El zoológico humano.

article-2306842-19377f6d000005dc-501964x715

Hay libros que llegan a nuestras manos de manera azarosa. Hace ya muchos años compré una excelente colección de libros de divulgación científica y entre ellos se encontraban dos de un autor que no conocía en ese entonces: Desmond Morris. Esos libros eran (y son, aún permanecen en mi biblioteca) El mono desnudo El Zoo humano. Morris, zoólogo y etólogo británico, ha recibido muchas críticas por su visión demasiado «biologista» de la conducta humana, pero aún así siempre me sentí muy atraído por la tesis de El zoológico humano. En él Morris dice, de manera breve, que es habitual hablar de que la ciudad «es una selva» o expresiones similares. Pero eso es un error, ya que los animales, en estado salvaje, nunca matan a otro de su misma especie, ni cometen suicidio, ni se masturban, ni se automutilan. Eso lo hacen los animales cuando se encuentran en cautiverio, encerrados tras las rejas de un zoológico. Por eso, las ciudades son, en realidad, grandes depósitos de humanos, de allí nuestras conductas violentas y enfermizas: vivimos encerrados en lo que Morris bien llamó El zoológico humano. 

Sé que esta síntesis es pobre y limitada, pero creo que vale como idea general. Les brindaría una mejor exposición del libro, pero el problema es que no encuentro las llaves de mi jaula y no puedo, desde aquí, alcanzar mi biblioteca.

11 comentarios el “El zoológico humano.

  1. Veronica dice:

    Leí El mono desnudo (el ejemplar, de tapa dura y roja, formaba parte de una colección que no seguí) hace muchos años. Ahora, luego de tu entrada, tengo «antojo» de El zoológico humano.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Sin duda, Verónica, es la misma colección. Era realmente buena y muy completa. De El mono desnudo recuerdo menos, pero sigue las mismas líneas de investigación. Con paciencia se encuentra algún ejemplar por allí.
      Un fuerte abrazo.

      Me gusta

  2. Rosa Ave Fénix dice:

    También yo hace años leí El mono desnudo, y ahora leyendo tu artículo veo lo «muy animales» que somos los que nos llamamos «humanos». Ellos sin los estudios que nosotros tenemos, o podemos tener, los Animales se comportan de una ,manera natural, como la Naturaleza les enseñó… pero aqui, sea el lugar que sea, nos devoramos despiadadamente….políticos, por las religiones… por el dinero…

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Veo, Rosa, que compartimos muchas cosas, muchas ideas y puntos de vista, y eso me resulta muy agradable. Sin duda, despegarse un poco de los altos niveles sociales es una buena idea. Sé que es la idea de muchos que viven en las grandes ciudades, pero generalmente queda como un sueño imposible o una utopía, cuando en realidad es mucho más simple de llevar a cabo de lo que se piensa.
      Un abrazo.

      Me gusta

  3. Loretta Maio dice:

    Qué pensamiento tan nítido el de Morris… Suelo sentir a menudo, entre la enorme cantidad de gente que satura las calles de la Capital, esa sensación de animales en cautiverio. En ocasiones, y cada vez con mayor frecuencia, me toma por sorpresa y me disgusta sobremanera el comportamiento de la especie humana (de la cual intento distinguirme procurando mejor conducta). «Depósitos humanos»…

    Hay que dejar la llave siempre en el mismo sitio, amigo mío… Puedo recomendarte a una artesana que hace unos porta llaves muy monos, si te interesa 😉

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      La idea de Morris me resulta muy interesante, digna de seguir analizándola y pensándola. Es casi una constante que, a mayor tamaño de una ciudad, mayores sus niveles de violencia, insatisfacción, etc. Es muy probable que haya otros motivos (de allí que haya que «seguir pensando»), pero la regla es casi invariable.
      Lo del portallaves me parece una buena idea. Espero que tu amiga no cobre caro…
      Abrazos.

      Le gusta a 1 persona

      • Loretta Maio dice:

        Por supuesto, sin duda debe haber otros motivos. Y sí, da para seguir pensándola.
        No, quedáte tranquilo, no cobra para nada caro; además, seguramente te hará un buen descuento.
        Abrazos.

        Le gusta a 1 persona

  4. Libros de nuestra juventud que permanecen vivos en la biblioteca. Gracias por traérnoslos al recuerdo.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  5. Esta claro que hemos leído los mismos libros, lo leí por obligación y luego, seguí leyéndolo por devoción. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s