El cartero llama dos veces XIII

Jung - JoyceEn 1932, el psicoanalista suizo Carl Gustav Jung escribió una pieza en gran medida crítica sobre el tema de Ulises, la innovadora, polémica, y famosa novela de James Joyce, para el Europäische Revue. Del el ensayo de Jung:

“Leí la página 135 con desesperación en mi corazón, para caer en el sueño dos veces en el camino. La increíble versatilidad del estilo de Joyce tiene un efecto monótono e hipnótico. Nada sale al encuentro del lector, todo se aleja de él, dejándolo abierto, expuesto, después de la lectura. El libro es siempre una cuesta hacia arriba y a lo lejos. Insatisfecho con uno mismo, irónico, sarcástico, virulento, despreciativo, triste, desesperado y amargo […] Sí, admito que siento que me han puesto en ridículo. El libro no me encontraría a mitad de camino, nada en él hizo el menor intento de ser agradable, y siempre da al lector una sensación irritante de inferioridad”.

En septiembre de ese año, Jung envió una copia de su artículo a Joyce, junto con la siguiente carta. Joyce se sintió, al mismo tiempo, molesto y orgulloso. 

ulises Estimado Señor:

Su Ulises ha presentado al mundo un problema psicológico sumamente perturbador, similar a aquellos para los que he sido llamado, en varias ocasiones, como una supuesta autoridad en asuntos psicológicos.

Ulises resultó ser una nuez excesivamente dura y que ha obligado a mi mente no sólo a los esfuerzos más inusuales, sino también a las peregrinaciones más extravagantes (hablando desde el punto de vista de un científico). Su libro en su conjunto me ha dado un sinfín de problemas, similares a los que yo he estado meditando durante unos tres años. Pero debo decirle que le estoy profundamente agradecido a usted mismo, así como a su opus gigantesco, por lo mucho que aprendí  de él. Probablemente nunca voy a estar muy seguro de si me gusta, porque me resulta demasiado perturbador para los nervios y la materia gris. Tampoco sé si va a disfrutar de lo que he escrito acerca de Ulises, pero yo no podía dejar de decirle al mundo lo mucho que me había aburrido, cómo me quejé, cómo maldije y cómo lo admiré. Las 40 páginas sin aliento, sin parar, al final, es una cadena de verdaderos duraznos psicológicos. Supongo que sólo la abuela del diablo sabe tanto acerca de la verdadera psicología de una mujer. Yo no.

Bueno, me atrevo a recomendarle mi pequeño ensayo, como un intento divertido de un perfecto desconocido que se extravió en el laberinto de su Ulises y llegó a salir de nuevo por pura buena suerte. En todo caso es posible deducir de mi artículo lo que Ulises ha hecho a un psicólogo supuestamente equilibrado.

Con la expresión de mi más profundo agradecimiento, quedo de usted, querido señor,

                                                                     Atentamente

C.G.Jung

 

No deja de ser interesante la certera mirada de Jung sobre sí mismo tanto como sobre la obra de Joyce. Saber que se disfruta de algo pero que, al mismo tiempo, eso que tenemos entre las manos es tan complejo y exquisito que nos obliga a enormes esfuerzos, al mismo tiempo nos permite suponer que es muy probable que algo se nos escape, que inevitablemente algo quede fuera de nuestro alcance, tal vez para siempre. 

 

Anuncios

9 comentarios el “El cartero llama dos veces XIII

  1. María dice:

    Hola Borgeano,
    Me costó bastante leer el Ulises de Joyce, casi me impuse acabarlo.
    Y te puedo decir que sólo han caído en mis manos dos libros que me hayan costado tanto esfuerzo. Este y Manhattan Transfer de John dos Passos, este último no pude acabarlo.
    Después de leer la carta de Jung, me doy por disculpada 🙂
    Besetes desde este mar…

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Manhattan Transfer figura entre mi lista de “pendientes” (y no me refiero a aretes). Ahora que me dices eso lo buscaré. No creo que sea más difícil que Saramago… 😀
      Por supuesto, el Ulises es algo serio; pero buscando “ayuda” (lecturas complementarias) bien vale la pena el esfuerzo.
      Cariños (y dame tiempo que es lo que no tengo, te debo unas cuantas visitas, lo sé).

