Una humilde máquina del tiempo.

wordpress 01 .

Trujillo, Perú. Quiero enviar algo para alguien muy especial; entonces recorro la ciudad en busca de una oficina de correos, las cuales antes eran ubicuas pero que ahora cada vez van siendo menos y menos habituales. Pregunto a algunas personas y me dan las indicaciones del caso. Camino por el centro histórico cuando en una esquina me encuentro con una señal de la época colonial: en mosaicos esmaltados, sobre la fachada de un edificio, leo: “Calle del Correo”. Lo mejor de todo es que la oficina a la que me dirijo está en esa misma calle ¿se habrá mantenido siempre allí o con el paso de los años habrá vuelto a ése, su sitio original? Por las dudas no pienso averiguarlo; me gusta eso de que las señales antiguas eran mucho más sencillas y directas. Comienzo a prestar atención a las viejas señales que me rodean y veo que el pasado me habla con voz clara y encantadora. Después de que la postal que quería enviar sin falta ya estuviese en camino, me dedico a recorrer y a pensar en cómo habrá sido la vida cuando la gente caminaba por la Calle del Colegio, por la Calle de los Palteros; la Calle del Seminario o la Calle del Cuartel. Noto que, al menos en el centro histórico, no me hace falta mapa alguno para recorrer sus sitios más importantes: me basta sólo con el nombre de las calles. Tampoco me pierdo; sé que si tomo la Calle del Correo hacia la izquierda llegaré sin problemas al hostal. Entonces paseo con mis pies sobre el asfalto de hoy, mientras que a apenas un metro ochenta sobre el nivel del suelo, mi pensamientos andan por el siglo XVIII.

Anuncios

8 comentarios el “Una humilde máquina del tiempo.

  1. Shira Shaman dice:

    Que bellas señales quedan en las ciudades coloniales, los que vivimos en ellas, solemos pasarlas por alto, entonces el ojo curioso del visitante las descubre, y nos recuerda que podemos encontrar maravillas en cada esquina, solo es cuestión de poner algo de atención.
    Gracias por devolverme la inquietud para volverme turista en mi ciudad.
    Besos viajeros 🙂

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Como provengo de una ciudad sin historia (y de un país con una historia muy breve), observar esos detalles es, para mí, algo absolutamente natural. De todos modos, recorrer a nuestra propia ciudad con ojos de viajero es un buen ejercicio. Hace un tiempo, en una entrada titulada “Turismo local” hablé de ello.
      Cariños y buenos paseos.

      Me gusta

  2. redalmados dice:

    Borgeano, si pudieras viajar a otra época del tiempo (lejana o no), lo harías?
    Me alegro de que esa visita a correos te hiciese descubrir nuevos parajes con la mezcolanza de lo antiguo y lo nuevo.
    Cariños.

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      ¡Ah… pues sí, sin duda! Como soy extremadamente curioso la lista sería muy extensa. Empezaría en Egipto, cuatro mil quinientos años atrás para ver cómo hicieron esos desgraciados para construir las pirámides y seguiría por… bueno, como dije, la lista es larga (¿vale visitarse a uno mismo para darse unos buenos consejos? No veo porqué no, no parece haber restricciones en tu propuesta). También me gustaría poder viajar de manera instantánea a otras latitudes y abrazar a mucha gente; compartir momentos o, directamente vidas. Puestos a soñar, no nos quedemos en minucias.
      ¡Me hiciste soñar como hacía tiempo que no lo hacía! ¡Gracias!
      Cariños de todas las épocas.

      Me gusta

  3. Mariel dice:

    Inevitablemente me llama lo antiguo, sea cual fuere la época, de pronto me sorprendo flotando en el presente, vagando en el pasado.

    Abracitos

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Pues comparto: me llama lo antiguo, pero atado al presente (si se entiende). Me encanta eso de “flotar” y “vagar” entre dos tiempos. Cuando comparto estas cosas con alguien (es decir. cuando veo que no soy el único delirante que piensa o siente de esta manera) siento una infinita pena por aquellos que sólo viven atados a un solo tiempo, el cual, a la larga termina siendo ninguno, porque ni siquiera del presente parecen disfrutar.
      Naveguemos, Mariel; y que los que quieran o puedan hacerlo, nos sigan.
      Abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  4. Leyla dice:

    me gusta eso, de prestar atención a las viejas señales que rodean.. algo sacudio mi cabeza en ese momento 🙂 bello post Borgeano

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      he disfrutado muchísimo de esas cosas a lo largo de mi viaje Leyla (¡Qué gusto tenerte por aquí!). Ya iré desgranando algunas de esas notas en este sitio, mezcladas con los delirios habituales.
      Cariños.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s