Por qué amo a mi blog.

Blog 01

Escribir en blogs es algo que está al alcance de cualquiera, ya sea que se sepa hacerlo o que no se tenga ni la más mínima idea de lo que es, digamos, un sustantivo. Un blog es casi perfectamente democrático: está al alcance de todos y a nadie le dice que no y eso es algo maravilloso. Recuerdo, de mis épocas anteriores a este blog, cuando por el año 2000 tenía otros en otra plataforma, un blog amigo que tenía un título perfecto: Cualquier boludo tiene un blog (mis amigos españoles deben cambiar “boludo” por “gilipollas” y mis amigos mexicanos deben cambiar “boludo” por “pendejo”). Si bien cualquier boludo tiene un blog y está muy bien que así sea, este boludo que escribe tiene sus razones particulares para amar a éste que tienen frente a ustedes. Las primeras son las de todos conocidas y ya están incluidas en ese “cualquier boludo…” es decir, la posibilidad de escribir sobre lo que quiero y como quiero, o sea: la capacidad de expresarme. Pero para mí valen más las segundas, las posteriores; y esas razones son ustedes. A medida de que el tiempo ha ido pasando, las personas que pasan por este sitio y que dejan sus comentarios son pocas y casi siempre las mismas y eso ha ido creando un círculo muy estrecho, un círculo del que me cuesta prescindir. No me gusta mucho eso de entrar a un  blog y sólo decir “¡Me encantó tu entrada!” o cosas similares; siempre trato de dejar un comentario que demuestre que los he leído con atención (de lo contrario no entraría allí) y eso tiene un doble propósito: primero, como dije, demostrar que los he leído, lo cual es una muestra de respeto; y segundo, porque comentar de esa manera hace que mis procesos mentales se agilicen, es decir, comentar de esa manera me obliga a pensar.

Pongo un ejemplo de los muchos que podría ofrecer. Hace unos días Alberto Dieguez escribió un relato cuyo eje eran los abrazos. En el cruce de los comentarios Alberto me dice “…el hablar o leer de abrazos nos lleva directos a la melancolía”. Me pongo a pensar en ello mientras vuelvo a responder e, incluso, trato de imaginar un relato que hable de abrazos y que no sea melancólico; y no puedo, no me sale. Incluso pienso en un escenario festivo y asexuado: un cancha de fútbol y los abrazos masculinos ante cada gol y tampoco funciona ¿por qué? Porque el abrazo en sí puede ser festivo, pero el recuerdo de un abrazo es siempre melancólico. Aquí me detengo. Veo que el diálogo con Alberto nos hizo llegar a una idea que me parece brillante, la destaco para que se vea bien:

El recuerdo de un abrazo es siempre melancólico.

Si encontráramos esa frase en un libro de un autor reconocido no dudaríamos en considerarla una gran frase, no tengo dudas de ello. ¿Y quién fue el creador de la frase? Pues en realidad, ambos o el diálogo mismo. La realimentación, en definitiva, que nos permite este medio. Y aquí vuelvo al punto inicial de esta entrada: esto que acabo de contar me pasa a menudo con todos ustedes (y no voy a nombrarlos porque  ya lo saben y se me iría el resto del post. Es el grupito de siempre, por suerte nos conocemos bien); leer sus comentarios, responderlos, leer sus blogs, comentarlos… Eso no es algo banal para mí, es sumamente importante porque un simple blog me ha permitido contactarme con todos ustedes a pesar de las distancias e, incluso, del tiempo. Es por eso, entonces, que amo a mi blog.

Anuncios

36 comentarios el “Por qué amo a mi blog.

