Hilando palabras.

optimismo-pesimismo2Hace un tiempo “discutíamos” con Danioska sobre la relación (y las posibles diferencias) entre la poesía y la filosofía. El germen no era tanto su objetivo último, punto sobre el cual no habría mucho que debatir; sino que todo partió desde dónde nosotros encontrábamos el placer por las palabras mismas. Mientras Danioska encontraba su mayor fuente en la poesía, yo la encontraba en la filosofía. Eso me llevó a buscar visiones ajenas sobre el ese punto y, para no extenderme mucho casi voy directo a la conclusión: La poesía y la filosofía tienen más en común de lo que tienen de diferente. El tema da para más y tal vez en algún momento le dedique su propio espacio; por ahora me voy a asunto, relacionado, de alguna manera, pero otro asunto al fin y al cabo.

El pasado sábado asistí a una maratón de lectura en el Café Nómada, de Morelia; en donde aproveché para darme un pequeño gusto. Allí leí una selección de poetas latinoamericanos (Julia Santibáñez, Freny Herrera García, Fabio Morábito, Laura Mastracchio, Washington Cucurto, Susana Thénon y algún otro que ahora se me escapa. También leí algún texto mío, pero como siempre hago en estos casos, lo atribuyo a un autor inventado; sólo por si mis amigos tienen algo que decir al respecto. De ese modo espero que lo hagan sin la presión de tener que decir palabras bonitas por pura empatía). Antes de finalizar leí el fragmento de la novela de George Eastlake que compartí hace poco.

13139314_1277225892306638_7988866247208161382_n

Aquí hice una pausa y expliqué los motivos por los cuales había elegido esos textos en particular (textos que abracaban lo erótico, la violencia, el lenguaje, el amor, la muerte, etc.). Recordé a mis oyentes aquella tarde en que la propia Julia Santibáñez, café por medio, me preguntó “cómo es que podía vivir bajo el pesimismo constante de Schopenhauer” y aquí es cuando pude por fin responder a esa pregunta. El pesimismo ha sido siempre una constante en mi vida (no me volví pesimista por haber leído a Schopenahuer; encontré en Schopenahuer las palabras exactas que exponían mis puntos de vista); pero eso no ha sido motivo para acercarme a lo negativo, a lo negro en sí; por el contrario, eso me ha hecho valorar más el valor del ahora, del momento, de la vida en todo su magnífico esplendor. Ésa fue la razón por la que elegí esos textos (sintetizados en el fragmento de la novela que mencioné antes). Por último, terminé con un ejemplo que me parece fascinante por su riqueza lógica, poética y filosófica (sí, al fin todo cerró, de una u otra manera). El fragmento que les dejo a continuación fue lo último que leí y que me parece una síntesis última de lo que quiero decir cuando me preguntan sobre la supuesta contradicción entre mi visión negativa de la vida y el hecho de estar tan apegado a ella. Pertenece al biólogo Richard Dawkins, quien lo escribió para que sea leído en su funeral y que pertenece a su libro Destejiendo el Arco Iris:

“Nosotros vamos a morir y eso nos convierte en los afortunados. Mucha gente nunca va a morir porque ellos nunca nacerán. Las posibles personas que podrían haber estado aquí en mi lugar pero que de hecho nunca verán la luz del día excede en número a los granos de arena del desierto del Sahara. Por supuesto aquellos fantasmas sin nacer incluyen poetas más importantes que Keats y científicos más importantes que Newton. Nosotros sabemos esto porque el conjunto de posibles personas permitidas por nuestro ADN excede  masivamente al conjunto de personas reales. A pesar de estas asombrosas posibilidades, somos TÚ y YO, en nuestra normalidad, los que estamos aquí. Nosotros, los pocos privilegiados que ganamos la lotería de la vida en contra de todas las probabilidades ¿Cómo nos atrevemos a lloriquear por nuestro inevitable regreso a ese estado anterior del cual la inmensa mayoría nunca ha despertado?”

Anuncios

16 comentarios el “Hilando palabras.

  1. danioska dice:

    ¿Qué esperas que responda luego de ese mazo de palabras que me descargas en la cabeza? Nada, claro, me callas la boca. Está bien, por hoy no digo más. El pasaje es impecable.
    Abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Creo que no puedes decir nada porque ambos vemos que la “supuesta diferencia” (y lo pongo entre comillas porque en realidad esa división no fue estrictamente nuestra, supongo que lo recordarás) no es tal; sólo nos faltaban algunos datos para reafirmar aquello que nos dijimos tantas veces a los largo del tiempo: que no había tanta diferencia, después de todo. Desde que conocí el pasaje de Dawkins sentí que si yo hubiese podido escribir eso en un poema hubiese considerado todo lo que escribiera después como secundario. Es perfecto, al menos en su sentido más profundo.

      Abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. Yo también soy más de filosofía, estupenda entrada. El párrafo final me recuerda mucho a mi entrada sobre las casualidades Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Me encantó esa entrada tuya. Claro, estamos hablando de lo mismo y es bueno ver que hay gente que está “en la misma onda”; sobre con respecto a temas tan profundos como el de la vida misma. Si le echas un vistazo rápido a mi blog verás que los términos “azar” y “vida” has estado relacionados muchas, muchísimas, veces.

