Polaroids IV

GpdTBgg0Lp8

XI.

Veo su cuerpo reflejado en verbos y noto cuánto la echo de menos. Recuerdo que le dije que más la imaginaba reflejada en adjetivos y ella me dijo que esperaba un texto mío sobre eso: el reflejo de su imagen adjetivada. Claro está, nunca pude escribirlo; me resulta imposible por impericia o ―y prefiero pensar que esta es la verdadera razón―, porque no se puede crear nada estético, nada bello con tantas restricciones. Pero vuelvo a mirar la imagen y veo que no es necesario hacer nada; ella está allí, reflejada en verbos y eso es suficiente. Veo en esa imagen todo lo que es necesario ver: lo bello, lo estético y, también, cuánto la echo de menos.

XII.

El mar es un mar de invierno; las playas permanecen solitarias casi diez meses al año y para visitarlas hay que ir con demasiado abrigo; apenas visible el rostro y a veces las manos, aunque sólo a veces. El sol permanece alto, pero es un sol frío, sólo brillo segador que no alimenta. Creo que nadie camina por esas playas solitarias porque hacerlo es sentirse como un grano de arena más en esa costa interminable. Soy de los pocos que disfruta hacerlo; y cuando nos cruzamos con otro solitario -en las raras ocasiones en que eso sucede- solemos desviar educadamente nuestras miradas.

XIII.

La rosa permanece inmóvil en su vaso de vidrio. Está allí para ser observada como si fuese un proyecto científico. ¿La poesía como proyecto científico? Vaya contradicción. Aun así, ahí está; quieta pero no humilde. La rosa que observo tiene en toda ella a las rosas que antes fueron; incluso aquellas que nadie vio o tocó de verdad: Saint-Exupéry, Wilde, Quevedo, Borges, Milton, Lorca. Incluso  yo alguna vez intenté un verso o una definición: una rosa es pura abstracción hasta que un hombre decide que no lo es; pero como ya sabemos, una rosa es una rosa es una rosa es una rosa y ya nunca podremos salir de ese círculo.

Anuncios

2 comentarios el “Polaroids IV

  1. Maria Cano dice:

    Me encanta!
    Precioso:)

    Me gusta

  2. danioska dice:

    Ay, los adjetivos. Y los verbos. Y los que falta inventar para poder decir todas las cosas por las que vale la pena estar vivos. Precioso texto.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s