Las tentaciones de San Antonio

Las tentaciones de San Antonio

Según cuenta la historia o la leyenda (no, no voy a entrar a considerar cuestiones de veracidad histórica ni tampoco me voy a poner a analizar asuntos de valores morales; ya todos saben que no creo en nada de esto, así que sigamos adelante), San Antonio Abad fue varias veces tentado por el demonio en el desierto. Siendo un ermitaño se ve tentado por la lujuria, el poder y la riqueza, fue el primer monje de la Cristiandad, que se retiró a una cueva del desierto egipcio para purificar su espíritu, lejos de las tentaciones mundanas.
Se mencionan “las tentaciones” como una resistencia ejemplar a las corrupciones del mundo, y se considera el ejemplo manifiesto en la vida del santo como un ideal de la vida cristiana.
Según Atanasio de Alejandría, en su Vida de San Antonio:
…Pero el demonio empezó a traerle temibles tentaciones. Le presentaba en la mente todo el gran bien que él podría haber hecho si en vez de repartir sus riquezas a los pobres las hubiera conservado para extender la religión. Y le mostraba lo antipática y fea que sería su futura vida de monje ermitaño. Trataba de que se sintiera descontento de la vocación a la cual Dios lo había llamado. Como no lograba desanimarlo, entonces el demonio le trajo las más desesperantes tentaciones contra la pureza. Le presentaba en la imaginación toda clase de imágenes impuras…
…Un día el demonio enfurecido porque no lograba vencerlo le dio un golpe tan violento que el santo quedó como muerto. Vino un amigo y creyéndolo ya cadáver se lo llevó a enterrar, pero cuando ya estaban disponiendo los funerales, él recobró el sentido y se volvió a su choza a orar y meditar. Allí le dijo a Nuestro Señor: ¿Adónde te habías ido mi buen Dios cuando el enemigo me atacaba tan duramente? Y una voz del cielo le respondió: Yo estaba presenciando tus combates y concediéndote fuerzas para resistir. Yo te protegeré siempre y en todas partes...”

Hasta aquí, es todo lo que voy a escribir del Santo en cuestión. Más me interesa la gran cantidad de obras que esta leyenda a inspirado. No recuerdo cuál fue la primera que conocí, pero debe haber sido la de Salvador Dalí o la de El Bosco. De lo que estoy seguro es de la tercera, la de Max Ernst (la que da inicio a esta entrada y mi favorita, como Max Ernst mismo). Saber que hay tres obras distintas basadas en una misma historia o personaje hace que uno se diga “Si hay tres, debe haber cuatro o cinco o más”. Ésto último sin asidero lógico ninguno, por cierto; pero este caso parece ser uno de ellos. Encontré que Paul Cézanne tenía su versión y encontré otra pintura de El Bosco, no el famoso tríptico, sino una individual. Gracias a este virus de curiosidad omnívora que no puedo ni quiero inocular, conocí a dos artistas de los que no tenía noticia (curiosamente, ambos alemanes): Matthias Grünewald y Martin Schongauer, el cual me sorprendió con un maravilloso grabado de San Antonio ascendiendo al cielo mientras es rodeado por un grupo de demonios que intentan impedir que el Santo llegue a destino.

Les dejo una galería de imágenes; espero que las disfruten tanto como yo lo he hecho.

Schongauer_St._Antonius

Martin Schogauer

Mathis_Gothart_Grünewald_015

 Matthias Grünewald

Tentation_de_Saint_Antoine

El Bosco


TemptationStAnthony-left

El Bosco. (Tríptico, panel izquierdo)


Temptation_of_Saint_Anthony_central_panel_by_Bosch

El Bosco. (Tríptico, panel central)

  TemptationStAnthony-right

El Bosco. (Tríptico, panel derecho)

Paul_Cézanne_055

Paul Cézanne


Las tentaciones de San Antonio

Max Ernst

Dali 5

Salvador Dalí

Y entre tanta cosa por aquí y por allá me olvidé de otra que conocí recién ahora y que vale la pena esta pequeña edición en la entrada. Wellens de Cock:

Wellens_de_Cock_Temptation_of_St._Anthony

14 comentarios el “Las tentaciones de San Antonio

  1. No conocía tampoco la de Dalí, que grande Dali! que buena aportación .Muchas gracias

    Me gusta

  2. Siempre me fascinó la modernidad de “El Bosco” para su época!!!

    Un abrazo.

    Me gusta

  3. Shira Shaman dice:

    Muy interesante, digamos que yo tampoco creo en santos… sin embargo al igual que a ti me maravilla que hayan podido ser fuente de inspiración de tan diversos pintores, me alegra también que tu curiosidad nos ha permitido conocer en esta ocasión obras maravillosas.
    Gracias por compartir. Abrazo

    Me gusta

  4. lagaviotaconamor dice:

    ¡¡Maravilloso Borgeano!! nadie como tú para llevarnos a al cultura,
    El Bosco es precioso, me ha encantado y el mi compatriota Dalí, ajajaja huy como ha sonado eso!! muchísimo que grande era, loco le decían menudo loco. En cuanto al santo no opino, mejor no digo nada.
    Un fuerte abrazo
    P.D me he enamorado de este post

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Gracias, Gavota, como siempre. Tu compatriota –haces bien en decirlo así, lo era y debes estar muy orgullosa de ello– estaba bien loco, pero era un genio absoluto. Antes de volver de EE.UU. me tomé un par de meses para viajar y conocer algunos sitios que no había podido ir durante mi estadía allí. Uno de esos lugares fue St. Petersburgh, donde está el Museo Salvador Dalí. Hice 1200 kilómetros (de ida y vuelta) sólo por visitar ese museo. Valió la pena.
      Hacía mucho que no ponía nada de pintura, de allí el post, y como me gusta tanto, me obligaré a hacerlo más a menudo.
      Cariños enormes, enormes, enormes.

      Me gusta

  5. […] a través de Las tentaciones de San Antonio […]

    Le gusta a 1 persona

  6. […] y mi entrada sobre Las tentaciones de San Antonio, pueden encontrarla aquí. […]

    Me gusta

Responder a Mónica Sz M. Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s