Norah, la hermana de papá

00

Norah Borges, seudónimo de Leonor Fanny Borges Acevedo (Buenos Aires, 1901 – 1998), fue artista plástica y crítica de arte, también, pero esto es secundario, fue la hermana menor de Jorge Luis Borges. Leonor fue apodada Norah, precisamente, por su hermano mayor. quien la retrata así:

«En todos nuestros juegos era ella siempre el caudillo, yo el rezagado, el tímido, el sumiso. Ella subía a la azotea, trepaba a los árboles y a los cerros yo la seguía con menos entusiasmo que miedo» (J. L. Borges, “Norah”).

17 Los hermanos Borges

Norah Borges ilustró casi ochenta libros (algunos de los de su hermano, por ejemplo); realizó dibujos para Sur —la mítica revista literaria dirigida por Victoria Ocampo—, y otras publicaciones.

01

Decía Norah Borges de su propia obra que:

«En mis cuadros he pintado jovencitos silenciosos que viven esperando el amor. Y el amor no les llega en mis cuadros, pero ellos lo están esperando. Eso pinto».

Para ver las imágenes en tamaño más grande, hacer clic sobre cualquiera de ellas.

En 1923 la revista surrealista francesa Manomètre de Lyon y en 1924 Martín Fierro publicaron sus pinturas. En 1926 expuso 75 trabajos (óleos, xilografías, dibujos, acuarelas y tapices) en la Asociación Amigos del Arte. Contrajo matrimonio en 1928 con Guillermo de Torre, escritor y crítico español, estudioso del movimiento ultraísta y gran experto en las vanguardias artísticas y literarias, a quien había conocido en España cuando apenas tenía 19 años; de él tuvo dos hijos.

Norah_Borges_y_Guillermo_de_Torre Norah Borges y Guillermo de Torre – 1928

Los espacios parecen ficticios en sus cuadros, como haciéndonos pensar lo que ella tenía realmente pensado al retratar sus personajes, un más allá. Se trata entonces de una pintura con tintes metafísicos que nos hablan del amor o de la soledad en un plano por debajo, pero que entran fácilmente por ser agradables a la vista.

Ejerció la crítica de arte en Anales de Buenos Aires bajo el seudónimo de Manuel Pinedo. Investigó sobre el grabado y no dejó de pintar prácticamente hasta su muerte, aunque regalaba su obra y no cuidó de realizar exposiciones regularmente. En 1942 se publicó en Argentina una edición de Platero y yo de Juan Ramón Jiménez con ilustraciones y viñetas de Norah, y también ejerció como artista gráfica en otros libros de los españoles emigrados en Argentina como Ramón Gómez de la Serna, Rafael Alberti y León Felipe. Ilustró también no sólo los de su hermano, sino los de otros escritores argentinos como Silvina y Victoria Ocampo, Adolfo Bioy Casares, Norah Lange y Julio Cortázar. También diseñó la escenografía de una obra teatral de Federico García Lorca. Resta estudiar su amistad con Maruja Mallo y Xul Solar.

Poco antes de morir, fue entrevistada por el Diario La Nación; el reportaje, para quien lo desee, está aquí.

Anuncios

32 comentarios el “Norah, la hermana de papá

  1. Esos libros de buenisimos escritores, con sus ilustraciones deben ser unas joyas!!!

    Un abrazo.

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Los que conozco llevaban en la portada algunos de sus grabados, nunca vi ninguno que reprodujera una de sus pinturas. Para la época eso debe haber sido demasiado costoso. Yo tuve alguna vez alguno de Borges y cada tanto se ve alguno en los mercados de pulgas o en las “librerías de viejo” como cariñosamente se les llama por acá (y de las cuales van quedando muy pocas, por desgracia). Cuando estaba escribiendo la entrada pensaba en que éste es uno de los motivos por los cuales siempre voy a sentirme inclinado por los libros de papel.
      Un abrazo.

      Me gusta

      • Quizá dentro de poco las ediciones digitales también lleven incluidos los grabados o música que complete y acompañe…
        Pero cierto que de momento yo sigo prefiriendo el papel, hasta que me compre un lector digital de libros, ja, ja..

