Tres miradas sobre el mismo (viejo) asunto.

death_valley_big

Los viejos y eternos temas de la vida y de la muerte vistos desde tres ángulos diferentes pero que no se encuentran totalmente separados, sino que se solapan, se cubren, dialogan entre ellos en algunos puntos, mientras que en otros se mantienen distantes. Esos diálogos y esas distancias, si los dejamos, se ramifican en todos los sentidos y nos permiten, incluso, descansar bajo su sombra.

— ♦ —

Yo creo que en el instante que sucede inmediatamente a la muerte, la Realidad aparecerá por fin frente a nosotros. Las cartas quedarán descubiertas, la partida estará terminada, y veremos claramente lo que solo habíamos sospechado o entrevisto borrosamente en un espejo. Lo dice san Pablo. Lo dice el Bardo Thodol. Lo dice Winnie the Pooh: volveremos a encontrarnos todos, en otro rincón del bosque, siempre habrá un niño jugando con su oso. Yo creo en eso. En realidad, no creo en nada más. Y aunque me equivoque y Lucrecio tenga razón (“No sentiremos nada porque ya no estaremos”), no importa, ya no estaré aquí para sufrir esa desilusión y habré ganado pese a todo. Sin embargo, no se trata de una apuesta: no tengo otra opción y ustedes tampoco.
— Philip K. Dick. Yo estoy vivo y ustedes estáis muertos. Pág. 152
— ♦ —
No hay nada. No hay sabiduría final ni experiencia reveladora; ninguna jodida cosa. No hay Santo Grial. No hay Satori definitivo ni solución final. Solo conflicto. La única cosa que puede resolver este conflicto es el amor. Amor puro. Lo que yo siento ahora y sentí siempre por mis gatos. ¿Amor? ¿Qué es eso? El calmante más natural para el dolor que existe. Amor.
William S. Burroughs. en sus diarios, pocos días antes de morir.
— ♦ —
La vida es un ciclo absurdo y tragicómico de aflicción y aislamiento salpicado de momentos desesperados en los que ridículamente creemos en un salvador que nunca llega.
— Shalom Auslander. Lamentaciones de un prepucio.
Anuncios

20 comentarios el “Tres miradas sobre el mismo (viejo) asunto.

  1. Magnífico abanico de opiniones para tan importante reflexión.
    ¡Buen día!
    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

  2. Leyla dice:

    me quedo con la primera… 🙂 Un abrazo, espero tengas un Bendecido fin de Semana

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Es la más optimista o práctica, sin duda. Yo, con mi habitual pesimismo a cuestas, me quedo con la número 2, aunque no despierte sonrisa alguna. Ahora que lo pienso ¿será por eso que elegiste la número 1? La sonrisa más luminosa de la blogósfera es coherente. Punto para Leyla.

      Cariños.

      Le gusta a 1 persona

  3. Aquileana dice:

    Me pareció genial este extracto de la primera¨Yo creo que en el instante que sucede inmediatamente a la muerte, la Realidad aparecerá por fin frente a nosotros¨. Aunque también hay algo absolutamente concluyente en las palabras de Lucrecio, también parafraseadas en la primer cita. Te mando un abrazo y te deseo Felices Pascuas. Aquileana 😀

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Gracias Aquileana; es un placer tenerte aquí. Dick, sin duda, es un personaje extrañísimo al que me gusta mucho seguir a pesar de sus delirios. La cita que puse aquí es curiosa, tanto como él. Esas referencias eruditas y triviales al mismo tiempo me arrancan una sonrisa, y lo que dice también. Por un momento me hizo pensar en la apuesta de Pascal; y creo que no está muy lejos de ella, salvo que Dick lo hace desde el lado agnóstico. Como sea, me gustó subir esas tres cita diferentes porque me hacen pensar y eso es algo que siempre agradezco.

      Cariños.

      Le gusta a 1 persona

  4. redalmados dice:

    Para mí es imposible pensar que existe una única realidad pues cada uno vive las cosas y las siente de distinta manera. Siempre pensé que quizá deba haber algo después de la muerte porque tanto amor, tantos sentimientos, ilusiones….no pueden desaparecer y morir así porque sí ¿no crees?
    Besos (uy…casi otra vez)

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Es un tema tan complejo para hablarlo por aquí que siempre nos va a quedar algo por decir. Cuando hablo de mi pesimismo lo hago desde ese punto de vista: desde el que dice que después de la muerte no hay nada. Muchos consideran que eso es terrible, deprimente, etc. Pero yo creo que que pensar en el más allá es terrible; porque eso les hace perder la vida de ahora y van a perder la otra también. De allí me que guste más la mirada de Burroughs. Es “ahora” R,; ¿te das cuenta? ¡Ése es el punto! No hay tiempo que perder; tú misma lo dices: “tanto amor, tantos sentimientos…” cada beso que no se da, cada caricia que se pierde, cada ilusión destrozada es una concesión al olvido y nosotros tenemos la obligación de permitirle que gane.

      Besos 🙂

      Le gusta a 1 persona

  5. Shira Shaman dice:

    ” nos permiten descansar bajo su sombra” el tema de la muerte siempre me envuelve con una capa de misterio, conforme pasan los años va tomando otros matices, el paso del tiempo inevitablemente hace que la sienta mas cercana, las Catrinas me muestran su mejor cara, la de la fiesta y algarabía que permanecerá aun cuando lleguemos a ese lado.
    Vaya tema, como has dicho las tres visiones llevan algo de razón, lo único seguro es que un día llegará.
    Mientras tanto a vivir Borgeano 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Los que ya tenemos algunos años encima sentimos, de una u otra manera, su presencia y, sobre todo, su inevitabilidad; pero también, en algunos casos, puede ponérsela en su lugar. Cuesta trabajo, sin duda; pero es posible verla sin que nos asuste demasiado. Disfrutemos lo que tenemos entre manos y dejemos que el tiempo (por suerte a todos nosotros nos falta bastante) trabaje como él sabe hacerlo.

