Sermón de domingo.

there-is-no-god

De vez en cuando me agarra fuerte, en general cuando soy testigo de un hecho de cierta violencia o crueldad. Algo así me sucedió hace un par de meses y a raíz de ello escribí el texto que sigue a continuación. Lo encontré ayer y me pareció que podía compartirlo con ustedes. Hoy domingo es un buen día para ello; éste es pues, mi sermón para hoy:

Somos una lacra, no cabe ninguna duda de ello. El hombre es la mejor y la peor creación de la naturaleza; la mejor se logra cuando este animal se sobrepone a ese lado animal, precisamente. El hombre es la mejor de los animales cuando deja de ser animal. Pero eso, por desgracia, no ocurre a menudo. Siempre parece aflorar en nosotros un costado salvaje y es por ese resquicio que dejamos entrar a la crueldad y a la estupidez. El hombre, en general, es detestable. Sus pretensiones son absurdas y grandilocuentes: ser el centro de la creación, ser inmortales, etc. Ése tipo de ideas es el que más daño ha hecho a la humanidad y a la Tierra en sí misma. Es ése tipo de ideas el que ha llevado a cierta clase de hombres a engañarse y a engañar a miles de millones de personas a lo largo de la historia para hacer de ésta el caos repugnante que podemos ver cuando miramos hacia atrás. Todo el dolor infligido a lo largo del tiempo proviene de estas ideas de centralidad ridícula. ¡Qué distinto hubiese sido todo si desde el principio el hombre hubiese tomado conciencia de lo que realmente es: sólo un eslabón más de la cadena de la naturaleza! Un eslabón con características particulares, sin duda, pero sólo eso, un eslabón más y nada más. También las aves, en su capacidad de volar, tienen una característica particular; o los delfines, en su capacidad de nadar y comunicarse tienen capacidades particulares. Podríamos, claro está, seguir enumerando a cada especie y podríamos atribuirle alguna característica particular y única (y llegado el caso de que se pudiera encontrar una animal cuya existencia no tuviese una capacidad particular y única, ésa sería, pues, su capacidad particular y única). Así que esa pretensión de centralidad y universalidad es tan ridícula que sólo hace falta mirarse en el espejo para darse cuenta de su absoluta ridiculez. ¿Es eso que vemos frente a nosotros lo mejor y más excelso de la creación? ¿El animal más salvaje, cruel y contradictorio es lo mejor que pudo haberse creado? ¿El que mata por placer, el que destruye todo a su paso, el que tortura, el que somete, el que viola, el que destruye sólo por desidia y aburrimiento o, peor aún, por crueldad lisa y llana? ¿Ése es el punto álgido y exquisito de la creación? Más bien parece un prototipo; un boceto para tiempos mejores; una idea esbozada para luego pulirla y mejorarla y así llegar al diseño final; pero por ahora el hombre no es más que un objeto mal hecho, mal diseñado y peor terminado.
Sé que este animal que se llama “el hombre” tiene la posibilidad de superarse, de dejar de ser un mero animal para poder llegar a convertirse en hombre a secas; pero mientras tanto se hace indispensable derribar a todas aquellas barreras que le impide lograr esa superación; la primera de ellas: la religión. La religión es la más poderosa herramienta que ha encontrado la estupidez y la malicia para cebarse en la ignorancia general y así someter a la humanidad toda en beneficio propio. La religión no tiene disculpa ni perdón. Es el peor enemigo del hombre y, por extensión, de la naturaleza toda. Acabar con la religión es el objetivo supremo de todo hombre, ya que permitir su existencia es dejar que se abran nuevamente las puertas a la ignorancia y la manipulación y, por consiguiente, a todos los males que estas dos hermanas gemelas traen consigo.
El odio a Dios es una necesidad y, sobre todo, claro está, a su casta sacerdotal, lo más repugnante de ese nivel primitivo llamado “el hombre”.

Anuncios

5 comentarios el “Sermón de domingo.

  1. Rosa Ave Fénix dice:

    Magnífico escrito…. de acuerdo en todo, felicidades…no puedo agregar nada más.

    Le gusta a 2 personas

  2. Entre el 1 y el 2 de agosto, como puede cambiar la visión sobre el ser humano, las sensaciones que te invaden con una lectura y otra, entre somos universo y sermón del domingo, se crea el abismo entre la emoción de existir y la desazón de la existencia.

    Me gusta

  3. danioska dice:

    Uno de nuestros temas favoritos, querido. Me haces recordar algo que leí alguna vez y cuyo autor por desgracia olvidé. Cito de memoria y, seguramente, muy mal: “Si yo creyera en Dios, me encargaría de difundir la noticia de que él no creó el mundo, de que no es el responsable. Sería mi forma de demostrar mi fe”. Pero como no tengo…
    Abrazos

    Me gusta

  4. Mariel dice:

    Tema de amplia conversación, estoy de acuerdo parcialmente con vos, pero antes que hablar sobre ellos valdría la pena seccionar esta entrada para no extraviarnos.

    Abracitos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s