        Me gusta

      • Borgeano dice:

        Pues yo ando en la misma situación… inevitablemente debemos caer en ello. Aquí son difíciles de conseguir. Hace meses que recorro todas las tiendas especializadas (lo hago, prácticamente, cada dos semanas) y no he podido encontrar ninguno. Seguiré acumulando papel…

        Me gusta

  2. redalmados dice:

    Yo también soy de literatura impresa y tengo la mala costumbre de subrayar las frases que me gustan en el libro.
    Llevo unos días en ” standby” , me tengo que poner al día con todo lo que has publicado. Feliz lunes, cariños.

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Es posible que se deba a la costumbre (la futuras generaciones tal vez vean esto como una expresión arcaica); pero la lectura en papel tiene otros encantos que al digital no posee. El libro va mucho más allá que el mero texto. Ni hablar si se trata de un volumen ilustrado…
      La costumbre de subrayar la he tomado hace poco tiempo y me arrepiento de no haberla comenzado antes. Para mí era casi un sacrilegio hacer eso; pero encontrar rápidamente una cita o notar qué leyó uno antes y cómo lo hizo es otra forma de volver a leer el mismo libro.
      Bienvenida otra vez (y siempre). No te preocupes por lo anterior; esto es, como bien sabes, un pequeño caos doméstico.
      Cariños (también, siempre).

      Me gusta

  3. Shira Shaman dice:

    ¡Que hermosas ilustraciones! Gracias por acercarnos a Norah
    Abrazos

    Me gusta

  4. diaeconomina dice:

    Pues me gusta lo que dibujó, significa la esperanza en sus caras.

    UN ABRAZO BORGEANO!!!

    Me gusta

  5. Carmen dice:

    Muchísimas gracias por tan ilustrado post de la familia Borges….gracias por nombrar a poetas españoles!
    Un abrazo Borgeanoa

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Nada que agradecer, querida; el placer es compartido y eso es lo que vale. En cuanto a los poetas españoles ¿qué decir? Si tienen una historia poética maravillosa; nombrarlos es casi una obligación.
      Un besote enorme.

      Me gusta

      • Carmen dice:

        Hola Borgeano ya te extrañaba! como estás?
        Pues si la verdad España tiene una gran riqueza, de poetas o mejor dicho ha tenido ahora por desgracia hay menos.
        Te recuerdo a mi paisano Miguel Hernández, te tengo un gran cariño por aquello de la tierra llama, era Alicantino.
        Cariños como dices tú y sigue ofreciéndonos cultura, estamos necesitados de ella. Por cierto el próximamente será el día del libro.
        Muaskk

        Me gusta

  6. Carmen dice:

    Perdón se me olvidó los dibujos son preciosos quien pillara uno
    Besos

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Vaya uno a saber quién los tiene… Sé que hace unos años se llevó a cabo una Exposición en Buenos Aires; pero después de eso mucho no se habló de esas obras.
      Cariños.

      Me gusta

  7. María dice:

    Hola Borgeano,
    Aquí, otra vez. ya ves que soy como el mar. Voy, me alejo, pero siempre vuelvo. Y además con el mismo placer.
    Los dibujos son preciosos, de una suavidad e inocencia, exquisitas.
    Me regalaron hace un poco el libro electrónico, pero aunque reconozco que es muy práctico cuando viajas, el papel tiene “algo” que te atrapa mucho más. Yo, ahora, hago un mix.
    Besetes desde aquí…

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      ¿Eres como las mareas? Pues casi todos, inevitablemente, tenemos algo de eso. Y sabes bien que siempre será un gusto tenerte por aquí, aunque faltes un tiempo.
      Con respecto al libro electrónico, estoy de acuerdo contigo; yo también he intentado comprar uno por una cuestión de practicidad (desconozco la razón, pero aquí son difíciles de conseguir), pero siempre volveré al papel. Será, tal vez, una cuestión de edad o de costumbre, pero el libro impreso tiene un carácter especial, particular, propio…
      En beso enorme.

