El problema insoluble de la hiperconectividad.

Social Network

Estoy leyendo un artículo de Agustín Moreno en la página Contrainfo.com y no puedo dejar de recordar aquella expresión del filósofo argentino José Pablo Feinmann: “Nos van a entretener hasta matarnos”. Todo parece indicar que así será y que están siendo certeros en lo concerniente al éxito de su objetivo. Sé que esto suena más a teoría conspirativa que a filosofía en sí, pero no es este el momento de entrar en estos asuntos (quien quiera o esté interesado en él, le recomiendo al lectura de Filosofía política del poder mediático; del filósofo antes mencionado). Del artículo de Agunstín Moreno copio los siguientes fragmentos. El artículo completo, aquí.

“Una adolescente española de 4º de la ESO se dirige airada a su profesora y le dice roja de ira a diez centímetros de su cara: “¡Te he dicho que me lo des! ¡Que me des el móvil ahora mismo!” Solo el peso de la educación actuó de límite para evitar que la agrediera. Estamos en la Capilla Sixtina, Roma, el grupo está de viaje de fin de curso y tienen un guía contratado para que les explique la visita. La chica, a pesar de que es buena estudiante y le gusta el arte, era incapaz de contenerse y seguía whatsappeando hasta que la quitaron el móvil. La virulenta reacción era como para ponerle un dardo tranquilizante. La escena es tan real como inquietante y da idea del potente nivel de enganche que están desarrollando nuestros jóvenes a las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC)”.

“Una noticia reciente daba el dato del incremento del número de niños con móvil tras los peores años de la crisis. Lo tienen siete de cada diez niños de 10 a 15 años, y el 90% de entre 14 y 15 años. Según la encuesta del INE sobre equipamiento y uso de tecnologías de información y comunicación en hogares, el 78,7 % de ellos tiene acceso a Internet; el acceso a banda ancha (ADSL, cable) ha entrado en 830.000 hogares más en 2015, siendo los dispositivos móviles más usados para conectarse a Internet en España”.

“Claro que estas nuevas tecnologías TIC se desarrollan para facilitar la comunicación pero, sobre todo, se hace a mayor gloria de los beneficios empresariales. Prueba de ello es la agresiva publicidad, la caza del cliente, y la innovación tecnológica para ofrecer nuevas aplicaciones que dejan obsoletos los aparatos anteriores. Se trata de convertir continuamente los móviles o videojuegos de última generación en un deseo de consumo en los adolescentes”.

“También hay otros efectos colaterales a tener en cuenta. Se dedican muchas horas a las TIC y se convierten en el principal centro de interés, relegando otros como el estudio y la lectura. Impactan en la forma de escribir y en la de relacionarse con los demás”.

No pude menos que pegar varios fragmentos de un texto que se me hace indispensable para los padres de hoy; el artículo es, obviamente, mucho más completo y prolijo de lo que pude exponer aquí.

Social network hysteria

Lejos de mí está el volverme parte de esa otra comunidad que pulular por doquier y sin necesidad de computadora alguna; me refiero a la comunidad de los apocalípticos; esos que ven el fin del mundo o de la sociedad occidental y cristiana ante cada avance tecnológico o ante cada cambio social. Aún así; negarse a ver un problema no es tampoco el mejor de los negocios. El problema del uso y abuso de las nuevas tecnologías y de la masiva presencia de las redes sociales en nuestras vidas es real, es actual y es enorme. Todos podemos ver esto con solo salir a la calle y ver a la gente a nuestro alrededor (ya no es un problema sólo de los jóvenes, aunque éstos se lleven la peor parte de esta fiesta absurda; ya también los adultos se manejan de esta misma manera). Por supuesto, para el final las eternas preguntas, para las cuales no tengo respuesta alguna y ni siquiera puedo llegar a vislumbrar algo que se le parezca. Eso sí me vuelve un poquito apocalíptico: un problema para el que no hay, parece, solución alguna.

Anuncios

2 comentarios el “El problema insoluble de la hiperconectividad.

  1. Rosa Aver Fénix dice:

    TOTALMENTE DE ACUERDO!!!!!!… Nosotros, por ejemplo, nos conocemos gracias a estos nuevos sistemas de comuniación que tan sólo hace una veintena ni soñarlo hubiesemos podido hacerlo… pero es lo que tu aseveras hemos llegado a un punto desesperante y sin vuelta atrás….., nos van a comer!!!! La mayoría de la gente, jóvenes y adultos, van por la calle, metro, atobuses y demás, pegamos a los cachibaches en cuestión, nadie habla, se está perdiendo la conversación, la venta de libros disminuye ya que una gran parte de la población lee a través de internet bajándo libros por Amazon y otros.
    Lo peor es que los que quiséramos que este gran problema bajase, no tenemos solución aceptable.
    Una vez más, un abrazo,

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Claro, el punto no es volver atrás en el tiempo (lo cual es lo que suelen decir los conservadores en general). A lo que apunto es que las tecnologías deberían estar al servicio del hombre y no a la inversa como es ahora, donde si se acaba la batería del móvil a la gente la agarra un ataque. Ver a grupos enteros –a veces de familiares– todos reunidos en un sitio pero todos con sus caras metidas en sus aparatos individuales me resulta triste y creo que es peligroso. Por supuesto que estos medios son maravillosos, ni hay ninguna duda al respecto; pero si dejamos que avancen hasta estos niveles absurdos la cosa ya no tiene ninguna gracia.

      Un fuerte abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s