Morado

Morado

Desde hace un tiempo vengo notando un cambio sutil pero marcado en mi forma de hablar. Hace unos días me encontraba en un comercio y cuando se me preguntó lo que quería señalé y sin pensar dije: el morado. Morado, valga la aclaración, es un término que no se usa en Argentina o si se lo hace es en algún caso excepcional y casi nunca en referencia a objetos. Ayer hablaba con mi hermano por teléfono y me oí hablar de niños y niñas en lugar del clásico chicos y chicas que he usado toda mi vida. Por último, también ayer me encontré hablando de carro en lugar de auto, lo cual me llamó mucho la atención, ya que el término carro es más usual en Venezuela o en Cuba que en México o Argentina. A veces me siento como una especie de Dr. Jekyll y Mr. Hyde latinoamericano (sin saber bien cuál es cuál, por cierto); pendulando entre el vos o el , entre el pinche y el boludo o entre la rubia y la güerita.
Supongo que si sigo así estas entradas se irán modificando gradualmente sin que me dé cuenta de ello. Espero que ustedes me avisen si notan cambios profundos; ya saben, la esquizofrenia tiene por característica la de saber ocultarse de sí misma y no quisiera quedar atrapado en una frontera difusa, nada menos que entre dos lenguas hermanas pero, al mismo tiempo, tan diferentes.

Anuncios

14 comentarios el “Morado

  1. A mi me parece estupendo, las palabras se dejan llevar por el lenguaje y agradecen que las amemos.
    Me ha encantado este texto.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    Le gusta a 1 persona

  2. Rosa Ave Fénix dice:

    No se cual es tu nacionalidad, yo española, y de leer autores sudamericanos o películas, conozco todas esas palabras que no dejan de enriquezar nuestro idioma, yo no las utilizo, pero las entiendo, es como en Canarias al bus le llaman “la güagua.”… ah””” jaja, el color morado me encanta!

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Claro que sí, Rosa, estos cruces lingüísticos no hacen más que enriquecer nuestro bagaje cultural. En mi caso soy argentino y estoy recorriendo latinoamérica desde octubre del año pasado. En enero llegué a México y aquí me quedé hasta nuevo aviso. De allí que el “color local” fuese sumándose sutilmente y hoy lo utilice casi sin darme cuenta.

      Un abrazo.

      Me gusta

  3. Ja, ja, te comprendo, yo cuando estoy en un lugar con expresiones y ritmos diferentes a los míos habituales, sin darme cuenta modifico algo mi vocabulario y hasta la forma de entonar.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  4. Lo importante es aquello que dices, los localismos le dan color a nuestro lenguaje demostrando que esta vivo. ¿Por qué preocuparse si los usas o no? Saludos.

    Le gusta a 1 persona

  5. danioska dice:

    Mientras no te pase aquello del chiste: un muchacho se va a estudiar a Estados Unidos y a los varios meses escribe a casa diciendo que no está aprendiendo inglés pero que se le está olvidando el español. El padre le contesta: Regresa antes de que te quedes mudo.
    Por lo demás es encantadora ese batido de expresiones, querido, nada de qué preocuparse.
    Abrazo multilingüe

    Me gusta

    • Borgeano dice:

      ¡Esperemos que no me quede sin palabras! Horror de horrores, no quiero ni pensarlo. Por cierto; no, no me preocupo nada; estoy disfrutando mucho de todo esto. Sólo exageré un poco la nota en para jugar en el texto; aún así, todos esos ejemplos son ciertos y no pocas veces termino dando explicaciones a medio mundo.

      Same choice.

      Le gusta a 1 persona

  6. Shira Shaman dice:

    Aunque los cambios en el lenguaje son sutiles, le añaden sabor a tus entradas, nada mejor que aderezarlas con frases y palabras propias de los lugares que visitas, con ese vocabulario nos ayudas a recordar la riqueza de cada cultura en sus expresiones, algunas son curiosas,consiguiendo que una risa sencilla se asome por la comisura de mis labios. ¿Esquizofrenia? No, sólo un poco de locura lingüística 🙂 Besos Morados

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Pero hay cosas que nunca cambian Shira; por ejemplo el tono irónico con que te recuerdan ciertas cosas, ese tono como de “estuve esperando años por este momento… llegó mi momento de gloria o de venganza, lo cual en este caso es lo mismo”. la locura lingüística no es para nada desagradable, así que me dejaré llevar por ella. Me gustó eso de “besos morados” 😉

      Besos moradísimos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s