      Me gusta

  8. Lehahiah0909 dice:

    Pues menos mal que no soy la única que prefiere pasar páginas de papel….tambien me gusta abrazar el libro cuando lo llevo es una costumbre que conservo de mi época de estudiante….y guardar pequeñas cosas entre sus hojas…y olerlos…cuando son nuevos y cuando dejan de serlo…entrar en las librerías es un grato pasatiempo para mi…me siento realmente a gusto…
    Los grabados que nos muestras son realmente bonitos….y si ademas ilustran una bonita historia es un libro para tener en un estante especial…verdad??
    Te dejo un montoncito de besos…..con alas

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Creo que, al menos por el momento, somos un grupo bastante numeroso los que seguimos prefiriendo el viejo y querido papel al soporte electrónico, aunque muchos ya estén haciendo una especie de danza entre una y otra forma de lectura. Ello es casi inevitable y todos vamos a tener que “caer” en esa rutina. Ayer compré un par de libros y, ya sentado en el colectivo (bus, transporte público) abrí el que estaba envuelto en papel celofán; tuve un momento de duda, ya que me encontraba en público, pero no pude resistirme y con un movimiento repentino lo acerqué a mi cara y lo olí como si fuese una flor. No sé si alguien me vio o no, pero tuve que hacerlo. ¡Es que además era una edición tan bonita! Ya hablaré de ella porque es el siguiente libro que voy a leer…
      Los grabados y pinturas de Norah Borges son encantadores, sencillos, directos. Me brindan una sensación de calma y serenidad tan profunda que me gustaría tener uno de ellos en mi habitación (podría tener un impreso, pero como me gustan los originales… mejor no. Ahora, como un original cuesta mucho dinero, prefiero pintar mis propios cuadros. ¿Quién dijo que no puede tenerse todo en esta vida? 🙂 )
      Tu despedida me ha dejado sin palabras ¿Cómo responder a un saludo tan cálido?

      Me gusta

  9. danioska dice:

    Algo tenía esa familia, quizá el agua que bebían los chicos estaba cargada de genio. Aunque creo que el talento de Jorge Luis era descomunalmente mayor al de Norah y por tanto la opaca, ella tiene mérito propio. No había visto tantas piezas suyas, ahora que me la acercas me gustaría saber más de su vida pero no niego que en buena medida me empuja el “morbo” de conocer más de Jorge Luis a través suyo. Injusticias de la vida…
    Abrazo

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      No es el único caso en donde el talento de uno de los hermanos opaca al del otro; pero coincido contigo en que, al menos en éste caso, se justifica la diferencia. Jorge Luis opaca a cualquiera, la verdad. La obra de Norah me gusta mucho, pero tampoco la elevo a la categoría de otros artistas plásticos. Lo que me gusta de su obra es la serenidad que transmite y la sencillez de las líneas y de la paleta que usaba; pero, insisto, creo que su talento era limitado.
      Hay textos de Jorge Luis donde habla de su hermana; en cuanto consiga alguno te lo enviaré con gusto.
      Cariños.

      Me gusta

  10. Qué curioso, la de las pinturas y dibujos siempre es ella, o sea, que ella pudo haberse dibujado a sí mismo buscando el amor… ¿Será que realmente lo encontró?

    Me gusta

  11. Hermoso y interesantisimo me fascino su arte, un legado incomparable, mil gracias por compartir tan interesante historia de Norah me encanto…!!! Feliz y bendecido Sábado junto a los que amas, que sea uno tan divertido como tu.

    Mil abrazos

    Me gusta

  12. Me gusto mucho como das a conocer a la hermana pequeña de J. L. Borges…, yo también soy la pequeña y se lo que cuesta “hacerse un sitio” entre gente brillante…., no te vas a librar de mi, porque voy a seguirte a partir de ahora. Saludos.

    Me gusta

  13. […] lejos y hace tiempo, subí una entrada titulada “Norah, la hermana de papá“; en la que hablaba de la artista plástica argentina Norah Borges. Hoy, 4 de marzo, se […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s