Nunca nadie.

tumblr_o5d3ygWIRf1sb24q7o1_1280

Se oían pasar los automóviles por la ruta que se encontraba a unos sesenta metros de la casa donde pasábamos esos días en la espera de no sabía muy bien qué (algo así como una respuesta o una decisión de ella con respecto a algo). Ella dormía a mi lado y las luces de los autos, al pasar, iluminaban la habitación durante unos pocos segundos, los cuales yo aprovechaba para verla dormir. Lo hacía casi como una niña, con una mano sobre la cara, los dedos índice y mayor sobre el puente de la nariz y el resto abierto como un abanico sobre sus mejillas. Nos habíamos dejado el uno al otro tres o cuatro veces, pero siempre volvíamos a estar juntos apenas dos días después. Ella me había mentido desde el principio y casi desde el principio yo lo noté; sin embargo no me importó en lo más mínimo. Ella no entendía cuando yo quería protegerla y yo no entendía cuando ella elegía y defendía a quienes la dañaban y criticaba duramente a quienes la querían. Todo era demasiado extraño; demasiado retorcido, demasiado imperfecto. Excepto su piel; sus labios; sus pechos; su sexo. Excepto ella y yo en esa cama o en el asiento trasero de la camioneta o en el motel de la vieja Edith. Fue una tarde cualquiera cuando tomamos conciencia de nuestra dualidad imperfecta e insoslayable: mientras sobre la almohada nuestras cabezas discutían y lloraban por turnos y se contradecían una y otra vez, nuestras piernas fueron anudándose de la manera más sutil y complicada que pueda pensarse. Nuestros brazos buscaron nuestras caderas con la plasticidad de serpientes experimentadas y, cuando al final nos dimos cuenta de lo que sucedía no pudimos menos que reír abiertamente y aprovechar la circunstancia para dejarnos ir y volver a besarnos como un principio inevitable y a volver a entregarnos al más primitivo de los placeres de esa misma inevitable manera. Ambos sabíamos que al día siguiente íbamos a lastimarnos. Ambos sabíamos que ella iba a mentirme y que yo iba a hacerme el tonto; que yo iba a decir algo inapropiado y que ella iba a criticarme por eso que yo había dicho y por otras cosas que podrían haber sucedido o no. Era una relación enferma, eso es seguro; pero aun así y a pesar de todo eso yo sentía que nadie antes tuvo nunca esa piel, esos labios, esos pechos, ese sexo; y creo que nunca nadie los tendría.

George Eastlake, A veces las abejas mueren en el aire.

Anuncios

15 comentarios el “Nunca nadie.

  1. Hay veces que no se sabe porqué nos embarcamos en estas relaciones tóxicas y permanecemos atados a ellas. O no son tóxias? Quizás lo que pasaba era que la amabas con sus imperfecciones, entre las que se contaba su costumbre de mentirte, y ella a ti con las tuyas, como cuando decías algo inapropiado. Era amor? Y quién determina si lo era o no? Bueno si os lastimábais supongo qu no lo era. Aunque a veces las parejas se lastiman sin querer con determinadas actitudes…. Era solo sexo? No lo creo.
    Este tema nos da para horas….

    Le gusta a 1 persona

  2. A veces es inevitable ese eterno coqueteo con lo que nos produce tanto placer y tanto dolor….

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Yo creo que es más habitual de lo que creemos, sólo que hay grados. En líneas generales no se llega a lo que se narra en la novela (supongo que está magnificado por razones estéticas); pero en toda pareja hay desigualdades que hacen que se sufra de una u otra manera.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. danioska dice:

    Ese coqueteo que mencionan Alberto y tú es cosa cotidiana, creo, aunque no siempre somos valientes (¿locos?) para mirarlo de frente a los ojos. Pero sí, pasa que aunque sepas que una persona te lastima y la lastimas, no se sueltan. No sé, me parece a ratos que hay cosas más fuertes que la “conveniencia”.
    Abrazos

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Mirarlo a los ojos no está mal, pero supongo que hay que ser bastante fuerte (o masoquista) para poder hacerlo. Con respecto a que hay cosas más fuertes que la “conveniencia”, sí creo que así es y no deja de ser algo interesante; al menos interesante.

      Abrazos.

      Le gusta a 1 persona

  4. elssamolina dice:

    Relaciones que se pueden explicar detalle a detalle, pero que son difíciles de entender y muy sufridas de vivir, y que por eso dejan entre el misterio su belleza que se acerca y se aleja a veces del amor,según los momentos…Besos Borgeano. Elssa Ana

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Es cierto, Elssa; a veces –en menor o mayor grado– nos toca pasar por relaciones parecidas a la de la cita; pero como muy bien destacas, “el misterio de su belleza” (perfecta expresión) las hace particularmente atractivas. Creo que eso es lo que le sucede, precisamente, al personaje.

      Beos mil, Elssa y gracias por estar aquí.

      Le gusta a 1 persona

  5. paulina810 dice:

    el amor no es el dedo con que tapar al sol, es el sol. El asunto es que puede quemar y también provoca una enorme confusión. ¿Cómo saber entonces si es amor? Si te hace ser mejor de lo que fuieste ayer. No importa si duró 20 minutos o 30 años, si fue sano o enfermo. Fue para mejor, como siempre por que simplemente es.

    Le gusta a 1 persona

  6. […] que decir palabras bonitas por pura empatía). Antes de finalizar leí el fragmento de la novela de George Eastlake que compartí hace […]

    Me gusta

  7. Amores llenos de veneno que ansiamos beber.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s