Las listas del supermercado literario.

Ray Bradbury

En su libro Zen en el arte de escribir, Ray Bradbury nos cuenta algunos trucos de escritura que usó a lo largo de toda su vida. Uno de esos trucos era hacer largas listas de nombres que usaba como disparadores para escribir historias o como títulos potenciales para sus relatos. «Esas listas eran meras provocaciones para que mi yo escritor emergiese a la superficie con el buen material en la mano. Era la forma de abrirme paso hasta lo que tenía en el cabeza».

Las listas que Ray usaba eran algo así:

El lago
El barco
La noche
Los grillos
El rabino
El ático
El sótano
El niño
El cruce
El carnaval
El esqueleto

No había que pensar; el asunto era escribir todo lo que se le ocurría sin detenerse un segundo. Con el tiempo Bradbury diría que es la mente intuitiva la que termina por articular todos estos nombres en un producto literario. Ray Bradbury comenzaba a ver patrones en la lista de nombres y si hacemos el ejercicio nosotros mismos veremos cómo esas listas que parecen aleatorias tienen mucho que ver con nuestro yo más íntimo. Asegura que gracias a esas listas reconoció que temía los circos y las ferias. Es un proceso de olvidar, recordar y olvidar otra vez; un proceso inconsciente. De esta forma recordó el miedo que pasó la primera vez que su madre lo llevó a la feria y lo hizo subir a un carrousel. La música de fondo, el mundo dando vueltas y los caballos le produjeron un miedo terrible. Ray no volvió a acercarse a un carrousel hasta muchos años después y cuando lo hizo fue para escribir La feria de las tinieblas. Hacer este tipo de listas, nos dice, es muy beneficioso para los escritores, es una excelente herramienta de auto-descubrimiento que sirve como punto de partida para luego escribir todo tipo de historias.

No es del todo descabellado apelar a este tipo de juegos o de formas indirectas para romper los bloqueos; a veces suelen salir ideas de los sitios menos pensados y éste es uno excelente para ello.

23 comentarios el “Las listas del supermercado literario.

  1. Gracias por esta entrada de hoy. Ya la echaba de menos. Entraré de nuevo más tarde, ahora estoy rodeado de obreros y mi mujer dando órdenes. No es lo más adecuado para escribir y tú te mereces tranquilidad.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      ¿Modificaciones domésticas? Lo siento mucho. Tengo sentimientos encontrados al respecto, me encantan porque modificiar significa avanzar, pero el proceso… Bien, espero que pase pronto. Agradezco, como siempre, tus conceptos Idelfonso; para alguien tan inseguro como yo, esas palabras me ayudan a seguir.

      Un abrazo.

      Me gusta

      • Gracias, por tu comentario. Ayer no pude hacer lo que pretendía y lo explico en http://ildefonsodiazruiz.com/2015/12/22/hoy-me-gustaria-escribir-el-manuscrito/ donde hago alusión a tu blog sin haber colocado el enlace del mismo. En cuanto a tu artículo de esta fecha, me gustó mucho. Hubiera jurado que leí el libro, pero no lo encontré en mi hoja de cálculo ni por el título ni por el nombre propio del autor ni por su apellido, de manera que ahora me veo obligado a leerlo. Supongo el lugar donde lo tuve en mis manos, una librería de la Rambla de Cataluña, de Barcelona, hace 40 años, pero al parecer no lo compré o se perdió. Ayer lo compré en libro electrónico. Y hoy (en Madrid son 4 horas más que ahí, es decir, ya las 17:52) me dispongo a leer tu entrada y hacer mi comentario y luego a escribir en mi blog, para mi te has convertido en un ejemplo. La mayoría de la gente que conozco que tienen un blog lo tienen abandonado. Como yo mismo. Claro que en mi caso está justificado, pues llevo diez; o, por mejor decir, ninguno.

