El mundo como pregunta.

DOCU_GRUPO ENTERTAINMENT-CZECH-FRANCE-LITERATURE-KUNDERA-PEOPLE

“La estupidez de la gente procede de tener respuesta para todo. La sabiduría de la novela procede de tener una pregunta para todo. Cuando don Quijote sale al mundo, éste se convierte en un misterio puesto ante sus ojos. Tal es el legado de la primera novela europea a toda la historia de la novela que vino después. El novelista enseña al lector a aprehender el mundo como pregunta.”

Alguna vez dije que la filosofía era la rama científica de la literatura. Ahora encuentro esta cita de Milan Kundera que me sirve para refrendar esa idea: si la novela, al igual que la filosofía, es una generadora de preguntas, entonces ambas son lo mismo o, dicho de otro modo, sirven para lo mismo. Ambos géneros abren puertas, no las cierran; ambos nos dejan con hambre de más, nunca satisfacen del todo nuestro apetito ni nos arropan con las comodidades de la autoayuda. Es por eso que saltamos de libro en libro, de palabra en palabra, de idea en idea, de placer en placer.

Anuncios

14 comentarios el “El mundo como pregunta.

  1. Sí Sí! Qué buena la frase de Kundera! Gracias por compartirla, Totalmente de acuerdo con tu reflexión. Son modos de conocer.
    Saludos!
    F

    Le gusta a 1 persona

  2. Muchas verdades en estas letras. Seguro que pocos nos identificamos en ellas, o no, no sé.

    Le gusta a 1 persona

  3. danioska dice:

    Me encanta la cita, la encuentro certerísima. Hace no mucho entrevisté al hispano-argentino Andrés Neuman, quien me dijo algo similar: la literatura no está para resolver las contradicciones del mundo, sino para potenciarlas, multiplicarlas. Para resolverlas están los libros de autoayuda”.
    Abrazo de “puente” (ya que estás en México, entenderás el concepto)

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      A Neuman lo tengo en lista de espera por recomendación tuya, pero como siempre están llegando cosas nuevas, sigue atrasándose. Me alegra ver que la idea es general, algo que nosotros ya sabíamos (de un modo u otro la hemos dejado vislumbrar en otras entradas) pero que es bueno verlas en letras de molde junto a grandes nombres. Hasta la referencia a la autoayuda está allí. Eso quiere decir, también, que uno no piensa del todo mal.
      Abrazos de puente, y éste y de los otros, porque haya muchos más.

      Me gusta

  4. M. Kundera es un autor que no deja indiferente ni con sus obras ni con sus palabras, en su última novela, la fiesta de la insignificancia nos da un “buen repaso” a tantas tonterías como nos montamos en el día a día…, gracias por traerlo en tu blog. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

  5. Dudo de la gente que tiene respuestas para todo.

    NA: Incluso dudo de mí mismo cuando veo que no dudo.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  6. Tania Bello dice:

    Me parece irónico que muchas corriente filosóficas (algunas griegas y, especialmente, las cristianas de la Edad Media) buscarán negar el placer, pues hacen, según decían; del ser humano una “bestia”, un ser viviente regido por el instinto (algo que el vitalismo defendería como la verdadera esencia de la vida tiempo después) cuando hacer filosofía, moldearla, analizarla, construirla es un placer de los más finos y satisfactorios. (Quizá no venga al caso porque el placer al que se referían era más que todo al carnal. Pero placer es placer).

    La literatura, por otra parte, sin dejamos al lado los academicismos de muchos estudiosos y críticos -que terminan por aburrir- no niega el placer, al contrario, lo abraza y describe en sus más bellas y horribles formas. La vida en sí misma.

    Pero, al final, como escribes, la filosofía y la literatura sirven para mismo. Son de los placeres más deliciosos de la vida.

    ¡Saludos!

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      ¡Excelente comentario Tania! Lo suscribo con una única excepción: no creo que sea irónico que esas corrientes filosóficas y, sobre todo, las cristianas, negaran al placer el lugar que se merece, creo, por el contrario, que lo hicieron muy a sabiendas, con el fin de controlar mejor a la gente de su época (y tan bien lo hicieron que ese control sigue hasta el día de hoy). Te recomiendo, a tal efecto, a Michel Onfray, sobre todo a su Contrahistoria de la Filosofía; una obra notable en todos los aspectos.
      Cariños.

      Le gusta a 1 persona

      • Tania Bello dice:

        Pues claro, si uno d sus objetivos eran controlar a la gente, limitar su pensamiento para conservar su poderío y pagarle el retrete de oro al papa. Y como dices, sigue hasta nuestros días…

        Abrazotes, y gracias por la recomendación.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s