Ni con todas tus lágrimas borrarás la sentencia.

Rubaiyat 01

Éste libro yace en el fondo del mar. Es (o fue) obra de Francis Sangorski quien usó, para la cubierta de cuero, más de mil piedras preciosas, incluyendo rubíes, topacios y amatistas. El volumen original viajaba en el Titanic y se hundió con él en aquella tragedia bien conocida por todos ocurrida en 1912. La reproducción digital que encontré fue creada por Richard Green y se realizó tomando como base fotografías del original en blanco y negro y negativos en vidrio.

Éstas son dos de las placas que se han reproducido (para verlas más grandes, hacer clic sobre una de ellas). La de la izquierda reproduce la Rubaiyat 34, mientras que la de la derecha reproduce la número 75 y 76. Encontré una buena traducción a cargo de Maya Paniagua:

75

Escribe y pasa el móvil dedo del infinito
Y después, ni con toda tu piedad o tu ciencia
Lograrás que regrese para cambiar lo escrito:
Ni con todas tus lágrimas borrarás la sentencia.

76

Y esa copa invertida a la que llaman cielo,
Bajo la cual, a rastras, vive y muere la gente
No levantes las manos en suplicante anhelo,
Pues cual tú y como yo, es del todo impotente.

Parecen versos que se relacionan con lo que sucedió en aquella noche en el Atlántico norte; pero no, no hay nada de eso; sólo es uno el que les añade, después de ocurrido el hecho, esas capas de sentido. De todos modos, como juego intelectual bien vale el intento.

Por último, la portada de aquel volumen que debe haber sido un objeto maravilloso en sí mismo, más allá de lo que contenían esas cubiertas exquisitas.

Rubaiyat 04

Anuncios

13 comentarios el “Ni con todas tus lágrimas borrarás la sentencia.

  1. Loretta Maio dice:

    Deliciosa entrada, Borgeano. ¡Cuánta belleza junta!

    Le gusta a 1 persona

  2. Leyla dice:

    Ohh que interesantes letras y esa portada es bellisima ❤

    Le gusta a 1 persona

  3. María dice:

    Las cubiertas son preciosas!
    Los versos, muy bellos, parece que tienen un cierto sentido de fatalidad.
    Besetes, viajero.

    Le gusta a 1 persona

  4. elssamolina dice:

    Es un tesoro ese libro. Me encanta .Besos Borgeano. Elssa Ana

    Le gusta a 1 persona

  5. diaeconomina dice:

    Hola Borgeano no sabía de ese libro, sí del Titanic, que me da mucha tristeza esa desgracia tan grande!.

    Bonito poema y me gusta la entrada porque siempre aprendo algo nuevo, tu forma de enseñar me engancha a tu blog aunque a veces me distancie que es normal.

    UN ABRAZO GORDOOOOO!!!! 🙂

    Me gusta

  6. danioska dice:

    Un atascón de belleza, sin duda. Me da por pensar lo que se podría escribir sobre un libro así, que no existe más pero existió, que contaba cosas que ya nadie puede verificar. Uy,
    como para fabular y fabular….

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Las puertas que abre esa idea D. son más que interesantes. Habría que ser un verdadero maestro para poder llevarlas adelante sin caer en lugares comunes. Pero sólo pensar en ellas es un buen ejercicio creativo, sin duda alguna.

      Abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s