  1. Pues sabes qué? Que me encantan los argentinos boludos como tu.
    Que me encanta tu entrada, pero también me encantan tus comentarios que me obligan a agilizar mi mente también.
    Que me encanta este diálogo transatlántico.
    Y que como dice Alejandro Sanz en una de sus canciones: …”no hay distancia que esté lejos, desde lejos yo te siento amor”
    Y tengo una imagen mental de una enorme cuerda que une tu continente y el mio y
    con cada cruce de comentarios a mi me parece que tiramos cada uno de un lado de esa cuerda y conseguimos acarcar nuestras lejanas tierras….hasta que un dia llega el ansiado abrazo…. ya me he puesto melancólica ves?
    Un besazo desde mi querido blog hasta el tuyo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Gracias por tus palabras, Ana. Un comentario delicioso que me llena el alma. Esa sensación (esa cuerda) de la que hablas es exactamente lo que siento cuando hablo con ustedes. En muchos, muchísimos casos me siento más unido a ustedes que lo que siento por quienes me rodean a diario. Eso, insisto, no es gratuito, es algo que se ha forjado de un modo u otro gracias a nosotros mismos, lo cual le añade encanto. haber creado un lazo con nuestras propias manos es algo que me satisface plenamente.

      Que ese abrazo sea largo y fructífero, querida.

      Le gusta a 1 persona

  2. Gaviota dice:

    Buenos días Borgeano, yo hace mucho tiempo que te conozco y ojalá todos los boludos fuesen como tú.Ya hace tiempo que no me visitas pero a mí me da igual, yo te sigo leyendo y admirando igual. Un abrazo y sigue siendo como eres

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Auch, querida… recibí el golpe y lo merezco. Ya pasaré a visitarte, lo prometo; valga como justificativo el hecho (que ya conoces) de que mi momento actual es algo complejo. Estoy escribiendo mucho (de allí que esté subiendo una entrada diaria) pero sólo me conecto poco a la red (estoy viviendo gracias a la buena voluntad de amigos y eso implica ciertas restricciones). De todos modos sigo disfrutando de este momento tan particular de mi vida, plena de experiencias y de nuevos hallazgos (Acabo de regresar de haber pasado tres días en la montaña y puedo asegurarte de que me dan ganas de volver allí. Sin internet, computadoras, Tv´s, radio, nada. sólo compartir con amigos, cocinar juntos, hablar, reírnos, aprender unos de otros. Parece una comunidad hippie y algo de eso había ¡pero qué delicia! Creo que escribiré sobre eso…)

      Te envío un fuerte, fuerte abrazo, querida y cumpliré mi promesa muy pronto.

      Me gusta

  3. cano95 dice:

    Pues tu entrada me viene como anillo al dedo por que yo recién empece algunos días a hacer un blog, yo que soy cualquier pendejo, pero es maravilloso que cualquier pendejo pueda tener un blog, por que así como me tomo la voluntad y la disciplina de subir una entrada diaria como mínimo (aunque no me lea ni dios), me tomo la molestia (que es mas un placer), de buscar blogs como el tuyo al cual encontrar y descubrir un cuento, un pensamiento o una opinión nueva, únicos y genuinos, divagando por la infinidad de mentes que alberga esta plataforma, me siento como cuando me meto en esas ventas de libros viejos que nadie conoce, y que sus títulos se han pedido por el tiempo, y por la indiferencia.
    Muchos conocen la maravillosa y atropellada historia de la familia buendia,
    pero pocos conocen los pensamientos sobre los blogs de un bolugo, o los cuentos y recuerdos que albergo en mi computador y que hasta hoy me atrevo a compartir con el mundo.
    Mientras mas días paso en esta plataforma, mas y mas me va gustando, por que a diferencia de las redes sociales mas famosas, aquí cada me gusta lo siento mas sincero y cada comentario mas directo.
    Espero y sea bien recibido en tu circulo y que no sea muy cerrado.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Pues antes que nada, bienvenido a la blogósfera. Ya pasaré (en cuanto tenga tiempo, es decir, un poquito de paciencia en mi caso, compañero) por tu casa a ver de qué va el asunto. Respondo a tus temas a medida que los voy recordando. Éste círculo no está cerrado en absoluto, puede entrar el que quiera y eres bienvenido; sólo hay un par de normas no escritas pero que son tan básicas que no es necesario detallarlas: honestidad y buen trato con todos los compañeros. Se agradecen los puntos de vista opuestos pero expuestos siempre dentro de un marco de respeto por el otro; y poco más. Otro punto: la ventaja de los blogs es que uno entra a aquellos que realmente le gustan, en ese sentido son mejores que las redes sociales (al menos FB) ya que en éstas uno tiene a cierto grupo ya formado independientemente de si se comparten ideas o afinidades; eso nos da más libertad de movimiento y más libertad, también, de elegir con quién queremos charlar y sobre qué. Los blogs, también, permiten más texto y quienes ingresan a ellos son conscientes de este punto. Aunque tampoco son un libro al menos permiten la exposición un poco más detallada de un asunto y no se limitan a un cartelito donde se reduce todo a una frase, lo cual siempre causa equívocos. Así que bienvenido otra vez y es un gusto enorme que éste sitio te haya parecido de interés.
      Al margen: fíjate lo que digo con respecto a la retroalimentación que tu comentario ya me dio una idea para una nueva entrada. Amo cuando ocurre eso.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  4. Jajajajaja… pues parafraseando una canción de Brassens, adaptada por Javier Krahe,y ahora readaptada por mi; “y yo con mi blog como un gilipollas, madre”.

