La plácida isla, el océano infinito.

europa después de la lluvia max ernst

Max Ernst, Europa después de la lluvia (1940-42)

“Vivimos en una plácida isla de ignorancia en medio de los oscuros océanos del infinito”

P. Lovecraft

•••••

No iba a escribir sobre lo ocurrido en París en el día de ayer, supongo que todos estamos bajo el mismo estado de estupor y desorientación que estos hechos producen; pero ante un mensaje que recibí a la diez de la noche, encendí la TV para ver qué era lo que estaba ocurriendo y eso me hizo cambiar de opinión al respecto; así que aquí estoy, dispuesto a hablar tangencialmente de lo que vi y de lo que pienso sobre lo ocurrido en la capital francesa. Como dije, lo que me hizo cambiar de parecer fue lo que vi en la TV y lo que vi no fue un programa informativo sobre los atentados, sino que fue un informe sobre grupos islámicos extremistas en Siria quienes contando con el apoyo de Rusia atacaban la capital de ese país. Las imágenes mostraban, claro está, lo mismo que decía el locutor (obsérvese que los noticieros actuales usan al locutor como alguien que describe lo que muestra la imagen, es decir, su función es la de reforzar lo que se está viendo, impidiendo de este modo cualquier pensamiento crítico por parte del televidente); es decir: vehículos y armas de procedencia rusa manejados por hombres encapuchados que disparaban vaya uno a saber a qué o a quién, porque las imágenes sólo los mostraban a ellos. De inmediato me dije “esto no es información, esto es propaganda”. Y recordé eso que escribí hace muy pocos días, el pasado cuatro de este mes, cuando se le otorgó el Nóbel de literatura a Svetlana Alexievich: “[Alexievich] fue premiada porque critica a Rusia y eso es todo”. ¿Casualidad o causalidad? Vaya uno a saber. Y antes de que me acusen de andar creyendo en teorías conspirativas o cosas por el estilo, paso a aclarar lo que pienso personalmente de todo esto.

Para empezar, sintetizo mi postura: Nunca vamos a saber qué es lo que realmente ocurrió. Y ahora me explico. Hace más de ciento treinta años Friedrich Nietzsche nos enseñó que no existe algo como la verdad per se, sino que ésta es una construcción de los sistemas de poder. Hoy, como todos sabemos, el poder pasa por los grandes o medianos imperios; el mayor de todos, Estados Unidos, seguido por Rusia, Israel, Inglaterra, China, Alemania.  Ellos son quienes crean la verdad en este momento histórico. Pensemos, por ejemplo, en el ataque a las Torres Gemelas, el cual fue la gran excusa para la invasión norteamericana a Irak ¿Cuántos terroristas irakíes formaron parte del grupo atacante? Ninguno, la mayoría eran árabes y el resto, egipcios. ¿Qué lazos unían a Osama Bin Laden con Sadam Husein? Ninguno, de hecho, eran enemigos ¿Entonces cómo es que todo el mundo relaciona a Irak con los atentados a esos edificios y a Osama Bin Laden? Tal vez sea porque una mentira repetida mil veces hace una verdad (frase de Josep Goebbels, ministro de propaganda alemán durante la segunda guerra mundial).

Un buen ejercicio intelectual cuando ocurren hechos, como el que estamos tratando, es preguntarse: ¿A quién beneficia todo esto? En este caso los beneficiados directos son, precisamente, los verdaderos países terroristas de este momento histórico: Estados Unidos e Israel (quienes tienen ahora la excusa perfecta para invadir Siria, lo cual quieren hacer desde hace tiempo) y Europa en general, con Alemania a la cabeza. Fíjense lo que va a ocurrir: en los próximos días todos estarán hablando del tema (no podrán obviarlo, los medios  se encargarán de meterlo hasta en el café del desayuno), nos reventarán las pantallas de Facebook y Twitter con cintitas negras, mensajes de condolencias y cruces varios de noticias y opiniones y, mientras todo esto ocurre, quedarán en el olvido la foto del niño ahogado en las costas de Turquía o las constantes migraciones de refugiados hacia Europa, migraciones que aún ocurren en este mismo momento pero que los medios se encargan de no mostrar (creando, así, una nueva verdad: las migraciones terminaron con aquel niño ahogado).

Digamos que tal vez fueron unos dementes musulmanes, o que tal vez haya un movimiento geopolítico detrás de estos ataques; es posible que, tal vez, haya sido la avanzada de una civilización extraterrestre dispuesta a invadirnos, no lo sé y nunca lo sabremos; porque la verdad no existe, la verdad es una construcción del poder; y el poder, claro está, no quiere que sepamos lo que hace.

Anuncios

10 comentarios el “La plácida isla, el océano infinito.

  1. Rosa Ave Fènix dice:

    No podría estar más de acuerdo contigo… TOTALMENTE, en general tenemos el coco tan comido por esas potencias que nombras, que todo -o casi- nos lo engullimos. El mundo siempre ha sido dominado por cuatro que unicamente han deseado hacer eso… dominar a los que estamos debajo. ¿La verdad de lo que pasó ayer en París?… pues lo que es la pura vedad, no la sabremos. Cada vez me hartan más las religiones y esas absurdas ideologias de los paises dominantes… ¿es que nunca podremos vivir en paz?, Cualquier escusa es para lanzar mas y más bombas. No amigo, no lo creo, es triste pero estos son mis pensamientos. Tan hermoso como es el respeto mutuo…La violencia crea más violencia.
    Un abrazo de una pacifista…

