El alma de la masa, según Milan Kundera (La despedida II).

11-667x544

Sigo con otra escena (la última que subiré) de La despedida, de Milan Kundera. Jakub, para salvar al perro (del que hablé ayer) debe enfrentarse con la joven protagonista de la historia, quien trata de impedirle el paso y así lograr que los viejos lleguen hasta donde está él. Luego de vencer esa resistencia, Jacub piensa: «Pero aquella chica, aquella era su eterna derrota. Era bonita y no había aparecido en escena como perseguidora, sino como espectadora que se ha visto arrastrada por el espectáculo y se ha identificado con los que persiguen. Jakub había sentido siempre terror de que los que miraban estuvieran dispuestos a sujetarle la víctima al verdugo. Porque el verdugo se ha ido convirtiendo con el tiempo en un personaje familiar del vecindario, mientras que los perseguidos huelen de algún modo a aristocracia. El alma de la masa, que en tiempos se había sentido identificada con los míseros  perseguidos, se identifica hoy con la miseria de los perseguidores. Porque la caza al hombre es en nuestro siglo caza de privilegiados: se caza a los que leen libros o a los que tienen perro».

La novela es de 1972 pero, como suele decirse en estos casos, parece escrita para reflejar el hoy (de todos modos, bien pensado, para la historia humana cuarenta años no son tantos). «Porque el verdugo se ha ido convirtiendo con el tiempo en un personaje familiar del vecindario.» si consideramos como vecindario a las redes sociales, creo que tenemos a la gran mayoría por allí, desperdigando críticas y juicios gratuitamente a diestra y siniestra. Sí, así es, porque hoy «El alma de la masa, que en tiempos se había sentido identificada con los míseros  perseguidos, se identifica hoy con la miseria de los perseguidores».

Anuncio publicitario

9 comentarios el “El alma de la masa, según Milan Kundera (La despedida II).

  1. En menos de cincuenta años hemos perdido tanto! Y sin duda los vicios han creado monstruos.
    Fascinante esa lectura de Kundera. Gracias por darla a conocer. Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Es tan atemporal este párrafo que nos traes del libro de Kundera que da miedo y tristeza.

    Un abrazo.

    Me gusta

  3. danioska dice:

    Estoy releyendo (de a poco, entre otros cuatro libros) el Tratado de ateología de Onfray. Este pasaje dialoga bien con el que citas: «Mientras la religión permanece como asunto de uno mismo con uno mismo, se trata solamente de neurosis, psicosis y demás desequilibrios privados. Uno puede tener las perversiones que quiera en tanto no pongan en riesgo o en peligro la vida de los demás. Mi ateísmo se activa cuando la creencia particular se convierte en materia pública y, en nombre de una patología mental personal, se organiza el mundo de los demás en función de ella» (traducción mía). En este caso se refiere a creencia religiosa, pero en el fondo tanto Kundera como Onfray hablan de lo mismo: sentir que uno tiene el derecho de levantar el dedo contra los demás porque no piensan como yo. Si te digo, los seres humanos somos una cosa linda…
    Abrazos

    Le gusta a 1 persona

  4. Sí, buen reflejo del alma humana. El tiempo solo ha ido modificando el escenario, pero lo que eramos somos. No tengo expectativas con el género humano, cada vez soy más animal… eso de vivir con gatos y perros me afecta sobremanera, jajajaja… maúllo, maúllo.
    Por cierto, la frase que citas dos veces me ha hecho recordar aquella batalla dialéctica entre Proudhon y Marx; filosofía de la miseria versus miseria de la filosofía.

    Salud

    Abrazo

    Le gusta a 2 personas

  5. Sí, efectivamente. Ahí, en las redes sociales es donde más se manifiesta que “El alma de la masa, que en tiempos se había sentido identificada con los míseros perseguidos, se identifica hoy con la miseria de los perseguidores”. Contento de haber pasado por aquí y leer los comentarios de todos. Danioska me recuerda que he de añadir a los cuatro libros que estoy leyendo a un tiempo el «Tratado de ateología», de Onfray (¿De quién será mi traducción?) y Xabier Novella me hace pensar que un día de estos me doy el gustazo de releer la brevísima y divertida novela humorística de Karl Marx «Escorpión y Félix.

    Un abrazo.

    Me gusta

  6. Te he nominado a varios premios. Gracias o¡por compartir estas lecturas.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s