    Las distancias son cada vez más cortas, casi puedo oír tus dedos tecleando las letras de tu entrada. En los tiempos donde la comunicación epistolar era todo un ritual, el encanto de la espera, ese sabor indefinible de cuando llega un correo. Las llaves aceleradas por abrir el buzón… parece que ha pasado un siglo… hoy todo es instantáneo, como el café soluble. Pero tiene su encanto. Otro diferente, que también se puede saborear en los comentarios, que son como el café molido a mano…

    Yo empecé mi blog sin expectativas definidas. Y la verdad que he encontrado un mundo maravilloso, enriquecedor,poblado por personas curiosas, inteligentes, amables, y muchos más adjetivos que tod@s tenemos en la mente.

    Escribir, con plena libertad. Y ¿quién no ama la libertad? Ama tu blog, Reproduce tus palabras exponencialmente, como las estrellas cuando anochece.

    Independientemente de la melancolía, te dejo un abrazo cargado de alegría.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Jajaja ¡Gracias por el recuerdo de Krahe, Xabier! Los conocí cuando en una coelcción de Sabina se incluía La Mandrágora, el único disco de esa colección que tengo en mi rígido externo. Hacía mucho que no la escuchaba.
      Déjame decirte que tu comentario “independientemente de la melancolía” es muy melancólico; y eso sabe a abrazo; así que lo recibo con placer y lo devuelvo en la misma medida de mis posibilidades (en general mis posibilidades son pobres, cuando quiero ser melancólico termino siendo ñoño). Creo que el viejo correo tenía su encanto pero también creo que ponemos en él una mirada excesivamente romántica; me quedo con esto, toda la vida. Además el viejo correo tenía que ser llevado adelante por personas que se conocían; en cambio esto nos permite, al contrario, conocer nueva gente y crear nuevas relaciones, como es nuestro caso, sin ir más lejos. Escribir con libertad en un ganancia infinita. En otros tiempos uno escribía con libertad pero esos escritos se circunscribían a un entorno pequeño y muchas veces ni siquiera nos animábamos a sacarlos del cajón. Hoy, por el contrario, las publicamos sabiendo que algún otro compartirá esas ideas o las modificará para bien. Si lo ponemos en términos prácticos, eso es ganancia pura. Gracias por ser parte integral del grupo.

      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      • Pues, no creas, a veces pienso que si es mejor ahora. Pero como tú bien dices, es mi punto melancólico. En mi juventud mantenía correspondencia con más de treinta personas. Para no existir internet, no estaba nada mal. Era tan conocido en correos que una vez me llegó una carta sin la dirección postal, solo con mi nombre y la ciudad. ;-D
        Para los que tenemos poca paciencia, es el summum. Teletransportación de palabras, imágenes, y todo lo que lleva asociado.
        El bueno de Krahe, lo pasó mal al final de sus días. Lo querían juzgar y meter en prisión. Al final se libró, de la cárcel ;-)) de la muerte no se salva ni Dios, lo asesinaron (Blas de Otero)
        Gracias a ti también. Tus comentarios siempre me alegran y animan.