        Me gusta

  2. Rosa Ave Fénix dice:

    No he leido ninguna de sus obras, reconozco que es un escritor muy bueno y conocido mundialmente, pero el estilo de sus novelas, ciencia ficción, terror, misterio, no es la clase de lectura que me atraiga más y sabiendo que es extraordinario. El sistema de las “lista de supermercado” supongo que le sirvió mucho como base de lo que quería escribir. Por desgracia -ya te lo he comentado muchas veces- no tengo ni un ápice de escritora, pero aquellos que lo hacen, tener una vaga idea por donde empezar, ha de ser bueno y lo de la lista le debió de funcionar.
    Abrazos libreros…

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Bradbury es in escritor interesante al que he leído mucho en mi adolescencia, pero poco o nada en la adultez (salvo relecturas de Farenheit 451). Tal vez sea por eso que lo considero (es muy probable que injustamente) un escritor para adolescentes. Sea como fuere, es un escritor al que puede accederse sin mayores problemas. Sus cuentos son muy atractivos y sencillos y se dejan leer con facilidad.
      Yo he usado varios métodos de estos para “romper los bloqueos” y me resultan muy útiles y entretenidos. Uno de los más sencillos es abrir un libro al azar y colocar mi índice en una página, copio las cuatro o cinco palabras del renglón que señala mi dedo y continúo desde allí, obligándome a no modificar ni una sola de esas palabras. Aunque parezca mentira funciona bastante bien.
      Por último, como te dije, a escribir se aprende escribiendo ¡Hazlo para ti! No necesitas mostrárselo a nadie…

      Un abrazo.

      Me gusta

      • Rosa Ave Fénix dice:

        Como me empujas!!!!!! te lo agradezco y me gustarìa… cuando estudiaba inglés hice muchas composiciones, algunas bastante largas, hice… dos interviews (no ne rias)… una a Henry VIII y otra a su famiosa hija Elisabet I ,..(te he dicho que no tre rias…) y por aquellos entonces se me daba bien escribir e inventar situaciones, pero el tiempo pasa… la pereza, cansancio y otras cosas, debilitan los deseos de escribir. Tengo otro bloggeador -valga la palabra- escritor inglés de cortos, ha propuesto a sus lectores o quien lo desee, que escribamos un relato de unas 2000 palabras, nos da el tema aproximado… ufff es un reto y en inglés!!!!! si quieres hacerlo, te doy la web y lo haces tu… que te parece? ahora soy yo quien te empuja! jejejeje… Él es inglés, vivió algunos años en Francia y actualmente vive en Mayote isla pequeña cerca de Madagascar… ya tienes mi reto!!!!!

        http://curtisbaussebooks.com/2015/12/22/the-book-a-break-short-story-competition/

        Me gusta

  3. Leí ese manual hace tiempo, recuerdo en su lista el tiranusaurio rex y el reloj del pueblo. En mi caso no hago lista de palabras, hago acopio de imágenes (cuadros y fotografías sobre todo) sobre las que comienzo a escribir. Las elijo porque me atrapan y me incitan, después de ellas sale en la escritura automática alguna vivencia propia. Por ejemplo, descubrí escribiendo sobre una obra de Sisley con la que soñaba que era la casa de mis abuelos, Inundación en Port Marley, con el tiempo descubrí que era una lámina que adornaba la casa de mis abuelos. Y así un montón de ejemplos. Es espectacular como aflora el pasado frente a un disparador, y como uno elige el disparador inconscientemente bajo la realidad de una vivencia almacenada en la memoria.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      ¡Precioso! Eso es genial y merece una entrada propia. Yo utilizo varios métodos para romper esos bloqueos o simplemente por jugar. Lo que dices sobre cómo aflora el pasado o –como en mi caso, que al pasado no quiero volver ni mirando fotos– cómo afloran el propio yo; las motivaciones diarias, las ideas obsesivas, los temas recurrentes. Muchas de las cosas que tengo escritas fueron comenzadas con algunos de estos “juegos” mentales.
      Es un tema interesante y que daría para muchas entradas. Recuerdo, sin ir más lejos, el frotagge de Max Ernt, Los inicios del dodecafonismo, etc. Hace muchos años me prestaron un pequeño volumen editado en Argentina que se titulaba (algo así como) “Cómo jugar y divertirse con escritores famosos”. En él se incluían los diferentes métodos que estos escritores usaban para romper los bloqueos y, a pesar del horrible título, creo que sería un muy buen texto como para un taller de creatividad.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      • Mónica L. Soler dice:

        Menos mal que has entendido mi comentario, porque ahora lo releo y qué mal redactado está. Creo que se me agolparon los pensamientos y se desparramaron de cualquier manera.

        Le gusta a 1 persona

      • Borgeano dice:

        Te entendí e, incluso, busqué el cuadro de Sisley. No te preocupes, sé que escribes bien y los comentarios son así, siempre se nos escapa algo. Releo el mío y veo que también tiene errores; así que aquí no ha pasado nada.

