El orden, según Milan Kundera (La despedida I).

ursus-wehrli

Leo La despedida, de Milan Kundera, novela despareja pero de lectura ágil, lo cual no deja de ser un valor; al menos cuando se trata de descansar entre otras lecturas más complejas. Luego de más de setenta páginas aparece un personaje secundario pero que poco a poco se transforma en uno de los más atractivos de todo el texto. Jakub es quien realiza los mejores análisis y comentarios del libro; por mucho es el personaje más complejo y rico de la novela y poco a poco su presencia se torna indispensable para su desarrollo y conclusión. Por ejemplo, poco después de su aparición salva a un perro de una brigada de ancianos que caza a cualquier animal que ande suelto (aunque tenga dueño, de hecho le quitan el perro a un niño aun cuando éste lo tenía en sus brazos, dejando al niño llorando solo en el parque) y de llevarse a ese perro a su apartamento, Jakub piensa: “¿Que impulsaba a esta gente a desempeñar su triste actividad? ¿La maldad? Seguro, pero también el ansia de orden. Porque el ansia de orden pretende convertir el mundo de los hombres en el reino de lo inorgánico, en el que todo marcha, funciona, sometido a un orden suprapersonal. El ansia de orden es al mismo tiempo ansia de muerte, porque la vida es una permanente alteración del orden. O dicho al revés: el ansia de orden es el virtuoso pretexto con el cual el odio a la gente justifica su actuación devastadora”.

Un párrafo brillante. En esas pocas palabras tenemos una síntesis de lo que fue la política del siglo XX y de lo que hoy encontramos bajo la forma de cualquier fascismo. Nada más radical que los fundamentalistas religiosos (de cualquier orden o escuela), la tradición más acendrada o lo que se autodenomina “Gran Democracia del Norte”, grupos todos que pretenden adueñarse de palabras como orden, paz, terrorismo o, directamente, bien y mal. Hay que releer el párrafo completo, aun cuando el final sea el determinante: El ansia de orden es el virtuoso pretexto con el cual el odio a la gente justifica su actuación devastadora.

6 comentarios el “El orden, según Milan Kundera (La despedida I).

  1. ¡Cuánta verdad en esa última frase! Excelente reflexión, amigo. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. danioska dice:

    Buenísima la cita y el comentario que lleva aparejado. Los odios de todos colores que nacen en las vísceras se parecen tanto entre sí.

    Le gusta a 2 personas

  3. Hoy he comenzado “La insoportable levedad del ser”. Bueno, he empezado tres libros y retomado uno. Tu comentario me hace sentirme identificado contigo y con Danioska, con quien estoy totalmente de acuerdo.
    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s