        Un fuerte abrazo

        Le gusta a 1 persona

  5. Leer tu blog me es siempre enriquecedor, y contrastar ideas y cruzar comentarios contigo es gratificante para mí, ya sea en tu blog o en el mío o en algún otro que ambos visitamos.
    Posiblemente lo que hace mejorar un blog son los visitantes y sus comentarios que a cada entrada le dan una vida diferente, a veces alejada de la que uno ideó al escribirla descubriéndote nuevas posibilidades al propio pensamiento y exigiendo de uno un ejercicio de reorganización mental o cuando menos uno de explicación o rebatimiento a lo comentado. Igualmente cuando uno deja un comentario en un blog se expone a que la contestación le lleve por unas vías de pensamiento que no había explorado y que siempre resultan interesantes por la introspección que conlleva. Por ello yo también estoy contento de haberme lanzado a tener un blog que me ha hecho agudizar mi forma de pensar y de expresarme, y cómo no, haber descubierto gente muy interesante en este mundo bloguero.

    Un abrazo de otro Boludo.:-)

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Sé que compartimos ese punto de vista sobre el enriquecimiento constante que nos permite esta plataforma –de un modo directo– y el del grupo que poco a poco va formándose a través de textos compartidos –de un modo indirecto–. En particular, y como lo dije no hace mucho en este sitio, mi tendencia a unir constantemente eslabones diversos o distintos hace que ese enriquecimiento sea algo muy disfrutable y que siempre me resulta sorprendente (muchas veces los enlaces son automáticos, no son buscados de manera consciente). Dejar un comentario en otro blog, como bien señalas, no pocas veces te impulsa a seguir otra línea de pensamiento que en un primer momento no habíamos tenido en cuenta y eso es siempre enriquecedor. Sigamos pues, sumando pareceres, conocimientos, puntos de vista y hasta oposiciones a este constante y enriquecedor ir y venir de ideas y palabras.

      Un abrazo boludísimo, claro.

      Le gusta a 1 persona

  6. Decirte que me encanta tu blog, es obvio, pero sobre todo me encanta tu sencillez, tu forma de comunicar, no eres una persona arrogante y eso no se encuentra tan fácilmente; porque si algo no soporto es la arrogancia y la pedantería y los blogs son espejos vivientes de nosotros mismos, nos facilita conocernos, querernos o alejarnos por no decir otra palabra que no permito en mi vocabulario. Creo que nada existe hoy como un blog para comunicarnos, para encontrar buenas y malas personas, para intercambiar conocimiento, para aceptarnos tal como somos y ante todo, para dialogar. A través de mi blog he conocido y reconocido personas entrañables, buenas, y también he tenido la oportunidad de mostrar mis poemas, fotos, etc. Esto es algo prodigioso, Borgeano. Y personalmente, te felicito por tu blog. También decirte que me encanta la foto que pusiste hoy. Un fuerte abrazo.

    Me gusta

  7. Borgeano dice:

    Muchas gracias por tus palabras, Julie (yo sigo pensando cómo diablos pude equivocarme durante tanto tiempo y considerar a otro blog como el tuyo. Eso sigue siendo un misterio hasta el día de hoy). No creo ser arrogante (tampoco tolero a esas personas) aunque sí soy muy firme en la defensa de mis ideas, lo cual muchas veces hace que ciertas personas confundan una cosa con otra. Sin ir más lejos, uno de las últimas entradas (¡Ya, cállate!), aunque tuvo buenos comentarios, toca un tema que no pocas veces me trae problemas y que es la causa de que me llamen, precisamente arrogante o algo parecido. Yo expongo mis ideas y estoy dispuesto a modificarlas en la medida en que me demuestren que estas ideas son erróneas. Salvo ese punto estoy muy abierto a la mirada del otro y siempre, más que nada, estoy abierto al conocimiento ajeno; de allí que la arrogancia sea una característica que no posea (el arrogante, por definición, cree saberlo todo). Con respecto a los blogs en sí, y como dije en otro comentario, creo que hoy son más útiles que las redes sociales más comunes como FB o Twitter; ya que en un blog uno puede exponer con mayor detalle lo que quiere decir sabiendo que quien entra sabe que va a tener que leer un texto medianamente largo y no un simple cartelito reduccionista. En ese sentido, para mí, el blog es una fuente de placer al permitirme exponer mejor lo que quiero decir pero, sobre todo, por darme la posibilidad de ponerme en contacto con todos ustedes.

