Nuestra propia luz. Stanley Kubrick

kubrickinterviews

Todos saben que la revista Playboy es algo más que unas cuantas fotografías de bellas mujeres semidesnudas o desnudas. Son famosos y apreciados sus artículos y, sobre todo, sus entrevistas. En 1968 se publicó uno de los reportajes más recordados de la larga historia de esa publicación, el reportaje a Stanley kubrick luego editado por Gene  D. Philips en un volumen que contiene ésa y otras entrevistas no menos importantes. He aquí un fragmento interesante de aquella charla de 1968. Hay ecos de grandes filósofos aquí, pero para no abrumar con nombres, eso quedará para otra oportunidad.

Stanley Kubrick está conversando sobre su miedo a volar, provocado por una paralizante conciencia de nuestra mortalidad, cuando se lanza en una penetrante excursión por el mundo de la moral, la trascendencia y la creación artística:

«Aquellos de nosotros que somos forzados por nuestras propias sensibilidades a ver sus vidas en esta perspectiva –que reconoce que no hay propósito que podamos comprender y que en medio de un sinfín de estrellas nuestra existencia pasa desapercibida y sin registro– podemos caer presa muy fácilmente a la anomia… Pero incluso para quienes carecen de esa sensitividad y para quienes comprenden su transitoriedad y trivialidad, este descubrimiento elimina el sentido y propósito de la vida; es por eso que las masas de los hombres llevan vidas en silenciosa desesperación, por qué muchos de nosotros llegan al fin de sus vidas con tan poco significado como nuestras muertes».

 Ante esto, Playboy lo presiona un poco más para profundizar en esta idea, asumiendo que si está en lo correcto, ¿para qué vale la pena vivir? La respuesta es formidable.

«La misma falta de significado de la vida fuerza al hombre a crear su propio significado. Los niños, por supuesto, inician la vida con un sentido de asombro sin par, una capacidad de experimentar completa jovialidad ante algo tan simple como el verdor de una hoja; mientras crecen, la conciencia de la muerte y el decaimiento empieza a instalarse en su conciencia y sutilmente erosionan su joie de vivre, su idealismo y la presunción de inmortalidad. A medida que el niño madura, ve la muerte y el dolor a su alrededor y empieza a perder fe en la bondad última del hombre. Pero, si es razonablemente fuerte y afortunado, puede emerger de este crepúsculo del alma en una resurrección del espíritu de la vida. Tanto debido a, y a pesar de su conciencia del sinsentido de la vida, puede forjar un sentido fresco de propósito y afirmación. Quizá no recupere el mismo sentido puro de maravilla que nació con él, pero puede moldear algo más sólido y lleno de sustento. El hecho más terrible del universo es, no que es hostil, sino que es indiferente; pero si podemos llegar a términos con esta indiferencia y aceptar los retos de una vida entre los límites de la muerte, nuestra existencia como especie puede tener significado genuino y realización. Sin importar cuan vasta la oscuridad, debemos proveer nuestra propia luz».

Anuncios

12 comentarios el “Nuestra propia luz. Stanley Kubrick

  1. Dessjuest dice:

    “El hecho más terrible del universo es, no que es hostil, sino que es indiferente”.

    Gran frase, atinada como pocas.

    Me gusta

  2. Carmen dice:

    Un gran post, gracias por enseñarme cada día algo nuevo, desconocía que este gran director, de películas tan impactantes como El resplandor y La naranja mecánica entre otras! me quedo con el final del fragmento, que lo veo muy cierto!

    “Es por eso que las masas de los hombres llevan vidas en silenciosa desesperación, por qué muchos de nosotros llegan al fin de sus vidas con tan poco significado como nuestras muertes”
    Un besazo

    Me gusta

  3. Lehahiah0909 dice:

    Es curioso como la percepción de la indiferencia puede ocupar tanto..más que la hostilidad o la afrenta…la indiferencia tiene unos matices que nos hieren en lo más profundo de nuestro ser…ahi donde creo que se hallan las raices de lo que realmente somos..
    Besos con alas para ti….

    Me gusta

  4. […] Nuestra propia luz. Stanley Kubrick « El Blog de Arena. […]

    Me gusta

  5. danioska dice:

    No sé, no coincido del todo en el planteamiento. He dicho antes que mi visión toma elementos del budismo, por lo que al final del día creo que existe un propósito superior, aquello que me encanta de “La vida es más inteligente que nosotros”. En fin, sin afán de polemizar rescato lo que me gustó mucho y con lo que coincido: asumir la responsabilidad de crear nuestra propia luz. Eso sí, chapó.
    Abrazo

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Polemizar es algo que deberíamos hacer más seguido o, al menos, no tenerle tanto miedo. Más aun tratando con gente como tú, Redalmados, Alberto Diéguez, Dessjuest (con quien solemos tener algunos puntos de vista disímiles, sobre todo en temas de politica).
      Sé que tienes una visión con mucho de la filosofía budista, y sabes que a mí también hay muchos aspectos que me atraen de ella. Aun así, no comulgo con la idea de la trascendencia espiritual. Sí con la trascendencia materialista pero eso no nos lleva a nada; de nada vale que perviva nuestra materia si no lo hace nuestra conciencia.
      Lo de crear “la propia luz” bien puede ser tomado como un concepto afín al budismo. En ese sentido, puede decirse que tú eres un faro, querida. A pesar de lo poco que te conozco, para mí eres una luz en me dio de la noche.
      Abrazo.

