Escrito en el cuerpo

book 01 .

La Biblioteca de la Universidad de Harvard contiene unos 15 millones de volúmenes. Uno, al imaginar semejante cantidad de libros puede imaginárselos prolijamente ubicados en los estantes casi infinitos y hasta puede verse a sí mismo caminando por esos pasillos mientras se pasan los dedos suavemente por los lomos de los libros que allí descansan. Hasta que uno se entera de que en ese lugar fueron encontrados tres libros encuadernados en piel humana y, lo que es más tenebroso, aun no se sabe cuántos más puede haber con esas características; llamada bibliopegia antropodérmica. De inmediato la imagen cambia, ya nos vemos quietos en medio de uno de esos pasillos con las manos a los lados del cuerpo, mirando esos libros con desconfianza, pero sin miedo. Esa ambivalente sensación es lo que provoca la unión de un objeto tan querido como un libro con el miedo, temor, terror, angustia (que cada cual tache lo que no corresponda) que provoca la muerte.

book 02

A True and Perfect Relation of the Whole Proceedings Against the Late Most Barbarous Traitors, Garnet A Jesuit and His Confederates. 1606

Este libro es una memoria del fracaso y posterior arresto y ejecución de los participantes en la Conspiración de la pólvora. Los conspiradores fueron un grupo de rebeldes católicos que en 1605 intentaron matar al rey protestante Jacobo I de Inglaterra, su hijo mayor, y gran parte de la corte y gobierno inglés. Su plan consistía en hacer estallar la pólvora durante una sesión de las cámaras del Parlamento. El intento fracasó, y los implicados fueron descubiertos y ejecutados, entre ellos el famoso Guy Fawkes. La piel de uno de los partícipes, el padre Henry Garnet, líder además de los jesuitas ingleses, sirvió tras su muerte para encuadernar este volumen, que contiene una inscripción en latín que reza: “una severa penitencia castigó la carne”. Este es uno de los ejemplos más famosos de bibliopegia antropodérmica, ya que muchos creen distinguir el rostro agonizante del jesuita en la portada.

.

book 03 No he encontrado datos con respecto a este segundo volumen.

.

book 04

Practicarum Quaestionum Circa Leges Regias Hispaniae
1632 (?): Jonas Wright

La excepcional colección de libros de la Langdell Law Library de la Universidad de Harvard acoge un extraño tomo de varios siglos de antigüedad. El Practicarum Quaestionum Circa Leges Regias Hispaniae es un tratado de derecho español en cuya última página puede leerse la borrosa inscripción:
“El encuadernado de este libro es todo lo que queda de mi querido amigo Jonas Wright, quien fue desollado por los wavuma en el cuarto día del mes de agosto de 1632. El rey Btesa me dio el libro, una de las posesiones del pobre Jonas, junto a su piel para que lo forrara. Requiescat in pace”.
Los wavuma se cree que fueron una tribu africana que habitó el actual Zimbawe. Este es un notable ejemplo del tema que nos ocupa, ya que prueba que la práctica era utilizada más por razones sentimentales y conmemorativas que por excitación macabra.

Al buscar información sobre estos libros, he encontrado mucha más información sobre el tema, pero como estos tres pertenecen a una misma biblioteca, dejaré el tema aquí y lo retomaré en algún otro momento.

Anuncios

23 comentarios el “Escrito en el cuerpo

  1. isabelamor dice:

    Buenos días Borgeano:
    has relatado también esas biblioteca que me he visto por sus pasillos y oliendo a libros.
    En cuanto a los que nos relatas del libro me perece de terror, terrible lo que cuentas.
    Feliz jueves querido

    Me gusta

  2. Me da repeled que dicen que algunos de ellos, esta echo de cuerpos humanos, pero yo creo que eso no es verdad.

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Pues era algo bastante común en la antigüedad (y no tanto, los nazis acostumbraban a encuadernar libros y a hacer lámparas con la piel de los judíos). Como le dije a Isabel, el hombre no deja de sorprendernos…
      Cariños.

      Me gusta

  3. Muy bueno el post. Me encantan las bibliotecas , me han gustado de siempre, están rodeadas de misterio, fascinante lo de la piel humana.

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Y he encontrado mucho más material, pero por el momento me pareció más que suficiente. La verdad es que el hombre hace cada cosa, que no creo que nos vayamos a quedar sin curiosidades para compartir.
      Cariños.

      Me gusta

  4. Dessjuest dice:

    Si es por honrar al muerto me parece un poco morboso, el resto de casos directamente me parece algo vomitivo, evidentemente hablamos de otra época y desde otra perspectiva de la vida y sociedad.

    De cualquier manera he de decir que no sabía nada de libros encuadernados con piel humana y el tema es muy interesante 🙂

    Abrazos mozo.

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Hay más material, Dess; en algunos casos se usaba las pieles de los condenados. No siempre era para honrar al muerto. En éste caso en particular me parece que, más bien, quien escribió la nota lo hizo como homenaje post-mortem. Pero no puedo asegurarlo. Voy a ver si consigo más información.
      Abrazo.

      Me gusta

  5. No sabía nada de esta práctica…

    Un abrazo.