    Un fuerte abrazo.

    Me gusta

  8. kaldina dice:

    De acuerdo, hay quien no entiende, pero aprender a expresarse por escrito es una actividad que debe practicarse, y qué mejor forma que hacerlo con lo que a uno le gusta.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Exacto, ése es un buen punto, Kaldina. En mi caso –y eso es lo que aclaro en la entrada– no solo disfruto del acto de escribir, sino que el mismo acto me obliga a seguir aprendiendo; entonces todo esto se convierte en un círculo de ganancia increíblemente atractivo. Si además de todo eso sumamos la compañía de gente que comparte ese placer y otros conocimientos o puntos de vista, pues para mí esto ya roza la perfección.

      Abrazos.

      Me gusta

  9. Hola…, bueno, como va de bolados, pendejos y similares puedo decirte que ayer “ayude” a crear un blog a una amiga. Era en una plataforma diferente a esta y yo (que no soy demasiado experta en estas lides) era la que tenia que guiarle… Lo cierto es que la cara de satisfacción que mi amiga tenía cuando conseguimos darle forma y que saliera el primer post mereció la pena el trabajo, las equivocaciones y todo eso.
    Es cierto que la comunidad se va estrechando con algunos y con otros no tanto, (aquello de la fuerza centrípeta y centrífuga) y reconozco que mi blog me ha permitido conocer personas interesantes, sensibles y7o con inquietudes similares. ¿quien dijo de internet es peligroso? dependerá de dónde te metas, es como decir que los coches matan…
    Mi profesor dice que a dibujar se aprende dibujando y yo añado que a escribir se aprende escribiendo porque te obliga a ser cuidadoso en la redacción, en buscar informaciones, en expresarte con claridad. ¡viva los blogs queridos! por la oportunidad que nos dan de conocernos.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Qué bueno que hayas sumado a otra bloguera al ciberespacio. Los blogs, supuestamente están en decadencia; pero creo que ello se refiere a la masividad que en un momento tuvieron. Ahora no serán tanto como hace uno años, pero eso trae aparejado el beneficio de que el nivel es mejor (en líneas generales, claro).
      Lo de que internet es peligroso es cierto, pero tampoco es el infierno ni nada parecido; como bien haces esa comparación con los autos, si uno presta un poco de atención y toma ciertas precauciones, no hay mayor problema. Yo he conocido a dos personas a través del blog y hemos creado con ellas un sólida amistad. Espero seguir sumando amigos por mucho tiempo.
      Por último, tu profesor tiene razón, como escritor se bien que sólo se aprende a escribir, escribiendo. El proceso de aprendizaje nunca se termina ¡Por fortuna!

      Un abrazo.

