; de ahí el título cínico del libro). En este momento recuerdo el caso de un abogado (será que el post ayudó a la memoria) que para probar cómo se había suicidado una persona se llevó el arma a la sien y apretó el gatillo. El arma estaba cargada, por supuesto.
      Cuando lo consiga ya postearé algo al respecto.
      Un abrazo.

      Me gusta

  2. Nergal dice:

    Muy bueno. Las respuestas de los forenses las mejores

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Coincido contigo, será porque al tener un mejor nivel educativo (más el poder de un título universitario) tienen más herramientas para responder como lo hacen. Una persona común tal vez se sienta algo cohibida frente a un abogado y a un juez.
      un abrazo.

      Me gusta

  3. Dessjuest dice:

    Acojonante, parece increíble que cualquiera de ellas pueda ser verdad, aunque una, esta:

    Abogado: ¿Podría describir al sospechoso?

    Testigo: Tenía estatura mediana y usaba barba.

    Abogado: ¿Y era hombre o mujer?

    No sé qué tiene de raro la verdad, se nota que no ha visto a mi suegra 😀

    Me gusta

  4. Ana azul dice:

    Conocía estas anécdotas. Indican perfectamente que los abogados van ya con las preguntas hechas a capón sin escuchar al testigo y sin plantearse que pueden contestarles otra cosa que no esperaban.
    Besos
    Ana

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Debe haber muchas más, supongo que serían interesantes las anécdotas en los hospitales, por ejemplo. Es cierto lo que dices: en EE.UU. ya está todo el circo tan armado que no se piensa en lo que se está diciendo, sino en el efecto total de la presentación.

      Me gusta

  5. extraordinario y lo mejor del caso es que cada uno es una historia latente, un hilo conductor, un pretexto para ponerle humor a lo que se escribe…

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Supongo que en algunos casos debe haber sido melodramático, ya que no se consigna la gravedad del caso. Tomados así, fuera de contexto, suenan graciosos, pero tal vez en algunos casos hayan sido algo macabros. Por ahora quedémosnos con la anécdota.
      Un abrazo.

      Me gusta

  6. gaviotasinamor dice:

    Aajajajaja que buen sabor de boca nos has dejado en este tu último post, muy bueno Borgeano
    gracias amigo mio
    Muchos besos para ti que arropen

    Me gusta

  7. Mar dice:

    Jajajajaja, el mejor fue el último… como dice el señor D: acojonante (y eso que yo no tengo)

    Me gusta

  8. Mar dice:

    Por cierto… puede hacerme llegar el libro a mi correo??? por favor!!!

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      No lo tengo conmigo, Mar; de hecho más de mil quinientos libros los tengo a 350 km de distancia y no encuentro el modo (sobre todo económico) de traerlos de vuelta. En cuanto pueda lo haré con mucho gusto.
      Cariños.

      Me gusta

  9. Tania Bello dice:

    Morí de la risa, muy ingeniosos. No me extraña que en estos día se hagan preguntas así.

    Me gusta

  10. Divertidísimo. Casi me desmayo de la risa.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s