      Me gusta

      • danioska dice:

        Una de las grandes fortalezas de la amistad virtual que hemos construido tú, yo y muchos otros amigos de estos lares (Dess, el muy extrañado Triste Sina, Castroviejo, Alberto Diéguez, Santiago, Redalmados, por mencionar algunos) es, justo, el no “quedar bien”. Eso enriquece mucho, implica un respeto mutuo, siempre agradecible. Sigamos en ese tenor, no cedamos a la corrección política, tan estéril y estupidizante.
        Lo que me dices en tus líneas finales me conmueve y me emociona. No veo cómo sea así pero lo agradezco y callo.
        Abrazo nocturnal

        Me gusta

      • Borgeano dice:

        La corrección política es el tercer concepto (después del de pecado y del de culpa) que deberíamos erradicar de nuestro vocabulario y de nuestras conciencias.
        Después… hagamos silencio y…
        Ommmm….

        Me gusta

      • danioska dice:

        (La destinataria está meditando)…

        Me gusta

  6. Lof dice:

    Se contradice lo que está diciendo Kubrick ahí con lo que mostró en 2001 donde no desvela un Universo mecánico e indiferente hacia nosotros, todo lo contrario, sino creado por un algo consciente, un o unos Dioses (se ve al principio de 2001 como surgen de la oscuridad, de lo que sea no material, de repente, la Tierra, Sol y Luna alineados, hacía el final de la película unos prismas crean un planeta para el astronauta, etc) sino que ese algo creador y “arquitecto” del Universo (como dicen los masones) guía nuestra evolución de forma invisible según y para algún plan desconocido (nunca se ve al demiurgo, pero está ahí, sus acciones como lo de los monolitos) ,Todo hace referencia a la vieja idea del tiempo cíclico y del Fin de nuestro Tiempo (el Apocalipsis cristiano y demás profecías de otras religiones, todas son muy parecidas), nuestra existencia o ciclo tiene un principio (representado por la creación al principio de 2001 del Sol-Tierra-Luna y demás planetas) y tiene un final que es algo que se puede identificar con el “fin de los tiempos” (para nosotros algo trascendental y terrible, pero sólo es un paso más del plan de los demiurgos) , esto es lo que pocos han entendido de esa película, ya Kubick en una entrevista al preguntarle sobre todos esos movimientos circulares que aparecen en 2001, este se refirió al eterno retorno y esas cosas, lo cual lo simbolizaba con movimientos circulares, del tiempo claro, se refería al tiempo, osea el inicio y fin de los tiempos en general y el nuestro en particular, después del nuestro el círculo temporal continuaría con otro ciclo, simbolizado en el mito del Ave Fénix, del Uroboros, etc, en 2001 el final de nuestro tiempo aparece representado por esa nueva especie humana sostenida en el espacio (desarrollada a partir del astronauta que quedó de la misión, el nuevo tiempo que surge de las cenizas del anterior, como el mito del Ave Fénix),esa es la nueva especie que va a desarrollarse en la Tierra en el ciclo nuevo y va a empezar de cero, para ello lo que hay tiene que ser destruido, en el libro 2001 de Clarke que hay que complementar con la película ,la Tierra era arrasada desde algo en el espacio y aparecía el bebe espacial , otra vez se estaban refiriendo al final de los tiempos , este creo es el gran Misterio de todas las religiones , incluidas las desaparecidas, de todas las sociedades secretas, de todas esas construcciones antiguas de piedra que hacen referencia a RELOJES. La película de Kubrick también hace referencia a ello, por eso decía en otra entrevista que la película tenía más que ver con la Religión y Dios que con otra cosa

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Antes que nada, Lof, quiero agradecer tu comenario y el tiempo que te has tomado para dejarlo aquí. Un comentario tan bien argumentado y detallado merecería una respuesta del mismo calibre; pero estimo que la mía será más bien breve, ya que creo que partes de un ligero error de concepto. Estoy de acuerdo contigo en la lectura que haces de la película de Kubrick; pero creo que le das a esa lectura un carácter demasiado terminante. Me explico: Stanley kubrick, como ser sensible (tal como él mismo lo expone en el reportaje) puede manejar el tema de Dios de distintas maneras. Del mismo modo que Borges, por ejemplo, siendo ateo hacía referencia a Dios en muchos de sus textos (y no siempre como figura retórica; sino también como ser de características de existencia plausible, tal como en el final de Ajedrez: “Dios mueve al jugador, y éste, la pieza ¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza…?”) Para Borges lo que primaba era el carácter estético de la idea, luego si tenía que usar para ello a la idea de Dios, pues lo hacía. Podemos suponer en Kubrick un necesidad similar (digo que podemos suponer porque no hay modo de preguntarle ya sus intenciones al filmar la película aunque, claro está, podemos seguir buscando material en otros reportajes).
      En resumen: tal vez Kubrick filmó 2001 dejando en ella las señalles de una búsqueda espiritual personal; tal vez lo hizo con una idea en mente y luego cambió de parecer o de sentir (ése es otro tema que bien hay que tener presente: no son pocos los artistas o las personas que con el paso del tiempo se convierten hacia uno u otro lado).
      En primera instancia coincido contigo en que ambas posturas de Kubrick son contradictorias; lo que yo no me atrevo a hacer es a determinar cuál de ellas es “la verdadera” o cual es “la determinante”.

      Gracias por tu comentario. Un fuerte abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s