      Me gusta

  10. Mi teclado no permite decir “cosas feas”, así que me corrigió boludos. ( y si me descuido ahora otra vez…)

    Le gusta a 1 persona

  11. He leído, como siempre, con gran interés el artículo de hoy, pero también los textos de quienes han opinado. Me sumo a la inteligencia y buen hacer de cada uno de ellos, y de cuanto aportan a tus reflexiones.
    Personalmente nunca opino si no leo, esa es mi ética. Sostengo dos blogs muy diferentes y ambos requieren su tiempo, el conocimiento de personas que estén relacionados con sus temáticas, y mantener una relación de correspondencia. Si no puedo hacerlo, porque esa otra vida que hay antes y después de los blogs, la vida personal, o la literaria, me requiere más dedicación, me aparto de ellos. Incluso aunque no sea así, es en ocasiones la saturación internauta la que me obliga a recurrir al silencio de cuando en cuando. A ese silencio que haces referencia en tu última entrada.
    Muchas gracias, como siempre, ha sido un placer leerte.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Gracias, como siempre, a ti, Isabel. Yo debería ser más consecuente con mi trabajo; del mismo modo en que lo eres tú. Debería dejar todo por los asuntos de la escritura, pero no siempre lo hago y es hace que me atrase con los trabajos. Soy muy indisciplinado y debo corregirme en ese aspecto. En cuanto al blog y al valor que le doy, en mi caso es altísimo por esas razones que expuse: me obliga a pensar mucho y a encontrar, en el mismo acto de la escritura, muchas respuestas e ideas que no hubiesen aparecido de no haber sido por el acto práctico de haberlo escrito. De allí mi agradecimiento al blog y a todos ustedes.

      Un abrazo.

      Me gusta

  12. María dice:

    Me querido Borgeano, esta vez llego como un farolillo rojo a contestar esta entrada que no me hubiera perdido por nada del mundo.
    Decirte que tu Blog es creativo, humano, interesante, enriquecedor y cariñoso, seria demasiado evidente. Por eso lo único que . te diré es que, he encontrado un amigo que más allá del océano que nos separa siente como yo siento y vibra con las cosas que yo vibro. y eso no es una cosa que resulte tan fácil. Solo es si estamos dispuestos a mirarnos en los ojos de la otra persona, pese a la distancia. Gracias, querido, por estar ahí y regalarnos los momentos que nos regalas.
    Besetes desde aquí. Un aquí que puede estar en cualquier lugar que elijamos.

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Sabes bien, María, que uno de los puntos que más disfruto de poder escribir en el blog (un punto tan importante como el que declaré en la entrada) es que en él puedo decir lo que realmente pienso, sin necesidad de maquillar la verdad o de presentarla bajo otra luz (de hecho, sé que hay personas que han dejado de visitarme o de comentar debido a alguna de mis entradas; podría nombrar ambas cosas con absoluta seguridad: a la entrada y a la persona); cosas ambas que me parecen una traición a mí mismo. Esto que acabo de decir viene a cuento porque este comentario tuyo, como el de los demás que podrás ver aquí son, precisamente, de lo que hablo en el post: el cruce rico, honesto y absolutamente sincero que hay entre nosotros. Dices “Solo es si estamos dispuestos a mirarnos en los ojos de la otra persona, pese a la distancia”. Ésa es una frase bellísima y que se ajusta a la realidad en un ciento por ciento. Es así como lo siento y me alegra que lo hayas expresado de una forma tan bonita.
      El agradecido soy y seré yo, siempre.

      Un abrazo eterno, querida, María.

      Me gusta

  13. danioska dice:

    Pues no, no voy a caer en el lugar ultracomún de alabar tu blog y echarte encima un camión de volteo lleno de flores, decir lo mucho que me gusta, lo que aprendo de ti/contigo, cómo te las ingenias para abrazar y retar al mismo tiempo. No, no voy a repetir lo que ya muchos dijeron mejor que yo (mi adorado Alberto Diéguez entre ellos, para variar).
    Mejor te digo: boludo, te me has vuelto necesarísimo y tu blog junto contigo. No te atrevas a abandonarlo porque voy a tu casa y fusil en mano te obligo a escribir de nuevo, ¿quién te crees? Ah, y tampoco se te ocurra lanzarte a otro de tus periplos que te dejan incomunicado. O, si lo vas a hacer, primero deja un buen bagaje de entradas programadas, cuestión de principios (y de finales). Carajo, hay que asumir responsabilidad de lo que uno provoca. ¿Has leído o visto Misery? Bueno, pues eso.
    Tu carcelera