    Me gusta

  6. danioska dice:

    Resulta terrible si se le ve desde un punto de vista criminal, morboso, pero me parece sublime si se le mira desde una óptica afectiva: conservar un recuerdo del ser querido que ya no está. Me recuerda una novela fantástica pero cruda: El sabor de un hombre, de Slavenka Drakulic. No revelaré la anécdota porque de veras vale la pena leerla, pero el resumen es que trata de una mujer que quiere guardar por siempre el recuerdo de su amante, no separarse nunca de él, y para lograrlo hace algo que puede leerse como espantoso pero también como totalmente congruente con el amor. En fin, el abanico de emociones y motivaciones del ser humano…
    Abrazo, querido

    Me gusta

  7. María dice:

    No sabía nada de esta práctica, aunque tampoco me sorprende. Sea por crueldad o por honrar la memoria de alguien, me parece bastante “chocante”.
    Yo casi preferiría que conservaran un mechón de mi cabello 🙂 Sí, ya sé suena a cursi, pero lo de la piel…
    Aunque también hay que entender que eran otros tiempos.
    Como siempre y aunque me repita, Felicidades, amigo mío. Tus entradas me dejan, como poco, con la boca abierta.
    Un abrazo que se hace cercano, aunque sea desde aquí…

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Gracias por tus conceptos querida María; como veo que la entrada ha sorprendido a muchos, dentro de poco subiré el resto del material que he encontrado. Veré si puedo encontrar algunas razones (aunque sean razones “de época”) para tratar de comprender mejor el fenómeno.
      Lo de cursi supongo que lo compartimos todos, es preferible ser cursi a morboso; así que tranquila que estamos todos en el mismo bote.
      Un fortísimo abrazo, allende los mares…

      Me gusta

  8. Nimeria dice:

    Tus entradas siempre me sorprenden. Había leido lo de las Lámparas hechas por los Nazis. Pero desconocía sobre los libros, de repente ya no suena a “Paraiso” visitar esa biblioteca.

    Interesante el tema!!

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Muchas gracias Nimeria, es un placer. Lo de las lámparas nazis lo conocía, al igual que el hecho de que ellos también encuadernaban libros con piel humana. Como dije en un comentario anterior, esta entrada a sorprendido a muchos, así que pronto subiré algo más del material que encontré.
      Un placer tenerte por aquí.
      Abrazo.

      Me gusta

  9. No sabía nada de ese tipo de libros.
    Me parece escalofriante.
    Un fuerte abrazo.

    Me gusta

  10. Tania Bello dice:

    Wow, qué increíblemente tenebroso suena esto.
    Parece que en algunos casos el hombre y el libro sí se vuelven uno (pero de una manera demasiado literal).
    Qué curioso, me ha encantado tu entrada. Me ha dejado con ganas de saber más.

    Siempre es un gusto leerte, Borgeano.
    Saludos:)

    Me gusta

  11. Lehahiah0909 dice:

    De verdad que no dejo de sorprenderme de lo que somos capaces….ni por homenaje ni leñes…usar la piel humana para encuadernar un libro!! que yuyu de verdad…si ya de por sí a mi la piel de animales la que se comercializa no me gusta nada y apuesto por productos que la imitan maravillosamente bien y que evitan en muchos casos el sacrificio innecesario de estos animalitos y ademas en ciertos casos evitar ese extraño olor que desprenden ( no puedo llevar un bolso de piel “buena” no soporto el aroma) imagínate lo que pienso de estos libros.
    En fin que si….que soy rarita pero no me diras que ellos lo son aún mas….
    Un abrazo con muchos besos con muchas alas…..

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      No eres rara en absoluto (bueno, al menos en este tema 🙂 ) Eres un producto de tu época, nada más y nada menos. Yo comparto contigo esa idea –y cada vez más personas se están sumando en menos o mayor medida– de no dañar a los animales; pero las épocas anteriores a la nuestra tenían otra visión de las cosas. También coincido en que esa visión que tenemos de ellos es casi atroz, pero seguramente así nos verán en el futuro a nosotros (supongo, también, que no todas las personas de aquella época han estado de acuerdo con esa costumbre, la cual parece haber sido más bien rara). Y sí, los seres humanos somos capaces de cualquier cosa, de eso no cabe ninguna duda.
      Gracias por los besos y los abrazos, siempre se agradecen y se retribuyen. Más aun entre gente “rara”.

      Me gusta

  12. diaeconomina dice:

    Perdona por llegar algo tarde pero bueno el caso es administrar mi tiempo lo mejor posible! :).

    Me ha puesto la piel de gallina esta entrada, hasta me ha costado seguir leyéndola, pero no quita como siempre agradecerte por contarme cosas que no sabía. Los animales no deberían de sufrir por nuestra culpa, son mucho mejores que nosotros, los humanos.

    ¡UN ABRAZOTE!

    Me gusta

  13. cristinafra dice:

    Sorprendente esta información. Hace muchísimos años vi un documental que la verdad no se sí sería verídica. Era sobre los nazis, las cosas que hicieron y investigaron, utilizando los cadáveres de los que no quemaban, como utilizaban su piel y sus restos para poderlos reutilizar. La piel la utilizaban como si fuera pápiro y también hacían pantallas para lámparas de sobremesa y un largo etc…. Como te puedes imaginar no llegue a verlo entero, era muy macabro.
    Saludos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s