      Un abrazo y gracias por el enlace.

      Le gusta a 1 persona

  3. Carmen dice:

    Hola Borgeano
    Me encanta esa discusión con tu amiga Danioska y me encanta
    en cuanto a la maratón de lectura es una pasada cuanto me gustaría ver algo así.
    Feliz miércoles

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      “Discutir” con Danioska es siempre algo que se disfruta y se agradece; de un modo u otro uno siempre sale enriquecido de allí. La maratón de lectura estuvo muy buena y tal vez lo que deberías hacer es organizar una. Seguramente algún café en tu ciudad acepte prestarles el sitio (ellos ganarán mucho con lo que se consuma allí) y la publicidad, ahora, es casi gratuita (facebook es ideal para ello). Un grupo de amigos que lleve, a su vez, a una o dos personas, conforma rápidamente al grupo de lectores (fíjate que, con que con media hora de lectura por persona, sólo necesitas ocho personas para completar cuatro horas, más que suficiente. Y si das unos cinco o diez minutos de descanso entre uno y otro, ya está, tienes la velada completa.
      ¡Anímate!

      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  4. “no me volví pesimista por haber leído a Schopenahuer; encontré en Schopenahuer las palabras exactas que exponían mis puntos de vista”, cuando esto sucede al leer a un autor, es ese momento de feliciana lucidez en el que puedes dar saltos de alegría porque alguien dijo exactamente lo que tu quieres expresar, y te sientes comprendido y explicado. Me encanta esa sensación. Me ocurrió, entre muchos, con Nietzsche. También con el poeta Pedro Salinas. En cuanto al debate que se generó entre Danioska y tu, realmente creo que no hay distancia entre la filosofía y la poesía. Al leer, uno digiere, y es esa digestión personal la que convierte cualquiera de ellas en alimento.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Ése, querida Mónica, es uno de los placeres mayores que nos puede deparar la lectura (sobre todo porque nos halaga en nuestro ego más básico, reconozcámoslo; pero no está nada mal eso ¿no?). Nietzsche es otro con el que compartimos experiencias, por lo que veo ¡y es que a veces ser nietzscheano es algo tan natural!
      Con respecto al “debate” con Danioska, en realidad nuestras posturas no diferían tanto, sólo es que nos faltaban argumentos sólidos como para defender una u otra postura. He encontrado bastante material al respecto y la conclusión (mía, claro) es casi definitiva: no hay mucha distancia entre una y otra disciplina. De hecho, en algún momento de nuestro debate yo dije “La filosofía es la rama científica de la literatura”, frase que le gustó mucho a la misma Danioska y que guardé para usar en algún otro momento.
      Gracias por pasar por aquí.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  5. Nunca dejes de hilar palabras. Te admiro. Gracias por permitirme estar ahí con vos. Abrazo mayúsculo.

    (Me gusta esa foto).

    Me gusta

  6. MJBeristain dice:

    Fantástica entrada, debate y participación. Gracias por permitirme estar entre vosotros. Un abrazo.

    Me gusta

  7. Maria Cano dice:

    Genial entrada que me hace reflexionar sobre la (no) diferencia entre ambos conceptos. Gracias!

    Me gusta

  8. gerafarias dice:

    Maravillosa cita de Dawkins. No la conocía. Tengo que conseguirme ese libro. Gracias por compartir.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Esa cita es perfecta; sin duda alguna. Los libros de Dawkins se consiguen en la red pero, al menos para mí; son de esos libros que prefiero leer en papel. La ideas importantes aún no las concibo fuera del papel.
      Al margen, hace un par de minutos que terminé de ver las “Love Letters To Richard Dawkins” en Youtube. Te recomiendo el video, sé que te vas a divertir.

      Un abrazo.

      Me gusta

      • gerafarias dice:

        Oh, sí lo he visto. Divertidísimo. Yo conocí a Dawkins por su documental de “The God Delusion” y a partir de ahí he visto casi todas sus entrevistas y conferencias en YouTube. Imperdible.

        Le gusta a 1 persona

  9. Es impresionante.

    Estoy totalmente de acuerdo con la palabras de Dawkins. Pero querría puntuar que se ofrece una visión positiva de los que “ganan la lotería”, los que viven; los llamados “afortunados”. Sin embargo, debemos tener en cuenta que no siempre los que terminan viniendo al mundo son los realmente afortunados. Considero que muchos estarán deseando que llegue el final por la vida que les ha tocado vivir. Es realmente cuestionable el permitir que alguien nuevo nazca en este mundo, tan echado a perder. Por ello siempre he visto como un acto egoísta el tener hijos.
    Una entrada espectacular y que da para una charla bastante larga llena de debates más que interesantes.

    Me encanta tu blog!

    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Claro que sí, el tema da para mucho. Soy un convencido de la muerte voluntaria, y parece que en esto también coincidimos. Es un tema delicado, sin duda alguna, pero como bien dices, esta vida no es tan positiva para todos. De todas maneras, en un primer momento podría decirse que la vida posee un valor en sí; luego debemos ver cada caso en particular.
      Me alegra que el sitio sea de tu agrado.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s