El perro da tres vueltas

.
imagen-34851_421e51039e
.
19 de agosto de 1996
El perro da tres vueltas sobre sí mismo, se tumba, se acomoda, suspira profundamente. Las vueltas, creemos saber por qué las da. Aun cuando el suelo que pisa sea una alfombra, un cojín, una simple tabla lisa, el perro conserva grabada en los circuitos arcaicos del cerebro la necesidad silvestre de acamar la hierba y el mato antes de tumbarse, como hacían los lobos sus antepasados y los de ahora siguen haciendo. Nunca estuve tan cerca de un lobo como para ver si también ellos suspiran cuando se echan. Tal vez sí. Sin embargo, prefiero pensar que el suspiro de los perros les viene del hábito, durante siglos y siglos, de oír suspirar al os humanos. Ahora mismo, uno tras otro, los perros que viven en esta casa —Pepe, Greta y Camões— dieron sus tres vueltas, se tumbaron a nuestros pies, y suspiraron. Ellos no saben que yo también suspiraré cuando me acueste. Probablemente, todos los seres vivos suspiran así cuando se tienden, probablemente, está hecho de suspiros el silencio que precede al sueño del mundo. Me pregunto ahora: ¿dónde acabo yo y comienza mi perro?, ¿dónde acaba mi perro y comienzo yo?
.
José Saramago.  Cuadernos de Lanzarote, 2
.
Nota: en la fotografía se lo ve a Saramago junto a Camoens, el perro en el que se inspiró para crear a Encontrado, el mejor amigo del alfarero protagonista de La caverna. Saramago falleció en junio de de 2010; Camoens, en agosto de 2012.
Anuncios

13 comentarios el “El perro da tres vueltas

  1. diaeconomina dice:

    No sabía de esta historia. Los suspiros relajan y dejan atrás alguna preocupación, o nostalgia….no sé porque lo harán los perros pero los suspiros me gustan, porque no hacen daño. 🙂

    UN ABRAZO DE NUEVO CON IGUAL FUERZA O MÁS! 🙂

    Me gusta

  2. redalmados dice:

    Qué gracia! Siempre me pregunté por qué mi perro daba esas tres vueltecitas antes de tumbarse. Es curioso. Dicen que nunca te acostarás sin aprender algo nuevo.
    Lo de los suspiros…eso es más difícil de comprender.
    Un abrazo enorme.
    Cariños.

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Lo mismo me dijo mi hermano por Facebook; y fue algo que él me había preguntado unos días atrás (el post fue casualidad, encontré eso de Saramago, me gustó y lo subí). Soy partidario de esa idea: todos los días debemos aprender algo, sino, al menos para mí, me sabe a día incompleto.
      Cariños.

      Me gusta

  3. Shira Shaman dice:

    Que curiosos detalles, recientemente he tomado algunos cursos, en ellos parte de las dinámicas consisten en suspirar, la verdad en cada suspiro se logra un poco de placer, el aire es vida el suspiro la exaltación …
    Bella entrada y reflexiones
    Abrazos Borgeano 🙂

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Me llama la atención no haber notado antes (y contigo son, al menos, cuatro personas que lo han dicho de un modo u otro) que los suspiros nunca son negativos. Eres la única, eso sí, que ha unido el acto de suspirar con el término “placer” y eso me parece fantástico. Es totalmente cierto que al suspirar –como han dicho otras amigas por aquí– uno se tranquiliza, se relaja, etc. lo que en suma nos lleva a tu punto: al placer. ¡Gracias a ti por poner las cosas en claro!
      Un fuerte abrazo.

      Me gusta

  4. elssamolina dice:

    El lenguaje de los perros es tan interesante…esas miradas fijas a sus dueños…los suspiros…Me encantan los animales. Sobre todo los perros. Besos .Elssa Ana

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Sobre la mirada de los perros vi un documental estupendo que no he podido encontrar otra vez. Sería largo de contar todo ello aquí, pero realmente no dejaba de sorprenderte (en pocas palabras los investigadores decían que, como los perros evolucionaron al lado del hombre, aprendieron a “leer” los gestos humanos. Se mostraban una serie de experimentos y, la verdad, terminabas de ver el documental y no volvías a ver a un perro de la misma manera).
      Un fuerte abrazo.

      Me gusta

  5. María dice:

    Creo que en cada suspiro liberas algo de la tensión que acumulas y el cuerpo se serena.
    A mí me gustan los suspiros porque tienen algo de terapéutico y hasta de romántico 🙂
    Los perros son mi debilidad, después de los humanos. Aunque algunas veces, pienso en invertir el orden.
    Un abrazo, Borgeano, de esos bien grandes…

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Bueno, como dije en respuesta a otro comentario: hay suspiros y suspiros… tal como tú dices.
      Con respecto a los perros, yo invierto los términos cada vez con mayor frecuencia, y es una pena que sea así; pero hay gente que no te deja opciones.
      Cariños y sigamos suspirando por la razón que sea.

      Me gusta

  6. bellezacorazon dice:

    La verdad que yo no lo sabia, eso que tengo perro. gracias por verlo compartido

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s