Santuario de Las Lajas

Las Lajas (3)

Ipiales es una ciudad de poco más de 100.000 habitantes, en el sur de Colombia. Aunque llegamos al anochecer del día anterior, tuvimos que quedarnos y pasar la noche en Ecuador, ya que nos aconsejaron no cruzar la frontera a esas horas. Al día siguiente, ingresamos por fin a Colombia y, antes de seguir rumbo a Cali, un amigo de ruta me invita a conocer «un sitio particular» pregunto qué es, pero sólo me asegura que confíe, que nada puede decirme sin por ello romper con la sorpresa. Luego de media hora de viaje en taxi arribamos a un pueblo pequeño y colorido que me pareció igual que cualquier otro pueblo de esa zona del continente.

Las Lajas (13)

Mi amigo sonrió y me dejo que lo siguiera. Rodeamos la montaña y ante nosotros apareció una basílica neogótica de piedra gris y blanca suspendida entre las laderas de dos montañas vecinas. Dos arcos sobre el cañón que forma el río Guáitara y una explanada inferior por la que se puede acceder a la parte baja del templo completan la construcción. La impresión que causa encontrarse repentinamente con ese templo en medio de la cordillera colombiana permanece inalterable y; sin duda, todo está así determinado desde un principio. De todos modos, hay que dejar por un momento cualquier preconcepto que uno lleve consigo y permitirse el placer de disfrutar de una maravilla arquitectónica como esta.

Las Lajas (8)Como  si la basílica en sí no fuese suficiente, El Santuario de Nuestra Señora de Las Lajas está rodeado por una belleza natural increíble: una delgada cascada, el río, formaciones rocosas expuestas y las montañas en sí, todo lo cual puede recorrerse gracias a los veredas que comunican todos los puntos importantes. Pasear luego por el pequeño pueblo, donde la gente sale de sus casas y conversa con los paseantes con una naturalidad y paciencia infinitas o almorzar, antes de regresar, en un pequeño restaurant entre taxistas que esperan el regreso de los turistas es un pequeño regalo extra.

Para ver las fotos en mayor tamaño, hacer clic sobre una de ellas.

15 comentarios el “Santuario de Las Lajas

  1. Gaviota dice:

    Buenos días y feliz domingo Borgeano:
    Un rincón maravilloso increíble y lleno de espiritualidad, gracias por compartirlo, jamás lo hubiera conocido de no ser por ti!! que bella es Ámerica.
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  2. Loretta Maio dice:

    Por tu relato dan ganas de estar allí…
    ¡Hermoso lugar!

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Con los relatos escritos siempre me quedo corto, incompleto. Soy bastante torpe para expresar ciertas cosas por este medio. Verbalmente creo que lo logro mejor. Aún así, hago lo que puedo y, mientras tanto, intento mejorar.
      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. diaeconomina dice:

    Hola Borgeano, preciosidad de fotos la verdad parece de ensueño, no parece real, no conocía este lugar de Colombia, ni conozco Colombia me encantan las fotos sobre todo el Santuario, maravilloso!!

    SALUDOSS!!

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Como le respondí a una amiga en Facebook, la sensación al conocer el Santuario de Las Lajas es precisamente ésa: la de encontrarse frente a un escenario irreal. Como uno viene caminando alrededor de la montaña, la aparición de la basílica es repentina, parece que se crea en ese mismo instante. Toda una experiencia.
      Saludos.

      Le gusta a 1 persona

  4. danioska dice:

    Otra entrada de lujo, Borgeano. Vaya que resulta inesperado encontrar esa construcción en medio de la nada, qué cosa, y las fotos son espléndidas. Para variar con tu blog, tampoco había oído de ella. Gracias, de nuevo, por acercarme a estas delicias.
    Abrazos

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Queridísima D; Me alegra mucho saber que sigo sumando sitios a tu agenda por ahora virtual o fantástica. Lamentablemente, al escribir la entrada no pude hacer lo que mi amigo, es decir, potenciar el interés sin exponer el golpe de efecto. Les conté el final del libro, y lo siento; pero no había otra manera. Aún así, si alguien va a visitar este sitio, todo allí es tan delicado que sin duda van a disfrutarlo con la misma intensidad. Lo digo porque, haciendo un poco de memoria, todo el tiempo que pasamos allí fue muy, muy intenso. Ver la basílica desde un ángulo o desde otro, ver el entorno desde la basílica, etc.; todo sigue presente con la misma fuerza y el mismo asombro.

      Abrazos.

      Le gusta a 1 persona

      • danioska dice:

        Pues en este caso no hay «spoilers» porque no es una película de suspenso, querido, sino una narración interesante en la que no importa que cuentes el final. Me encanta que me aportes nuevas ideas de lugares a los que tengo que ir antes de que me muera. Gracias.
        Abrazo

        Le gusta a 1 persona

  5. Shira Shaman dice:

    Que bello que nos lleves a viajar con tan maravillosas fotografías, seguiré atenta a tus relatos. Ahora imaginare que camino por esa monumental construcción. 🙂 Besos Querido Borgeano

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s