Hija de la Luna

enheduanna 00 Disco, detalle y texto atribuidos a Endehuanna

Hace 4300 años, una mujer —sacerdotisa y poeta– hizo algo que nunca nadie había hecho antes: firmó con su nombre los poemas que escribía. En 1922 (¿Recuerdan cuando hablamos de los libros como máquinas del tiempo?) se realizó una expedición al sur de Irak, donde fueron encontrados cuarenta y dos himnos y tres poemas largos firmados por la sacerdotisa acadia. Esa mujer, Enheduanna o Enjeduana, fue nombrada por su padre como Suma Sacerdotisa de Inanna, la diosa lunar mesopotámica, a quien la poeta dedicaría gran parte de su obra. Endehuanna es, entonces, la primera poeta de la que se tenga historia; es más, es la primera persona a la que podemos llamar por su nombre.

Endehuanna 02

Uno de sus poemas, de la época en Endehuanna sufrió la pena de destierro (luego esa pena sería dejada sin efecto):

El destierro de Ur

Me pides que ingrese el santo claustro,
El giparu,
y yo entré, yo, la suma sacerdotisa
¡Enheduanna!
Yo llevaba el cesto ritual y canté
Su alabanza.
Ahora estoy desterrada entre los leprosos.
Ya no puedo vivir contigo.
Las sombras acercan la luz del día, la luz…
Está oscuro a mi alrededor,
Las sombras acercan la luz del día,
Cubriendo el día como una tormenta de arena.
Mi boca de miel suave de repente se confundió.
Mi bello rostro es polvo.

Endehuanna 01 Una de las tablillas con textos atribuidos a Endehuanna

Recientemente, también en México, se publicó Inanna. Reina del cielo y de la tierra (Conaculta, 2010), una investigación de Samuel Noah Kramer y Diane Wolkstein. La traducción al español es de la poeta Elsa Cross y quizá sea la adaptación más completa que se distribuye en español sobre la diosa de Uruk. Esta interpretación muestra apenas una mínima parte de la creatividad sumeria pues, según Kramer, la misma está conformada con más de veinte mitos, nueve relatos épicos, así como doscientos himnos reunidos en aproximadamente 30 mil líneas de texto, todas ellas aún por descifrarse.

julieth_1

Anuncios

14 comentarios el “Hija de la Luna

  1. diaeconomina dice:

    Ser un verdadero poeta es maravilloso, creo que se puede enamorar desde la palabra y a veces uno queda sorprendido de lo que lee de una manera que llena, como cuando acabas de probar algo que te encanta.
    Cantando por dentro, gritando, divirtiéndote.. navegando entre letras surgen poemas de escritores que han nacido con la estrella de la escritura, que brilla sólo leyéndoles.

    Me ha surgido esta reflexión después de ver esta entrada. UN ABRAZOTE BORGEANO!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Pues me alegra muchísimo que esta entrada haya servido para provocar tan bello estado de ánimo en ti Día. Coincido contigo en que se puede enamorar desde la palabra (pero me gusta más aún cuando después el acto reafirma que no todo eran sólo palabras).
      “Cantando por dentro, fritando…” me sumo a la fiesta querida Día; con tu permiso.

      Me gusta

  2. danioska dice:

    Uy, Borgeano querido, te digo que es una maravilla pasar por aquí. Nunca había oído hablar de esta poeta y ahora que me la presentas me urge hundirme en sus versos. ¡Y encima hay una traducción mexicana reciente! Caray, tengo que salir ya mismo a conseguirla (y yo que planeaba un domingo apacible en casa…).
    Abrazo ligeramente irritado y muy agradecido (ya lo dije, las contradicciones son lo mío)

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Sabía que iba a gustarte la historia de Endehuanna (sí; éste fue uno de esos casos en que lo leí y me dije “Esto es pa´ Danioska). Por cierto, el libro no es sobre Endehuanna en sí; sino sobre Inanna, la diosa sumeria. Es más un análisis de la mitología sumeria que un análisis de Endehuanna. Cuidado con ello. Te dejo un enlace:
      http://laud.udistrital.edu.co/noticias/inanna-reina-del-cielo-y-de-la-tierra
      De todos modos, otra cosa en la que nos parecemos en en nuestra curiosidad omnívora, como me gusta llamarla; así que allí queda.
      Sobre Endehuanna en sí, aquí tienes un extenso artículo; donde se incluyen, entre otras cosas, algunos de sus himnos:
      http://www.transoxiana.org/0108/roberts-enheduanna.html

      Abrazo.

      Me gusta

      • danioska dice:

        Gracias por los enlaces, querido, los veo con calma. He de contarte que en la mañana estuve buscando el libro por internet y me lo reportó como “Agotado” en varias librerías grandes. “Pobrecito”, me dije, “está cansado de andar y de andar cargando tantos siglos a cuestas”. Así que en la tarde fui a otras dos librerías y nada, parece que su agotamiento fue excesivo y se fue a refugiar a un lugar de reposo. Te seguiré contando cómo me va en mi pesquisa. Eso sí, confieso que de la librería salí con otros dos libros: una traducción interesante de La Odisea y una antología de Eduardo Lizalde. Ay, este vicio mío tan impuro…
        Abrazo

        Le gusta a 1 persona

      • Borgeano dice:

        Qué gusto me da tener de visita a la Danioska poeta por aquí. Se ve que la presencia tutelar de Endehuanna ha despertado (no solo en las mujeres, por cierto) sentimientos delicados en más de un alma sensible. Ese “Agotado” y tu consideración siguiente es maravillosa.
        Este vicio compartido –no podría ser menos– no provoca Ayes, querida; por el contrario; si hubieses salido de allí con las manos vacías me hubiese resultado sospechoso…
        Abrazo.

        Me gusta

      • danioska dice:

        Como digo, nos conocemos bien y sé que entiendes de esta debilidad gozosa (sí, me suena el concepto del hielo abrasador y el fuego helado).
        Un abrazo quevediano

        Le gusta a 1 persona

  3. Tania Bello dice:

    Ay, Borgeano, siempre que te leo aprendo algo nuevo.
    Qué aportación más interesante, es inspirador conocer personajes como estos que resultan ser tan maravillosos como misteriosos. Ese fragmento de poema que has compartido está hermoso: “Las sombras acercan la luz del día, la luz…/ Está oscuro a mi alrededor, /Las sombras acercan la luz del día” ¡Qué bello!

    Gracias por compartirlo, ¡feliz día, Borgeano!

    Me gusta

  4. Leyla dice:

    mira que ya me quede picada con el tema… 🙂 un abrazote Borgeano y gracia spor compartir tan interesante post

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Un pequeño gran orgullo para la comunidad femenina, sin duda. ¡Mira que la primera poeta y la primera persona de la que se tiene referencia cierta es una mujer! Se lo merecen; ustedes son, de todos los actos de la creación, lo más exquisito que pueda pedirse (aplican restricciones y excepciones).
      Besotes.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s