Nadie en el mundo

babybuhda

Cuando el Buda nace, los dioses lo reciben en una tela dorada, lo ponen en el suelo, y ese niñito da varios pasos, alza la mano derecha mientras la mano izquierda apunta hacia abajo, y dice: “Mundos superiores, mundos inferiores, no hay nadie en el mundo como yo”.
No tuvo que trabajar para descubrirlo, lo sabía al nacer. Daisetz Suzuki, durante su primera conferencia en los Estados Unidos sobre budismo, lo mencionó. Dijo: “Es algo muy raro, que un niño recién nacido diga una cosa como ésta. Uno piensa que debería haber esperado hasta tener su iluminación bajo el árbol bo y su nacimiento espiritual.Pero en el Oriente lo mezclamos todo. No hacemos una gran distinción entre la vida espiritual y la material. Lo material manifiesta lo espiritual”. Y a continuación se embarcó en una larga charla, simulando haber perdido todas sus notas. En la pintura china y japonesa hay mucho espacio en vacío, y uno puede leer algo ahí. Del mismo modo, Suzuki nos dejó espacio vacío, simulando haber perdido sus notas, de modo que pudiéramos ayudarlo y sentirnos participantes de la conferencia.Hacer las cosas demasiado bien no es amable.
Al fin Suzuki llegó a ésto: “Me dicen que cuando un bebé nace, llora. ¿Qué dice el bebé cuando llora? Dice: “Mundos superiores, mundos inferiores, no hay nadie en el mundo como yo”. Todos los bebés son Budas bebés.

(Tomado de un libro de Joseph Campbell cuyos datos se me han traspapelado).

Anuncios

3 comentarios el “Nadie en el mundo

  1. danioska dice:

    No conozco el texto que mencionas, querido, pero sí había leído las palabras del Buda. En lo personal, siendo una amante absoluta del budismo y sus enseñanzas, me parece hermosa la imagen de ese bebé sabio. Y ya en un plano más ligero, hace poco que estuvo el Dalai Lama en México fui a verlo. Durante la ronda de preguntas del público, alguien le preguntó si alguna vez habría un Dalai Lama mujer y respondió: “Sí, si ser mujer es útil para la misión, sería mujer sin problema… pero una mujer guapa”, lo que arrancó risas de la audiencia. Si me pongo estricta y sesuda diría que fue un comentario irresponsable, por atribuir (de nuevo) a la mujer el mandato masculino de ser siempre atractiva/deseable, pero en realidad prefiero leerlo como una buena puntada de un hombre que evita la solemnidad… y eso me encanta.
    Abrazo

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Creo recordar que escribiste un post al respecto ¿no? Estoy de acuerdo en lo que dices sobre el comentario “jocoso” del Dalai; pero es inevitable de que alguna vez se le escape alguna cosita de esas, no del todo correctas pero no excesivamente graves. A todos nos pasa.
      He leído bastante a Campbell (me ha ayudado muchísimo para terminar de limpiar ciertas basuras que la religión habñia dejado a mi alrededor) y por eso no recuerdo en cuál de sus libros se encuentra la anécdota. Creo que es Los mitos. Su relación con el mundo actual, pero no estoy muy seguro. De todos modos, eso es secundario (como bien nos lo enseña el mismo budismo); lo que importa es la enseñanza.
      Cariños.

      Me gusta

      • danioska dice:

        Ese afán nuestro por citar las fuentes es muy occidental, marcado por nuestra cultura en la que reina el derecho de autor y demás conceptos de “posesión de las ideas”. Allá, en la tierras del Buda, el conocimiento no tiene esos límites y se disemina, se enriquece, se complementa. Lo que tú haces de compartir esta enseñanza es, pues, totalmente congruente. Esta larga parrafada es para decir: agradezco mucho la reflexión, da igual quién o dónde lo dijo….

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s