      Me gusta

  2. redalmados dice:

    Tan críptico es? Me gustará o me “hará bola”?
    Cariños siempre

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Pues sí que Redalmados; es uno de los libros más complejos que se han escrito. Yo le he leído pero con la ayuda de un genial escritor como fue Nabokov. De éste último hay un volumen titulado “Lecciones de literatura europea”, que contiene las lecciones que Nabokov impartió en la universidad. Allí analiza, entre otros libro y autores, al Ulises. Si no hubiese sido por él, no creo que lo hubiese terminado (y no creo que lo hubiese entendido, o al menos haberlo entendido en parte). De todos modos, no es necesario leer el Ulises; hay libros que son para uno y otros que no. Eso de que hay “libros indispensables” o esas listas de libros que “hay que leer sí o sí” son tonterías publicitarias. El mejor consejo sobre la lectura es el que da Borges: Lee lo que te produzca placer. Si un libro te aburre o no te agrada, no pierdas el tiempo”.
      Dicho sea de paso, esas palabras encierran toda una filosofía de vida.
      Cariños eternos.

      Le gusta a 1 persona

  3. Hola de nuevo,
    Como estamos en la hora de las verdades tengo que admitir algo. A mí el Ulises se me ha caído varias veces de las manos. Me compré el libro primero en inglés (me ufano de mi buen inglés, este libro me demostró lo contrario), después me lo compré en español (también me ufano de que sé un par de palabras en este idioma, este libro también me demostró lo contrario). Inclusive me atrevería a decir algo fuera de toda proporción: me gustan más los comentarios sobre el Ulises, como éste de Jung o la Obra Abierta de Eco, que la obra en sí. Tal vez algún día, o tal vez nunca, podré hacer luchas con el Ulises de Joyce.
    Saludos.

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      Pues, tal como le dije más arriba a Redalmados, hay libros que no están hechos para uno. y no hay que darle muchas vueltas al asunto. Uno debe leer lo que le produce placer y nada más. La vida es demasiado corte como para hacerle caso a los profesores o a los vendedores de libros.
      Además, como bien dices, el tiempo sigue enseñándonos, y tal vez un día, sea, precisamente, EL día.
      Un abrazo.

      Le gusta a 2 personas

  4. danioska dice:

    Ya que Enrique inauguró la hora de las confesiones, va la mía: yo tampoco he terminado el Ulises. Es más, no sé si algún día lo termine porque encontré una “trampa”: algunas páginas suyas me resultan como el trago de una ginebra particularmente fuerte, que me gusta cuando estoy de humor pero que tomo muy (muy) de vez en cuando. Y así estoy bien. Es decir, no me mato por leerlo de cabo a rabo, aunque asumo que es un gran hueco en mi historial lector. El tip que das de leerlo al lado de Nabokov suena interesante, puede que lo intente. En todo caso, gran texto el de Jung, con esa capacidad tan suya de conciliar, de sumar.
    Por otro lado te comparto este breve artículo sobre una carta antigua. Quien más me quiere me lo hizo llegar como curiosidad y de inmediato pensé en tu “El cartero llama dos veces”. Por supuesto, no implica ninguna obligación de que escribas sobre él, sólo me parece interesante para que lo leas:
    http://www.historiaclasica.com/2008/10/las-cartas-de-vindolanda.html
    Abrazo histórico

    Me gusta

  5. ¡Que bien me siento después de leeros…! No conseguí leer Ulises, lo tengo pendiente, pendiente, pendiente… Y creo que seguirá así mucho tiempo porque si bien admiró la inteligencia pura, admiró más la capacidad de saber trasmitir a los demás…, un abrazo lleno de cariño.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s