La línea de sombra.

DoorsHace unos días encontré el siguiente problema: “Si no tuviésemos ojos, estaríamos imposibilitados para ver los colores. ¿Qué parte de la realidad, entonces, nos estamos perdiendo por no poseer los órganos adecuados?” Este tipo de cuestiones me resultan muy entretenidas. Intentar, al menos, imaginar un aspecto físico de la realidad que no podemos percibir es un buen ejercicio mental. Ahora encuentro esta cita de William Blake, quien la escribió en su libro El matrimonio del cielo y el infierno, de 1790: “Si las puertas de la percepción se abrieran, todo le aparecería al hombre como es: infinito”. La idea es la misma: accedemos sólo a aquello que nuestra percepción nos permite. El mundo, tal como es, para nosotros es algo inaccesible; sólo vemos una pequeña, pequeñísima parte de él. Accedemos a sombras, nunca a lo real en sí.

De todos modos, mejor no quejarse; si queremos podemos reconocer que hay cosas bellas, muy bellas, para ver y seguir viendo.

Anuncios

8 comentarios el “La línea de sombra.

  1. Mariul dice:

    Es un ejercicio entretenido, cierto. Sin embargo creo que nos perdemos cosas del mundo, que no percibimos, por dejadez o por falta de tiempo. Las personas sordas agudizan el resto de sus sentidos y perciben más cosas de la realidad que el resto. Vamos siempre demasiado rápido en todo y perdemos muchos datos de esta realidad. No creo que necesitemos nuevos órganos para percibir lo que nos estamos perdiendo. Creo que nuestro estilo de vida nos está llevando a contemplar una realidad cada vez menos real y más virtual. Has abierto un buen debate. Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      De acuerdo contigo Mariul, no necesitamos nuevos órganos (eso lo dejamos como mero juego); más que suficiente tenemos con el trabajo de potencias los que ya poseemos. La velocidad, como bien destacas, es uno de los problemas mayores a los que se enfrenta el hombre actual. Saber detenerse también es avanzar.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. El mito de la Caverna,¿o quizás cavernas? ¿Cuántas realidades existen?
    ¿El universo es multidimensional? En cualquier caso nuestra pequeña percepción siempre es condicionada, subjetiva. Desarrollar los sentidos, expandir la conciencia… es apasionante. La vida siempre esconde algún misterio… pero siempre hay un orden latente en las formas, una geometría que va más allá de las tres dimensiones que percibimos. Por ejemplo; la serie de Fibonacci se encuentra en una gota de agua, en un girasol, en la concha de una caracola, en las galaxias…

    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Excelentes referencias Xavier, gracias por ampliar el horizonte de una pequeña entrada y convertirlo casi en varias. Me gustó mucho la primera referencia a Platón y me parece que puede ahondarse mucho por ese camino. Me dejaste con varias notas en la libreta y eso siempre es algo que agradezco muchísimo.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. Rosa Ave Fénix dice:

    Según tengo entendido no explotamos ni la déciama parte de nuestro cerebro (por no decir más), podriamos abrir y pasar por infindad de puertas, pero a veces “nos conformamos” con lo que ya conocemos y creo que es un craso error el no hacerlo. Pero aún es peor para aquellos que se ven privados de la vista, para mi el perderla es como perder la vida.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Así dicen ¿no? Aunque es probable que haya algo de mito por allí al menos podríamos considerarlo como una buena metáfora. Negarse a ver la realidad es una forma de usar el diez por ciento de la capacidad neuronal de un modo u otro. He hecho una pequeña encuesta entre la gente que me rodea y todos coinciden en que perder la vista sería la desgracia mayor (eso demuestra lo que pesa la mirada en la actualidad. En realidad lo peor sería perder el tacto, ya que es vital para la vida). Sea como fuere, a seguir despertando a cada momento.

      Un abrazo.

      Me gusta

  4. María dice:

    Quizá pasamos por la vida de una forma tan rápida que si fuéramos capaces de percibir todo lo que conscientemente no podemos percibir, nos crearía una sensación de impotencia, que no nos permitiría ser felices.
    Apreciemos esas “cosas” bellas tan bellas y vivamos.
    Un abrazo que vuela hasta ti.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Es un buen punto, no lo había pensado de esa manera; tal vez no sea una falencia sino una especie de modo de supervivencia, bien pensado. De todos modos, hay mucho para ver y disfrutar a diario, no nos neguemos a ello.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s