      Cariños.

      Me gusta

  6. Loretta Maio dice:

    Todos tenemos algo en común: la muerte (infalible). Todos acabaremos en el mismo punto final, aunque quizás con historias distintas. Soy de los que creen que aquí no termina todo, que hay mucho más por conocer y experimentar. Sin embargo esa visión del “más allá” no debe extinguir la del “más acá” porque el tiempo extraviado jamás se recupera.
    En cuanto al Amor: todas esas caricias y besos retenidos, todo el afecto no expresado también nos lleva a la muerte -la peor de todas: la muerte en vida- Hay que ensancharse, hay que abrir el corazón y la mente, hay que permitirse creer… La muerte, la vida: todo nos une; somos semejantes y como tales debemos acompañarnos en el recorrido. Poder compartir el más allá con quien amamos en el más acá es la culminación de una feliz trayectoria.

    (Ahora sí se me escapó la filósofa).

    Abrazo, querido Borgeano.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Lo que me gusta de tu comentario, Loretta, es que si bien crees en una vida después de la muerte, no dejas de lado “el más acá” como bien dices. Si la que tienes razón sos vos, te sacaste la lotería: vivís “el más acá” y también “el más allá”. Quienes no tenemos esa visión o creencia, no tenemos más remedio que valorar el tiempo que tenemos, para bien o para mal.
      Me gusta, particularmente, el segundo párrafo “todo el afecto no expresado también nos lleva a la muerte”. Aplausos para esa expresión.
      Espero que la filósofa aparezca a menudo.

      Abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  7. danioska dice:

    Interesante que pongas a dialogar esas tres citas que, como dices, parecen distantes pero se dan la mano. Me gusta la combinatoria, se presta para muchas conclusiones y, mejor todavía, para dejar abiertas muchas preguntas, pero si tengo que elegir me quedo con la de Dick, aunque sea sólo por la esperanza de volver a abrazar a mi padre. Y mientras llega el momento en el que salgamos de dudas, a exprimir cada día, a tomar la copa hasta el fondo de lo bueno y malo, porque la única total certeza es que hoy estamos aquí. Y ahora me haces recordar esa cita que tanto me gusta de Jonathan Swift (o, al menos, atribuida a él): “Ojalá vivas todos los días de tu vida”. Ahora sí: Amén.
    Abraziños

    Le gusta a 1 persona

  8. Borgeano dice:

    ¡Y amén!
    Algún día me gustaría pasarte un capítulo de la novela que estoy escribiendo (se encuentra en “versión beta” diría un informático); porque trato ése mismo punto: sólo me gustaría ser creyente por la oportunidad de volver a encontrarme con mi padre. Exactamente eso. Sé que hemos hablado antes de este tema en particular, y no me resulta extraña esta coincidencia. Lamentablemente, el capítulo cierra más parecido a la idea de Burroughs que a la de Dick, a pesar de todo el afecto que le tengo (también dije más arriba que la idea de Burroughs me atrae más; todo se relaciona por supuesto).

    Un fuerte abrazo.

    Me gusta

  9. Buen muestrario de posibilidades. Yo me quedo con mi pensamiento, parecido al de Burroughs; no hay nada, ni luz, ni túnel, ni vida en fotografías, ni juicio, ni recompensa. Al menos así lo sentí, aquella vez cuando me moría.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      ¿Pasaste por una situación similar? Vaya… ¿Has escrito algo al respecto? He sabido de casos así, pero nunca de nadie con quien tuviese contacto personal.
      Volviendo al tema, veo que somos los dos únicos que optamos por una mirada cercana a la de Burroughs; en mi caso, más que por experiencia eso se debe a una esperanza o un deseo. Ojalá que no haya nada después; la vida eterna me aterroriza.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      • Sí, creo que pasé por algo parecido al acercamiento al “final”, aunque quizás no lo fue. Te dejo el enlace del relato que escribí.
        https://desafectos.wordpress.com/2013/03/04/una-vez-me-moria/
        Respecto al tema en sí, la gente quiere pensar que no se acaba todo y cree en ello o se aferra al “agnosticismo positivista” que yo llamo, es decir no me posiciono firmemente en la creencia del más allá porque se escapa a mi entendimiento y no tengo evidencias de ello, pero me agarro con fuerza a que debe haber algo tras morir puesto que si no para que nuestra existencia. No nos gusta pensar que somos finitos en el tiempo. Pero algunos, quizás equivocados, pensamos que sí, que sólo somos materia que se descompondrá en cuanto nuestro corazón deje de palpitar y con él, el cerebro deje de funcionar.
        NA: Hay muchos vértices en este tema tan poliédrico, que cada afirmación nos lleva a otra pregunta, a cuál más difícil de argumentar.
        Un abrazo.

        Le gusta a 1 persona

      • Borgeano dice:

        Gracias por el enlace Alberto. Ya mismo voy a leerlo. Lo que dices sobre el “agnosticismo positivista” me parece perfecto. Tu argumento es sólido y, si bien es cierto que que hay muchas aristas en torno a este tema, no creo que todas tengan el mismo valor de verdad, ya que, al igual que ocurre con el tema de las divinidades, quienes hacen la afirmación son quienes deberían presentar las pruebas, cosa que no es así. Lo que sucede es que el racionalismo tiene mala prensa.
        Un abrazo.

        Le gusta a 1 persona

      • Muy de acuerdo en que ser basicamente racional no tiene mucho brillo. 🙂
        NA: No esperes gran cosa de mi relato.
        Un abrazo.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s