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Hoy, querida Rosa; todo es una enorme confusión. La información está tan manipulada que uno apenas si puede creer en el reporte del tiempo. La única salida que veo para todo este problema (una salida parcial, por supuesto) es alimentar el intelecto y tratar de pensar por uno mismo. Claro, eso no es fácil; todo el mundo cree que piensa y que piensa bien; y ese es otro problema no menor. ¿Entonces? Pues entonces hay que llevar toda esta historia lo mejor posible y abocarse a los dos únicos temas que tienen real importancia en la vida de una persona: los temas del amor y los temas del conocimiento. No hay nada más.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. Ataques de falsa bandera… no creo en conspiraciones esotéricas, o cosas similares.Lo que la historia viene demostrando, como tú bien dices, es como el fin justifica los medios.
    No hay relación en los atentados del 11S en EEUU e Irak. Como tampoco lo había en el 11M con ETA. El “periodismo” está, quizás siempre lo estuvo, para repetir la mentira hasta convertirla en realidad. He visto innumerables ocasiones, en casos mi
    Navegador de artículos← Oteando el horizonte.
    núsculos, como esto se cumple a rajatabla. Desde mi época estudiantil que percibí esta “sintonía” entre periodismo y poder. Con apenas catorce años desconecté de TV, y prensa oficialista. En una época sin Internet, telefonía móvil… todo era más clandestino y difícil.
    Se nos ha educado en las “verdades” del poder; sus brazos ejecutores, educación, prensa, TV han cumplido fielmente los objetivos. Hoy domina y manda la ignorancia y la indignación provocada y controlada. Los antisistema reales son pocos y nada tiene que ver con la imagen de un joven encapuchado lanzando cócteles Molotov en las calles. Esos son inofensivos.
    La respuesta ya la has planteado; ¿A quién beneficia estos atentados? ¿Quién arma a los terroristas? Todos son los mismos… ellos siempre ganan, los muertos los pone el pueblo…

    Abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Las conspiraciones son un tema complejo, si bien la mayoría es falsa, alguna hay que tiene una fuerte base real como para considerarla (al menos considerarla) como probable (11-S, por ejemplo). En general hay que descartarlas, de eso estamos seguros, primero por la fuerte posibilidad de que sea una fantasía paranoica y, segundo, porque aún siendo ciertas son muy difíciles de probar y siempre hay algún delirante sumando cosas extrañas y eso enturbia las aguas. En este caso particular que tratamos hoy mi idea era apuntar a la imposibilidad de saber a ciencia cierta lo ocurrido. Supongamos el escenario más sencillo de todos: un grupo de delirantes fanáticos religiosos es el autor de los atentados. ¿Por qué entonces una de las primeras “informaciones” que tenemos es un informe de Siria? Hoy abro el periódico y junto a las noticias del atentado un recuadro “informa” que el presidente sirio justificó los atentados. Es decir, no los reclamó como propios, pero los “justifico”. Ese recuadro junto a las noticias de los atentados no es gratuito ni casual, es una manipulación mediática. Si aquí no “gato encerrado”, si, insisto, todo fue obra de un grupo ultra religioso, eso será utilizado en beneficio de esos pocos de los que tú hablas y para eso será necesario inventar enlaces entre Siria y el atentado, los haya de verdad o no. Hoy no podemos estar seguros de nada. el Gran Hermano orwelliano está funcionando al ciento por ciento. Yo hace años que he dejado de ver TV y de hecho ya hace unos cuatro o cinco que ni siquiera tengo el aparato propiamente dicho (la que nombro en la entrada es la de la casa de una amiga, donde estoy viviendo). Lo que gané fue mucha tranquilidad, pero perdí la posibilidad de saber qué es lo que está pasando en el otro lado del mundo. Por último, no puedo menos que refrendar tu última línea: “ellos siempre ganan, los muertos los pone el pueblo”.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. Hola Borgeano. Totalmente de acuerdo con lo que planteas. La verdad es un constructo hiper plástico que varía con el tiempo y el pensamiento humano.

    Quisiera recomendarte dos post que ahondan en esto mismo, uno del tipo análisis, el otro del tipo literario filosófico, que se complementan.

    Análisis: (este lo recomiendo especialmente)
    https://nurdatkir.wordpress.com/2012/11/24/por-que-israel-si-el-resto-no/

    Literario: https://diegobentancor.wordpress.com/2015/10/17/calamitas/

    Necesariamente todo aquel que se alimenta del discurso belicista, está implicado en este circo. Los mayores productores de armas no son sino aquellos que dicen defender la Paz, flagrante contradicción…

    Saludos.

    Le gusta a 1 persona

  4. Estoy totalmente de acuerdo contigo y con los demás comentaristas. Nos ocultan muchas cosas, y la verdad ya es muy confusa porque los medios de comunicación están vendidos a los grandes poderes y no pueden contarnos lo que pasa, aunque quieran, y lo qué está pasando creo que no es nada para lo que nos espera. La manipulación de los grandes poderes está oculta a nuestros ojos, pero poco a poco iremos viendo, aunque ya intuimos lo que pretenden. Un abrazo.

    Me gusta

  5. Tania Bello dice:

    Siempre resulta tan placentero leerte, Borgeano. No podría estar más de acuerdo contigo. Todo resulta tan sospechoso, tan elaborado. Es sumamente difícil creer en las versiones unilaterales que todos los grandes monstruos de información nos proveen.

    Exactamente los mismo he pensado sobre la epidemia de tiroteos que sucede en los EE.UU. Simplemente hay información que no cuadra y demasiadas preguntas en el aire. Parece que ahora todo tiene un fin distractorio.

    Saludos, Borgeano.
    Genial entrada como siempre.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Lo del “fin distractorio”, Tania, es más que certero. Creo que todo pasa por ahí hoy en día, en distraer a la gente y así evitar que piense o, peor aún para quien gobierne, que se enoje; entonces, una dosis de calmante y a está, todos a dormir tranquilos. Lindo mundo el que nos están dejando.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s