Tres países.

Argentina esquina Colombia Argentina esquina Colombia, en México D.F.

De todos los países que he visitado en este viaje, algo ha quedado en mi recuerdo. De todos ellos tengo buenas memorias y hechos o anécdotas que han quedado grabadas en mis insolentes neuronas  o en mis apuntes (ya hablaré de ellos poco a poco). Pero hay tres que, para mí, poseen una característica especial: en cualquiera de ellos podría quedarme a  vivir con absoluta tranquilidad y placer; cosa que, de hecho, he pensado seriamente (al menos en la medida en que mi presente pueda permitirse esa palabra —seriamente—). El primero es Argentina, el que, como saben todos, es mi país y del que nada diré excepto que esto no es por una mera cuestión de obtuso nacionalismo; por fortuna  me encuentro bien lejos de esto. El segundo es Colombia, un país increíble en todos los aspectos; y el tercero es México, país que aún no me ha soltado y parece que no piensa hacerlo por un tiempo. El orden en el cual los he nombrado no obedece a ninguna otra regla que a la del itinerario; nada de cuestiones posicionales aquí.

Varias veces he dicho a lo largo del camino que lo que ha marcado la diferencia entre los países ha sido la gente; y Colombia y México han sido una gratísima sorpresa. Y digo sorpresa no porque pensara que la gente de estos países fuese de menor calidad que la de los demás; sino porque los consejos que recibí antes del viaje hacían especial referencia a estos dos países como “los más peligrosos”, los “de más cuidado”; y si bien algo de eso es cierto, no lo es menos que la gente de estos países es digna de los mejores adjetivos. Los habitantes más golpeados por la violencia, quienes viven en los sitios “más peligrosos” fueron, tal vez paradójicamente (para muchos), los más amables, los más sencillos, los más receptivos, los más honestos.

No es es gratuito, tampoco, que en estos países haya sido donde más libros he visto, donde más librerías se han cruzado en mi camino (y sobre todo librerías callejeras o librerías “de viejo”, mis preferidas, siempre). También han sido los sitios donde encontré los mejores museos, con el Museo de Arte moderno de Medellín al tope de la lista; en cuanto a museo en sí; y México D.F. en cuanto a ciudad con mayor cantidad y variedad. No es gratuito, repito, porque estoy convencido de que la cultura, de un modo u otro, fluye y permea a todos los estratos sociales hasta llegar a aquellos que no son habituales consumidores de obras de arte o de libros (ya hablaré, en su momento, de un caso  notable, digno, más que de imitar, de multiplicar).

Argentina, Colombia, México. Nunca fuimos demasiado distintos. Para mí, hoy, son tres puertas que me permiten entrar a esa querida y entrañable latinoamérica, mi única casa.

Anuncios

14 comentarios el “Tres países.

  1. Loretta Maio dice:

    Hermosa postal, Borgeano, muy hermosa. Que tengas un día precioso.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Gracias Loretta, aunque la verdad es que me quedó demasiado sentimentaloide la entrada; eso pasa por escribir rápido y subir las entradas de inmediato. Hoy la veo y me arrepiento, pero ya está. A seguir jugando.
      Abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      • Loretta Maio dice:

        Hola, caballero; buen día.
        Digamé ¿qué tiene de malo ser sentimental? ¿Por qué no serlo? A mí me agrada encontrarme con personas sensibles, que no temen mostrar su sentimientos. Uno de los motivos por los que te leo a menudo y comparto opiniones con vos, aparte del talento que admiro, es tu manera de expresar tus emociones -aunque confieso que noto que lo hacés con mucho reserva- Hay que permitirse de cuando en cuando algunas palabras cargadas de nostalgia o ternura… nos hace bien.

        Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Bueno, gracias otra vez. La verdad es que si me cuesta hablar de mí imaginate lo que significa para mí hablar desde mi sentimiento… Por suerte llegás temprano y tus palabras siempre me empujan a decir “¡Y bueh! Si a alguien no le gusta, mala suerte”. Gracias otra vez.
      Abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      • Loretta Maio dice:

        A mí me gusta leerte, Borgeano; lo hago con mucho placer. Espero volver a hacerlo pronto. Gracias por tu compañía. Abrazo.

        Me gusta

  2. Mariel dice:

    En el D.F. hay una calle dedicada en exclusivo a librerías de “viejo” con precios irrisorios y gran cantidad de títulos; nuestra casa la llevamos en la mente, en los sentidos, tapizada de recuerdos, amueblada de gente, vestida de apegos.

    Lo que para ti es demasiado sentimentaloide para mi apenas ha tenido un toque, no te arrepientas, nuestras letras son parte de nuestros colores.

    Abracitos

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Como siempre, Mariel, viendo el lado bueno de la vida y de las personas. Me hubiese gustado conocer esa calle, sobre la cual acabo de enterarme por ti; cuando vaya al D.F. nuevamente te preguntaré dónde es. “Para mi apenas ha tenido un toque” me has arrancado una sonrisa con esa sutileza. ¡Graaaaaaaacias!
      Abrazo enorme.

      Me gusta

  3. tuztax dice:

    Agradable tu escrito, como colombiano te lo agradezco

    Le gusta a 1 persona

  4. elssamolina dice:

    Hola Borgeano. Ya va siendo hora de pasearme por tus letras…por esta maravilla de blog. Gracias por compartir tanta belleza. Muchos besos y abrazos. Elssa Ana

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      ¡Querida Elssa, tanto tiempo! De a poco me voy poniendo al día con los blogs; en poco tiempo pasaré a visitarte. Gracias miles por tus palabras y por pasar por aquí.
      Un fuerte abrazo y me da mucho gusto verte por aquí.

      Le gusta a 1 persona

  5. danioska dice:

    ¿Será casualidad que esos tres países son también mis favoritos de América Latina? Y no lo digo por darte la razón, querido: quien pasa con frecuencia por mi blog sabe que Argentina y Colombia son absolutos protagonistas del mismo, junto con España (y México, mi país). La gente, la riqueza cultural, la literatura, los paisajes, todo me encanta. No sé, será quizá que estoy sesgada…

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      ¿Qué fue primero D.? Seguramente ambos estamos sesgados con respecto a esos mismos países por las mismas causas. Creo que debemos atribuirles a ellas esas preferencias. O sea: sesgados, sí, pero con buenas razones. Lo he pasado muy bien en muchos otros países, pero esos tres son los que me hacen pensar en que podría vivir en ellos con tranquilidad y placer; ésa es la gran diferencia. Luego, los recuerdos de mucho otros siguen llamándome, pero sólo me veo en ellos de paso, como mero turista.
      Celebro las coincidencias.
      Abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      • danioska dice:

        Ooootra coincidencia que añadir a la lista., querido. Y sí, coincido en que la he pasado muy bien en varios sitios, pero de verme viviendo esos dos (Argentina y Colombia) llevan la total delantera. A México no lo menciono porque es el país que amo y en el que vivo.
        Abrazos sesgados, je

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s