El géiser inconstante

10557338_489698037844470_3737371053383357235_n

Tener la posibilidad de ver un géiser por primera vez despierta, al menos en personas que ante posibilidades como ésta se torna sin vergüenza alguna en un niño ansioso, expectativas difíciles de contener. Al llegar al Ixtlán nos alojamos en el único hotel (del cual ya hablé hace un par de días y del que luego nos enteraríamos que no era el único, sino que había otros dos con mejores servicios) el cual tenía una característica particular: se encontraba a escasos cien metros del géiser en cuestión. Eso fue una suerte porque, como nos señaló Francisco, nuestro chofer/guía/consejero, el géiser, después de un movimiento sísmico ocurrido tiempo atrás se descompuso y ya no funciona. Es decir: anda cuando quiere. También Francisco nos comentó que alguna vez apareció otro géiser dentro del predio de un vecino, pero que éste lo hizo tapar con concreto; lo cual nos llenó de asombro, pero bueno, vaya a saber uno qué razones o motivos habrá tenido el vecino en cuestión. La gente del hotel nos dijo algo parecido: el géiser se tornó irregular y pueden pasar semanas sin que entre en acción. Pero… (siempre hay un “pero” y esta vez es uno afortunado), parece ser que le caímos en gracia o algo así, porque de los cinco días que estuvimos allí, el géiser apareció durante tres días consecutivos y uno de ellos, el miércoles; lo hizo de manera muy llamativa. Debido a esa irregularidad de la que hablé antes, lo que hacíamos era subir a la terraza del hotel y lo veíamos desde allí. como estábamos tan cerca el espectáculo era precioso y extraño. El niño ansioso volvió feliz, con la satisfacción de haber asistido a una de los muchos actos curiosos que nos brinda la naturaleza.

Anuncios

13 comentarios el “El géiser inconstante

  1. Maravilloso espectáculo el que has podido vivir. Gracias por compartirlo.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. danioska dice:

    Hazme un favor: mándale decir a ese niño que no crezca, que así es fantástico, que si tiene dudas de cómo hacerlo le pregunte a ese otro ser querible que se llama Peter Pan.
    Abrazos que de agachan para alcanzarte

    Le gusta a 1 persona

  3. Veronica dice:

    Me has dado ganas de geiseres y descubrimientos. Ufff. ¿Será cuestión de transitar caminos? Por ahora leo tus crónicas de viajero mientras me inspiro.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      ¡Pues creo que sí, Verónica! No hay otro modo, me parece, que salir a recorrer los caminos, cualesquiera sean éstos, para encontrar cosas así. No es necesario hacer un viaje extenso ni, mucho menos, oneroso; a veces alcanza con viajes breves a las cercanías. Poco a poco los límites se amplían sin que uno se de cuenta (gente que uno va conociendo, invitaciones, etc.).
      Un abrazo.

      Me gusta

  4. Loretta Maio dice:

    Ya te imagino, con ojitos bien abiertos y una sonrisa de oreja a oreja (suertudo). Lindas experiencias te están tocan vivir; siento una envidia saludable por todas ellas, y me alegro muchísimo por vos.

    Lo del géiser me hizo pensar… Así, como tu expectación ante su “espectáculo,” estamos ante la vida: esperando que suceda aquello que esperamos. Obvio que si queremos cambios debemos movernos para que sucedan, sin embargo hay situaciones en las que nada podemos hacer y ante ellas sólo nos queda aguardar, así como vos, aguardando el exquisito despertar del géiser.

    Que la vida te siga brindando gratas sorpresas.

    Cariños, Borgeano.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Me imaginaste bien, Loretta, que no te quepa ninguna duda. Me encantó la reflexión que te provocó mi entrada; es perfecta y más que adecuada. Sin duda, hay un poco de ambas cosas: de expectación y, también, de decisión, de acto.
      Que la vida NOS brinde gratas sorpresas; si son precisamente eso, sorpresas, es válido que nos toquen a todos por igual. Así que usemos el plural.

      Cariños.

      Le gusta a 1 persona

  5. Mariel dice:

    Ese es uno de los secretos de la vida mi querido amigo, no dejar de sorprenderse.

    Me agradas en esta faceta.

    Abracitos

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Reconozco y disfruto de esa faceta como el que más. Por supuesto, no pienso ocultarla nunca más ni dejar que se pierda por el camino. Picasso dijo alguna vez “Me tomó toda una vida aprender a pintar como un niño” y creo que podría parafrasearlo aquí: aprender a mirar con los ojos de un niño es uno de los aprendizajes más arduos, pero también uno de los que más satisfacciones nos brinda.
      Abrazos, miles.

      Le gusta a 1 persona

  6. Leyla dice:

    me encanto esa definicion de, anda cuando quiere… esa imagen tiene vida propia, es hermosa

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s