Hombres así.

Peter Norman 02

Cuando los negros eran tratados como basura en EE.UU., dos velocistas americanos levantaron el puño en el podio de los Juegos Olímpicos de México 1968 reivindicando la aplicación de los derechos humanos para los negros en su país. Fueron expulsados inmediatamente, su carrera deportiva terminó, recibieron amenazas de muerte y terminaron uno de lavacoches en Texas y el otro de estibador en el puerto de Nueva York. Fue gracias a gente valiente como ellos que la segregación racial en EEUU retrocedió un poco.

Pero la historia del blanco de la foto es menos conocida y es digna de una película. Es australiano, se llamaba Peter Norman y fue medalla de plata en esa carrera. Yo pensaba que estaba ajeno a la movida que se montó detrás de él pero no es así. Los dos americanos le explicaron lo que iban a hacer y que le parecía. Norman contestó: “Creo que todo hombre tiene derecho a beber la misma agua. Creo en lo que creen ustedes”. Y a continuación señaló el distintivo de la lucha de los negros (la pegatina redonda blanca que se ve en la foto) y preguntó si tenían uno para él. De esa forma mostró su solidaridad con la lucha de los negros.

Las consecuencias para el australiano fueron terribles.

Peter Norman 04

Fue condenado al ostracismo. No sólo se le hizo difícil seguir corriendo; tampoco conseguía quién le diera trabajo. Repetidas veces lo invitaron a pedir perdón por el episodio de México, pero él se negó y siguió entrenando por sus propios medios y logrando tiempos superiores a sus rivales. En los cuatro años siguientes batió trece veces la marca de calificación en los 200 metros para ir a los juegos Olimpícos de Munich en 1972, pero no lo convocaron al equipo nacional y, por primera vez en la historia de los Juegos, Australia no tuvo sprinter en las finales de 100 y 200 metros. Norman intentó dedicarse al fútbol australiano profesional pero una lesión en el tendón de Aquiles lo puso al borde de perder la pierna por gangrena. Se hizo adicto a los calmantes que le recetaban, luego alcohólico, luego se recuperó y empezó a militar en el sindicalismo y trabajar en una carnicería. Usaba su medalla olímpica para trabar la puerta de su departamento.

Peter Norman 03

Cuando se anunció que Australia organizaría los Juegos en el 2000, se ilusionó con que lo incluyeran en los festejos. Los organizadores de Sydney invitaron a todos los medallistas olímpicos australianos a desfilar el día de la inauguración, pero a Norman no sólo lo excluyeron del desfile: ni siquiera le mandaron entradas para ir al estadio. Era el mejor velocista de la historia australiana pero no existía. Incluso en la estatua que se había erigido en el campus de San José, California, conmemorando aquel podio de México 68, el segundo lugar estaba vacío.

Peter Norman 01

Cuando murió en el 2006, los dos ex velocistas americanos viajaron hasta Melbourne y llevaron su féretro. La banda que acompañaba el cortejo tocaba “Carrozas de fuego”.

21 comentarios el “Hombres así.

  1. Impresionante. Intuía yo, tan solo por las fotografías, que me iba a gustar y, efectivamente así ha sido. Una lectura estupenda para empezar el día. Gracias por la entrada.
    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Gracias a ti por pasar por aquí Ildefonso (sé que tengo una deuda contigo por allí; siento haberme atrasado tanto. mis disculpas). El “caso” Peter Norman es digno de ser promovido, sin duda.

      Saludos.

      Me gusta

  2. El mundo se dignifica por gente como Peter Norman

    Le gusta a 1 persona

  3. Tremenda historia, totalmente desconocida por mí y creo que por la inmensa mayoría de la gente.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  4. Noe dice:

    Interesante e impactante historia! Si no te importa y me das permiso, la compartiré en mi blog!

    Le gusta a 1 persona

  5. Precioso. Que hermoso es el ser humano y que terrible a la vez. Los sentimientos que conmueve son los bellos y los que indignan son los crueles. Me parece inexplicable que prevalezca la crueldad humana en la construcción del mundo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Tal vez si promocionáramos más estas historias las cosas podrían cambiar, aunque sea poco a poco. Esta idea de compartir estas historias (sobre todo con los jóvenes) no es del todo descabellada, me animo a decir. Vivimos rodeados de miles de ejemplos de imbéciles exitosos o de canallas elevados a la categoría de ídolos. Tal vez si les enseñáramos a los jóvenes que hay algo que se llama ética y compromiso y que ello conlleva en sí mismo un mérito, las cosas, repito, poco a poco puedan mejorar.

      Un abrazo.

      Le gusta a 2 personas

  6. MJBeristain dice:

    Me has dejado impresionada. Desconocía la historia. Podía imaginarme (?) el desenlace “cruel” de los dos negros pero el “premio” a la valentía de Norman como dice Mónica… es inexpicable incluso a nivel de “derechos humanos”. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Es una historia fortísima, no cabe duda. No dejo de preguntarme cuántas otras como ésta permanecerán anónimas, sin publicidad, sin darse a conocer. Los buenos ejemplos no llenan las páginas de los periódicos.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  7. danioska dice:

    No tenía idea, impresionante historia. Es que este redondo mundo depara cada sorpresa. Y una vez muerto ¿alguien en Australia lo ha reivindicado? Porque eso sí, habrá que ver lo buenos que somos para pedir perdón cuando ya no se puede hacer nada…
    Abazos

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Muy buen punto, D; como siempre. Somos excelentes para pedir perdón cuando ya es tarde y no parece que eso vaya a cambiar. Desconozco si Norman fue reivindicado, pero lo dudo. Hay ocasiones en donde la vergüenza es mayor que la justicia; si lo reivindicaran ahora Peter Norman sería un ejemplo que daría la vuelta al globo y esos ejemplos no son lo que el poder quiere.

      Abrazos.

      Le gusta a 1 persona

  8. biblioteca62 dice:

    ¡Wow, qué historia nos has traído, Borgeano! Me emocionó profundamente. Te agradezco este post, por guardar la memoria de estos deportistas excepcionales y porque es un homenaje a la integridad y la dignidad humanas. Besotes 🙂

    Me gusta

  9. Noe dice:

    Reblogueó esto en El Rincón de Noey comentado:
    Comparto esta gran historia contada por Borgeano, quien tiene un blog muy interesante y divulgativo!

    Me gusta

  10. No tenía idea de esta historia, aún viviendo en Estados Unidos. Gracias por exponerla. Sin duda hay seres humanos que se comportan como doble animales, frente a otros seres humanos.. Te mando mi abrazo fuerte.

    Le gusta a 1 persona

  11. Emocionante, triste, cruel y aún así decimos llamarnos humanidad.

    Le gusta a 1 persona

  12. cristinafra dice:

    Impresionante historia y parece mentira que ocurran estos hechos en particular en una nación que dice que es garante de la libertad y que lucha por ella, mira para otra parte cuando se trata de sus ciudadanos, solo por tener diferente color de piel cultura y machaca a los que le demuestra donde hay que poner la mirada.
    Fantástica y triste entrada
    Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      No debemos olvidar que el poder de la propaganda es demasiado vasto y generalizado. Cuando esa nación de la que hablas se destaca como “garante de la libertad”, entre otras bellezas igual de mentirosas, lo hace desde la mera propaganda, nunca desde el acto de justicia en sí. La historia que destaco en esta entrada es un ejemplo de ello. Por un lado la realidad, por el otro, las películas de Hollywood.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s