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Eres tan linda… Voy a serte sincero: sabes que me he enamorado de tu país y de su gente; pero también debo reconocer que tengo muy poca tolerancia a los HdP. En estos últimos días algunos mexicanos me han tratado bastante mal y la verdad es que si hubiese tenido la oportunidad me hubiese ido al diablo. Es lo que hice en Bolivia, por ejemplo. No me gustó el trato y sólo me fui de allí. Sé que suena algo extremista, pero no puedo tolerar estas cosas. Sé, también que pagan justos por pecadores y que no es justo que un imbécil destruya lo que muchas buenas personas han construido; pero creo que todos somos un poquito así, de un modo u otro. Discúlpame, me fui por la tangente y no es justo.
      Vuelvo al centro del tema. Sabes que si bien al tocar estos temas me pongo un poco ñoño (de manera inevitable ¡ojalá pudiera hacerlo de manera más madura!), también sabes que soy absolutamente sincero. Lo que me dices en tu comentario es la imagen especular de lo que dije yo, que hemos encontrado en estos sitios una afinidad (cuando no una amistad más que sincera o a veces –me consta, he conocido casos– algo más) que excede a la idea primera de “voy a escribir algo” y nada más.
      Por cierto, sí he visto y leído Misery y si lo tuyo es una propuesta para hacer una remake, te digo que ya salgo para allá, aunque por más que busco no encuentro ni un solo pedacito de nieve…

      Reo 4422854/64

      Le gusta a 2 personas

      • danioska dice:

        Sobre los hijos de esta señora tan prolífica: los odio también, me repugnan y amargan, aquí o en Japón o en Escandinavia. Quizá en México haya una proporción mayor, no sé. Sólo espero que a punta de mezcales y abrazos se te quiten las ganas de echar por la borda al país entero que ya te cuenta como uno más de los suyos. Lo dije antes y lo repito: el más mexicano de los argentinos. Por lo demás, si, empiezo a esbozar el Remake de Misery mientras me relamo los bigotes.
        Abrazos de invierno.

        Le gusta a 1 persona

  14. Veronica dice:

    Había dejado marcada esta entrada para volver sobre ella como esos libros a cuyo título asocias la palabra ¡releer! Soy una boluda con blog. Sonrío. Creo que sin blog también soy bastante boluda pero bué… Y no encuentro mejor razón para tener uno que esta red de comentarios y cariño que se entreteje, ¿no? (en buen romance santiagueño tendría que poner ‘¿que no?’ pero mi aryentain estail está cada vez más español). Ese es un pago de lujo mientras practico eso que me gusta (un poco de alpedismo y otro buen poco de escribir). Creo que el punto es: abrí el blog porque supe que con él y en él haría cuanto se me ocurriese y lo continué por la magia de sus visitantes. Es una maravilla que ‘nos’ pasa.

    Vos ya tenés mi cariño. Le sumo la exigencia (¡sí! me da por ponerme brava) ¿pedido?: Presentá el libro por aquí (Argentina)

    Beso.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Ojalá, Veronica, nuestra “boludez” fuese más inclusiva o expansiva. Seamos inmodestos, si vamos a boludear hagámoslo como lo hacemos nosotros, creciendo, compartiendo, alimentando, abriendo. No es poca cosa ser receptivos a estos aspectos de la vida que son los que realmente valen y nos empujan en la dirección correcta. Creo que yo escribiría y tendría un blog aun cuando nadie me leyera; de todos modos, en algunos momentos los he abandonado un poco o, lisa y llanamente, los he abandonado; pero luego vuelvo a ellos como si de una necesidad impostergable se tratase. Claro, cuando uno empieza a cruzar ideas, pensamientos y abrazos con otros muchos, otros como vos, por ejemplo, esto toma otro cariz y la necesidad ya no es aparente, es real y profunda.
      El cariño es compartido y agradezco mucho tu optimismo con respecto a mi libro. Creo que por el momento será difícil que pueda presentarlo por allí, esta edición es pequeña y está fuera de mis manos todo lo que corresponda a los alcances de su tirada. Espero, de todos modos seguir trabajando y más adelante ver qué puede hacerse al respecto.

      Un abrazo de esos que no se empardan.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s