Señales propias

unicorn-confuciusLa madre de Confucio y el unicornio

En el año 551 a.C., la madre embarazada de Confucio se encontró con un unicornio en el bosque; quien le dio una pequeña pieza de jade y colocó la cabeza en su regazo, dando cuenta de la importancia del acontecimiento y que era un buen presagio de los dioses. Setenta y un años después, Confucio ve a un unicornio y sabe que ha llegado el momento de partir. Moriría en el 481 a.e.C.

Twain - Halley

Mark Twain nació, bajo el nombre de Samuel Langhorne Clemens, el 30 de noviembre de 1835, dos semanas antes del máximo acercamiento del Cometa Halley a la Tierra.

En 1909, un año antes del siguiente acercamiento del Halley, Twain dijo en una conversación privada: “Vine con el Cometa Halley en 1835. Viene el próximo año, y espero irme con él. Sería la mayor decepción de mi vida si no me voy con el Cometa Halley. El Todopoderoso ha dicho, sin duda ‘Bueno, acá están estos dos sujetos inclasificables. Vinieron juntos, se deben ir juntos”

Twain murió el 21 de abril de 1910, un día después del máximo acercamiento del cometa.

foot

Me pregunto, entonces: ¿Cuál será la señal que marcó nuestro nacimiento y que se repetirá en el día de nuestra muerte? La tradición dice que estas señales marcan el nacimiento de grandes personalidades, de genios, de personas destinadas a cambiar o modificar al mundo. Con modestia, creo que no hay persona pequeña. Creo que todos estamos aquí para cambiar o para modificar, aunque sea  mínimamente, nuestro mundo. Es una pena; pero de nada valdrá revisar efemérides o datos publicados en diarios de la época que corresponda a cada uno. Tal vez nuestra señal sea más simple: una palabra dicha al pasar, una hoja que cayó de un árbol cuando nuestra madre salía rumbo al hospital, una nube que pasaba, indiferente…

Anuncios

19 comentarios el “Señales propias

  1. Realmente, hay una señal determinante, cada vez que viene al mundo un ser humano??

    Me gusta

  2. María dice:

    Me gusta pensar que sí existe esa señal,
    Quizá pequeña, casi inapreciable, pero que para una determinada mirada está ahí, brillando con tanta intensidad como el cometa.
    Besetes de agua… ya sabes, es lo mío…

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Pues es una idea atractiva, sin duda. Y me agrada, también, la incógnita de no saber cuál es; como un pequeño misterio agregado al misterio de estar aquí.
      Me gusta lo de “besetes de agua” y lo del río del otro día. El agua es una de las imágenes que reiteradamente suelo usar cuando escribo poemas. Siempre aparece la palabra por allí, como símbolo o como imagen. Nunca se me había ocurrido unirla a un beso; pero es una imagen que me parece preciosa y que, sin duda te robaré. (Hace mucho subí a éste mismo blog un largo poema donde un personaje habla del agua; valga ello como pequeña prueba).
      Cariños.

      Me gusta

  3. Ya estaba pensando en buscar esa señal propia, y de repente tu mismo me paras en seco… Ja, ja.
    De todas formas echaré un vistazo. 🙂

    Un abrazo.

    Me gusta

  4. danioska dice:

    Qué borgeana imagen, querido Borgeano, en una entrada espléndida y ricamente poética. Me gusta pensar que nacimiento y muerte se unen por un hilo invisible de azares y pasos en falso, que el vuelo de ese pájaro que no ha vuelto a trazar la misma ruta en el cielo desde el día que nací me espera sin que lo sepa. A diferencia de Alberto, prefiero no conocer la señal por no alimentarme la paranoia…
    Abrazo

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Lo sé, lo sé; papá me mira desde arriba y dice “Bueno, salió medio lento; pero al menos cuando me copia le sale algo que parece digno…”
      Yo tampoco quiero saber cuál es la señal. Prefiero una saludable ignorancia al respecto.
      Abrazo.

      Me gusta

  5. Leyla dice:

    bello post Borgeano, eso me recordo el dia kme di cuenta k estaba embarazada de mi primer hija.. vi dos aves hermosas blancas en pleno desiento.. y pense:: “a chinga… eso debe significar algo.. un minuto despues palideci jejejeje

    un beso Borgeano

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      ¡Maravilloso Leyla! “dos aves hermosas, blancas, en pleno desierto! Pues hay que ser optimistas y poéticos aquí y decir que bien podrían ser ustedes dos… ¡Ésas son señales! Y hasta el día de hoy… pues ahí están…
      Me encantó.
      Cariños.

      Me gusta

  6. diaeconomina dice:

    Pues es una hermosa entrada que me dejó pensando y a la vez creo en estas señales. También quería preguntarte a que te refieres con qué no hay persona pequeña…

    UN ABRAZO CON SEÑAL LLENA DE DESEOS BUENOS PARA TI!!!!!!! 🙂

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Creo firmemente (y ha sido una idea constante expresaba a lo largo de mis entradas a este blog) Día; que todas las personas somos igualmente dignas. Las diferencias las establecen los sistemas políticos y religiosos. Para mí tiene el mismo valor un africano, un europeo, un americano, un asiático o lo que sea. todos somos dignos de respeto, amor, comprensión, solidaridad. sólo eso, algo tan sencillo y básico como eso.
      Cariños.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s