Gimnasia para el fin de semana.

Magritte

René Magritte – Valores personales, 1952

Hace unos años leí en un texto de Bertrand Russell que el sello distintivo de un genio es el de ser capaz de manejar conceptos opuestos y trascenderlos. Más aún; Russell proponía como un deber intelectual la necesidad de revisar, cada tanto, lo que sabíamos o dábamos por sentado que sabíamos. Seguir esta línea de reflexión en una buena manera de limpiar nuestro disco duro de elementos parásitos, de ideas caducas, de malos modelos de enseñanza. Siento que hacer esto casi como un ejercicio gimnástico me ha enseñado los peligros de aferrarse a los absolutos aparentes. Una vez que uno cree en algo como un absoluto, en algo que excluye la conciencia crítica de sí mismo de poder creer en todo lo contrario o, siquiera, como posibilidad de creer en ello, significa que de alguna manera se pierde una parte de la libertad de pensamiento como ser humano. Somos seres duales; balancear nuestra mente es un acto de higiene y de salud; reconocernos como frágiles y dubitativos es un acto de justicia o de equilibrio. Trabajar en nosotros mismos es una obligación.

Anuncios

9 comentarios el “Gimnasia para el fin de semana.

  1. Muy buena reflexión amigo Borgeano.
    Hace bastantes días que llevo adherido al pensamiento la frase:
    “No hay verdades absolutas”… (muy en boga en ciertos círculos intelectuales)
    pero si la analizamos bajo los supuestos de la lógica, resultaría que sí hay verdades absolutas (¿o no?) porque tal afirmación implica la negación de la misma… lo único que tengo claro es lo que expresas en tu magnífico escrito, la necesidad de revisar creencias, teorías… para no caer en la necedad de no solo no saber, sino no saber que no se sabe…
    Pues eso, me voy un rato al gimnasio.

    Un abrazo filosófico fraternal

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Creo que uno debe manejarse con ciertos absolutos (no muchos, por cierto); pero aún así se debe, cada tanto, volver a examinarlos bajo una nueva luz, esa que uno ha ido descubriendo con el paso del tiempo. Claro está, hablo desde mí y para aquellos que no se quedan quietos sujetados por esas verdades inamovibles y que pretenden eternidad. El hombre es un ser móvil y cambiante y no hay nada más placentero que ser conscientes de esos cambios y el de acompañarlos con plena intención.

      Venga, entonces, ese abrazo filosófico fraternal.

      Me gusta

  2. Esa obligación (que lo es, sin duda) es uno de los viajes más fascinantes de la vida

    Le gusta a 1 persona

  3. Rosa Ave Fénix dice:

    Es tan bueno tu escrito… que no se que añadir o comentar… no hay que aferrarse a nada, igual que el mundo gira, no está quieto… nosotros hemos de hacer lo mismo, dar una vuelta a como somos y seguramente nos desprenderemos de algo y algo nuevo entrará an nuestras vidas. Un vital saludo…

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Muchas gracias por tus palabras, Rosa. Tu comentario no es menor, créeme; aunque parezcan palabras sencillas, que alguien se anime a decir “no hay que aferrarse a nada, igual que el mundo gira, no está quieto… nosotros hemos de hacer lo mismo” no es algo menor. hay que tener un par de cosas muy claras para poder afirmar algo así y me da muchísimo gusto que esa persona pase por esta humilde casa a compartirlo. Gracias por ello.

      Abrazos.

      Me gusta

  4. Una buena idea revisar los acumulado. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s