De pequeños errores y sus derivaciones.

Conversación

El encanto de los pequeños errores. Leo un artículo sobre John Zorn. Al final leo conversatorio en lugar de conservatorio. De manera automática salta la alarma que indica que algo está mal y releo el párrafo haciendo la corrección correspondiente. Ahora sí tiene sentido; pero me quedo pensando en esa palabrita errónea: conversatorio. Me parece una idea maravillosa: un sitio donde se le enseñe a la gente a conversar; donde se dicten cursos sobre el sutil arte de, simplemente, conversar. Desde el saber escuchar, el detalle de prestar atención, la enorme fortuna de aprender del interlocutor, la elegancia de saber armar un discurso, el placer discreto y maravilloso del intercambio de palabras. Hoy, más que nunca, hacen falta conversatorios. ¿Cuál es el sentido de la vida? Se preguntaron siempre los filósofos. El diálogo, me atrevería a responder, al menos por hoy.

Anuncios

21 comentarios el “De pequeños errores y sus derivaciones.

  1. Totalmente de acuerdo! Salas cómodas, con sofá y mantita. Con un té o un café. Sin movil, sin ordenador, sin internet. Ahi va!!! Si tengo uno en casa! Mi propio salón!! Me ha encantado. Lugares para conversar…..
    Un besito erróneo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Claro que allí está una de las leyes primeras: nada de ordenadores ni móviles ni nada. conversación simple y pura. Conversación porque sí, porque podemos y queremos perdernos en el otro. Conversar es un acto erótico, conversar en un acto de entrega y de recepción. Conversar es vera lo humano en alguien con quien queremos mostrarnos humanos. ¡Nada más y nada menos!

      Dos.

      Le gusta a 1 persona

      • Me ha gustado eso de que conversar es un acto erótico. De entrega y recepción por supuesto. Y como siempre digo refiriéndome al sexo y ahora en este contexto también, hay que saber escuchar el cuerpo del otro. Conversando y en lo demas. Cuatro

        Le gusta a 1 persona

  2. Y añado, deberíamos conservar como oro en paño los lugares para conversar. Otro beso añadido.

    Le gusta a 1 persona

  3. Rosa Ave Fénix dice:

    Por supuesto que necesitamos muchos “conversatorios”, en otro post ya indicaba que la gente ha perdido el don de la conversar… no hablar, no… conversar, pues hablar todos hablamos al ir a comprar fruta… u otros menesteres, pero eso no es lo importante, lo interesante es conversar dos una o más personas sobre temas de comunicación, literatura, música o lo que se desee. Esos lugares serían interesantes ya que a veces estamos en una cafetería y hay tal ruido que no sabemos lo que decimos.
    Hoy te vas a llenar de besos…yo añado otro!!!!!

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Las cafeterías se han convertido en sitios demasiado ruidosos, estoy contigo en ello. Hay que buscar, insisto, sitios que promuevan la intimidad. Como dije recién, respondiendo al comentario de Ana: Conversar es un acto erótico, conversar en un acto de entrega y de recepción. Conversar es ver lo humano en alguien con quien queremos mostrarnos humanos.Eso no es poca cosa, me parece.

      Y nada más bello que recibir y regalar besos plenos de afecto y, por qué no, cierto erotismo.

      Le gusta a 1 persona

  4. Iba a decirte que era bonito el neologismo, pero resulta que ya existe.

    1. m. Col. y Perú. mesa redonda (‖ reunión de personas versadas en determinada materia).
    2. m. Cuba, Ec., Méx., Pan. y R. Dom. Reunión concertada para tratar un tema. Conversatorios de paz.
    3. m. Hond. rueda de prensa.

    Ahora deberíamos añadir la acepción propuesta por ti.

    4. Sitio en donde se le enseñe a la gente a conversar; donde se dictan cursos sobre el sutil arte de la conversación.

    Abrazos.

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Aplaudo un comentario como éste. Me hiciste el día, Alberto. No sabía de que esa palabra ya tenía un significado propio en esas latitudes; de todos modos, mi propuesta es, creo, un poquito más original. De allí que disfrutara tanto verla incluida como una acepción más.

      Un fuerte abrazo. (Y me disculpo por la demora; aunque ya había respondido a este comentario y debido a que estoy sufriendo de ciertos problemas técnicos con internet, veo que se perdió en algún sitio de la blogósfera; aquí dejo algo que se parece al primero).