        Abrazo.

        Me gusta

  4. No con lista de palabras tal cual, -como ya he dicho otras veces no soy de listas-, pero un ejercicio parecido llevo a cabo, voy haciendo anotaciones de frases cortas o ideas brevísimas que luego me sirvan como arranque de un relato.

    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Claro, hay muchos métodos y muchos “juegos” aptos para romper bloqueos o como disparadores para comenzar el acto de la escritura. En mi otro blog, el que tengo abandonado por cuestiones de tiempo (El grito) lo que escribía tenía esas características: ser improvisaciones (generalmente basadas en algún juego de este tipo) y luego el de no estar corregidas (salvo los errores de tipeo, tiempos verbales, etc.). Todo es válido a la hora de despertar el acto creativo. Tu método me hizo recordar al del filósofo esloveno Slavoj Zizek; él dice que, como es muy indisciplinado, el mejor método que encontró para escribir sus libros es el siguiente: escribe las ideas que se le ocurren en fichas. Luego, cuando nota que el volumen de esas fichas es tal que la idea ya se ha expandido lo suficiente, o cuando ve que las fichas “cierran”, es decir que completan una idea central, se sienta frente a la computadora y sólo debe “llenar” los espacios entre ficha y ficha. Es decir, darle coherencia al texto, hacer legible lo que él tenía en la cabeza. Si una eminencia como él debe autoengañarse ¿qué queda para nosotros? Todo vale, siempre que seamos honestos con nosotros mismos.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  5. Parte de esos miedos de Bradbury los reflejo magistralmente en el libro “El hombre ilustrado”. A parte en este libro ya se vislumbra su “Crónicas marcianas”.
    “Zen en el arte de escribir”, lo leí hace años. Junto a todo lo que encontré en la biblioteca de mi pueblo. Hay muy buenos consejos, es didáctico y ameno. De fácil lectura. Comparto plenamente lo que escribes hoy.
    A parte, Bradbury, es uno de mis escritores fetiche.
    Yo también sigo ciertos procedimientos similares. En mi última entrada hay un poema, que básicamente escribí a retales, con una lista que escribí en los trayectos del tren.

    Un abrazo marciano.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Exacto, en “El hombre ilustrado” y también en “La feria de las tinieblas”; aunque creo que su libro de cuentos más terorísfico es “El país de octubre”; pero estoy tocando de oído y puedo equivocarme. Leí mucho a Bradbury en la adolescencia y no lo he vuelto a releer como corresponde (salvo a Farenheit 451). Me gustan mucho estos “juegos” para romper los bloqueos o como disparadores para crear (crear lo que sea) y he comprobado que producen excelente resultados.
      Sé que te debo varias visitas, Xabier; lo haré en cuanto pueda, lo prometo. Sólo te pido que no olvides que mi vida es un poco caótica en estos momentos y que no siempre tengo conexión o todo el tiempo que deseo para estar frente a la computadora (ordenador, dicen ustedes). Sin ir más lejos, mañana me iré por tiempo indeterminado (¿una semana, diez días, quince? Vaya uno a saber) a Ciudad de México y, aunque hay cíbers y demás, no sé de cuánto tiempo dispondré, ni cuñando ni cómo.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      • Descubrí a Bradbury gracias a la adaptación de Farenheit 451, por F.Truffaut, de adolescente. Después vinieron las lecturas. justo mi hija mayor me recomendó “El hombre ilustrado” en la época que leía con voracidad sus libros.
        Uno de los últimos fue el “Zen en el arte de escribir”. Me sorprendió el título. Ya sabes de mis debilidades por el Zen. Y la verdad es que colmó todas mis expectativas.
        Entiendo tu situación. Hace años pasé por una situación similar. Ahora también estoy reduciendo mi actividad en el blog. Eso sí, procuro subir escritos nuevos. Un poco como autoexigencia. Pronto empiezo al ajetreo del trabajo y ya veremos como responde el cuerpo después de la operación.
        Que vaya muy bien por México D.F.

        Un fuerte abrazo.