      Le gusta a 1 persona

  5. Shira Shaman dice:

    “El encanto de los pequeños errores” Que necesario seria ahora implementar ese sitio que propones, cuando a veces como lo has mencionado en tu anterior entrada, sustituimos el dialogo por un monitor de computadora; un sitio en donde poder hablar y saber que seremos escuchados, corresponder también con nuestra atención y escucha; entre mis errores de comunicación está que cuando me embarga la emoción atropello e interrumpo las ideas de los demás, gracias a quien me lo ha hecho notar cada vez lo tengo más presente durante platicas y trato de erradicarlo; hay personas con las que simplemente es delicioso conversar; tu eres uno de ellos.Que el dialogo se prolongue como el abrazo que te envio. Besos.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Qué comentario más bonito, Shira, gracias por él. A menudo veo que el diálogo se ha acotado tanto que sólo quedan como pequeños fragmentos de lo que antes era un bien común y compartido. Ahora tengo la sensación de que la gente se limita a cruzar la información meramente utilitaria y que lo hacen de la manera más breve y concisa posible, como si el contacto con el otro fuese una pérdida de tiempo. Bienvenidas sean las personas que aún promueven el arte de la conversación.

      Besos.

      Me gusta

  6. Calixto dice:

    A propósito del saber escuchar, me vino a la mente estas sabias palabras de Krishnamurti: “Me parece a mí que el aprender es asombrosamente difícil, como lo es también el escuchar. Jamás escuchamos verdaderamente nada, porque nuestra mente no es libre; nuestros oídos están obturados con esas cosas que ya conocemos, de modo que el escuchar se vuelve extraordinariamente difícil. Creo o más bien es un hecho que si uno puede escuchar algo con la totalidad de su ser, con vigor, con vitalidad, ese acto mismo de escuchar es un factor que libera; pero, desafortunadamente, ustedes jamás escuchan, tal como jamás han aprendido al respecto. Después de todo, uno aprende únicamente cuando entrega todo su ser a algo. Cuando uno dedica todo su ser a las matemáticas, aprende; pero cuando se halla en un estado de contradicción, cuando no quiere aprender pero es obligado a aprender, entonces el aprender se vuelve un mero proceso de acumular.”

    Con respecto a lo del conversatorio, me parece una idea genial. Siempre me gustó eso de las “artes liberales” de la edad media, que ponía una extrema atención en el cultivo del arte de la palabra. Saludos.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Estupenda cita de Krishnamurti, Calixto, gracias por compartirla (lo único que le cambiaría sería ese “ustedes” por un “nosotros”; un buen maestro nunca se coloca del otro lado de su alumnado; pero podría pasar, de todas maneras). Es muy cierto el punto que se destaca al decir que uno aprende realmente cuando “entrega todo su ser a algo”; creo que no hay mejor manera de poder acceder al conocimiento que ésa. También, claro está, aquella época donde aún se enseñaban las artes liberales como parte integral del conocimiento social, en contraposición con lo que tenemos hoy, donde sólo se enseña lo práctico, aquello que hace de las personas engranajes útiles de la maquinaria consumista: matemática, inglés y poco más. Es una pena que se hayan perdido tantas cosas útiles en el camino.

      Un fuerte abrazo y gracias por tu comentario.

      Le gusta a 1 persona

  7. Hola Borgeano,

    el arte de conversar… en un buen conversatorio…
    Ocupado estuve estos días caminando por las montañas que me vieron nacer.
    Conversando con un buen amigo, filosofía de vientos, existencialismo de supervivencia, donde las dudas son como grutas excavadas en la roca de nuestra ignorancia…
    conversar, escuchar ¡Cuán difícil es escuchar! ajenos al devenir del mundo, entre saltos de agua y álamos dorados. En un espacio donde el tiempo se detiene. Allí entonces, los temas que perduran sin respuesta certera, perpetúan mi silencio…

    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Noto que el paseo por las montañas te ha devuelto pleno de versos frescos; bienvenidos sean esos paseos y esos buenos amigos conversadores. A veces pienso si no estaré envejeciendo a pasos agigantados, ya que últimamente veo con desagrado muchas aspectos de la modernidad, lo cual es (o era) un signo cierto de conservadurismo; pero luego veo que los avances tecnológicos son, también, absolutamente novedosos para la historia de la humanidad y noto que no estoy tan errado en mis apreciaciones. Hay cosas que no deberían dejarse de lado nunca: el diálogo es tal vez la más importante de ellas (lo digo en toda la enorme amplitud del término: desde el diálogo amistoso hasta el de pareja o el laboral o el filial. Dialogar significa, nada más y nada menos, que el comprender en profundidad al otro y el ser comprendidos de la misma manera).
      Pasaré a ver qué es lo que nos traes de esas montañas.

      Un abrazo.

      Me gusta

  8. Saber escucha res tan importante… como decía un conocido “si tuviéramos que hablar más que escuchar tendríamos dos lenguas y una oreja”…, saludos.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s