        Me gusta

  6. No es uno de mis escritores favoritos, pero cada uno encuentra su forma de encontrar la inspiración. Una amiga, utiliza el diccionario, busca una palabra y sobre la primera que encuentra, escribe. A mi me gusta llevar un cuadernillo en el bolsillo para anotar aquello que me viene a la mente, cuando paseo, cuando voy en el automóvil o cuando viajo en tren…
    Me gustó mucho tu entrada. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Claro, hay muchos métodos y modos para romper esos bloqueos o para disparar ideas. Yo uso uno parecido al de tu amiga: abro un libro al azar y coloco mi índice en una línea; copio las cuatro o cinco palabras que están sobre mi dedo y ése es el comienzo de mi texto. La mayor parte de esos juegos que publiqué en El Grito fueron escritos con algún juego como ese. También soy de salir con una libreta en la que anoto, escribo, dibujo, lo que sea. Me encanta ver esas caóticas páginas, debo reconocerlo, aún cuando no tengan nada de valor.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  7. Veronica dice:

    Haré listas para curar los bloqueos. Aunque mis médicos prescriben leerte mas a menudo.
    Abrazo gigante.

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      ¡Es que ése debe ser el primer punto de tu lista! ¿Ves? Todo cierra.
      Fuera de broma; debes hacer lo que sea para comenzar a trabajar de nuevo; sea cual fuere el proceso por el que estás pasando, la escritura también es terapéutica. no necesariamente debes compartir lo que escribas; tal vez sólo debas hacerlo como forma de autoconocimiento. Muchas veces escribir algo y luego tirarlo para que nadie lo lea o para que no queden registros de ellos es muy importante para uno mismo.

      Un fuerte abrazo y me alegra verte por aquí y por allí. Eso quiere decir que ya estás andando el camino.

      Le gusta a 1 persona

  8. danioska dice:

    Como Alberto, yo también tengo una libreta en la que a diario voy anotando de todo: una palabra que me gusta por su sonoridad, una textura, una idea, una imagen. Esas libretas son, por supuesto, germen de mi escritura, primero como una cadena de posibilidades y luego decantándose poco a poco. Me gusta cómo define su proceso creativo el escritor mexicano Alberto Ruy Sánchez: 1) “[…] Me veo tocándolo todo, oliéndolo todo, imaginándome a qué sabe o a qué sabría con un poco más de eneldo o azafrán o humo o sudor salado. […] Me descubro en el metro interrogando en silencio a los que van dormidos, a los que empujan por el placer microcanalla de ejercer esa violencia, a los que miran sin mirar […] Me descubro recolectando materiales de muy diversa naturaleza: imágenes sueltas, historias incompletas, texturas más que textos, sorpresas, horrores, ideas. Por alguna extraña razón me interpelan. Me gustaría llamar a este momento de mi escritura Recolección de asombros”. 2) “Me veo felizmente hundido en un caos de materiales, un torbellino fabuloso que nunca cede. Y entonces viene la obsesiva necesidad de poner unas cosas aquí y otras allá. No establecer cajones y expedientes sino dejar que mis manos y mis ojos vayan produciendo collages con los fragmentos que van tomando otro sentido al estar juntos. […] En esta etapa todo es boceto, todo es acercamiento, experimentación, proyecto interminable. A este segundo momento de mi escritura me gustaría llamarlo Laboratorio de montajes”. 3) “Mi tercer impulso de escritura sucede entretejido simultáneamente con los anteriores y se explica sólo por ellos y con ellos. Quiero llamarlo Ritual de composición. El collage de collages cambia de piel en este momento y se convierte en un objeto artesanal ritual”.
    Perdón por lo prolongado de la cita, pero me pareció que vale la pena. En efecto, coincido con los tres momentos, los vivo de manera muy similar.
    Abrazos

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Lo de las libretas es un bien compartido (¿Recuerdas mi entrada sobre ellas, hace media centuria?). Indispensables para todo aquel que gusta de jugar con las palabras o con las imágenes (las libretas de artistas a veces son más deliciosas que las obras terminadas).
      Me encantó eso de “Recolección de asombros”; y los tres puntos del proceso creativo de Alberto Ruy Sánchez son más que interesantes (en líneas generales todos pasan o pasamos por procesos similares, aunque nunca los había visto expuestos con tanta gracia).
      Y nada de disculpas, acá se agradecen las lecturas extensas cuando tienen algo para decir y tú eres de las que mejor habla. Así que nada de disculpas.

      Abrazos.

      Le gusta a 1 persona

  9. Como hagas tu lista pública “te desnudas”

    Me gusta

  10. […] Origen: Las listas del supermercado literario. […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s