Sincretismos a la mexicana II

dscn2485

Hace poco hablé sobre la sorprendente capacidad de la que hacen gala los mexicanos a la hora de mezclar ideas, conceptos, culturas. La muerte es uno de esos temas y la especial relación que tienen con ella es también lo toqué en su momento (en noviembre, cuando se celebró la festividad del Día de Muertos). Esta particular relación de este país con la muerte les permite cosas que a otras culturas les sabría a curiosidad o, incluso, a cierta cercana exposición de mal gusto o de trato inadecuado. En mi caso particular me muevo más por el primero de los carriles; por fortuna mi curiosidad hace que vea todo con una mirada amplia y que jamás juzga a aquello que es diferente como un error. Por otra parte, sé que la muerte es un tema tabú para muchas personas o para muchas culturas, así que ir por caminando tranquilamente por una calle cualquiera y ver un negocio donde se venden ataúdes y éstos se exponen como si fuesen prendas de vestir en una vidriera no debe ser fácil de digerir para unos cuantos. Tampoco sería muy bien visto que una funeraria utilizara el humor para promocionarse, pero eso es lo que encontré en esta ciudad (me disculpo de antemano por la calidad de las fotos; las tomé apresuradamente y desde el punto donde me encontrara en ese momento; la cuestión era no perder la sam_6700ocasión de grabar esas imágenes). “Mamá, mamá ¿puedo jugar con
el abuelo? Bueno, pero luego lo vuelves a enterrar” Tú ríes, nosotros nos preocupamos. Funerales Santa Cruz
. O también: “El preventivo informa: cae una bomba en un cementerio. El saldo: cero heridos, todos muertos. Tú ríes, nosotros nos preocupamos. Funerales Santa Cruz”. Estos dos casos, como pueden ver, se encuentran en la parte trasera de dos transportes públicos; pero la empresa Santa Cruz también se promociona con carteles sobre las autopistas (ya pueden imaginarse los textos en esos casos).

La muerte, ese gran tema filosófico, esa gran incógnita humana. ¿Es correcto usar este tema de este modo? ¿Molesta a alguien o no? Yo, debo reconocerlo, lo tomo con humor; pero creo que sólo lo hago ahora, en este momento; tal vez mañana no me resulte tan gracioso.

Anuncios

5 comentarios el “Sincretismos a la mexicana II

  1. Me encanta el humor mexicano, es una forma de ser, única en el mundo y el cantinflear que no existe en ninguna parte. Mi primer encuentro con México fue en California, y hablaba con los mexicanos y después de estar una hora hablando me preguntaba ¿Y qué me han dicho? Me costó adaptarme, pero después los adoré de por vida. Y no sólo me hicieron pensar, también querer sus costumbres, su forma de ser de hablar, su ingenio. Me ha encantado tu reflexión y sí, en pocos lugares se admite y se dialoga con la muerte tan en broma… Y para ello se necesita mucho valor y mucha creatividad e ingenio popular. Un fuerte abrazo, amigo. Feliz día!!!

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Yo llevo dos años aquí y todavía hay puntos que me cuesta asimilar, otros me cuesta entender y otros más me cuestan comprenderlos. Diversos grados de desconcierto, como verás. El tema de los mexicanos en California me suena parecido a lo que me sucedió a mí con los cubanos en Miami ¿Serán así realmente los cubanos con respecto a los que quedaron en la isla o los mexicanos que habitan su suelo natal? Creo que el entorno (y más el entorno tan fuerte de los Estados Unidos) modifica las condiciones de vida y, por ende, el pensamiento. De todos modos, aun cuando a veces deba hacer “fuerza” frente a una situación en particular (el lenguaje y la comida son dos de esos puntos) compartir con esta gente una parte de mi vida es algo que agradezco al destino o al azar.

      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. Poli Impelli dice:

    Qué bueno. Me recuerda a mis viajes por la India, en donde caminas por las calles y están “adornando” a un muerto con adoración y sin pesar, más bien preparándolo en las calles para ser despedido con ceremonias típicas que glorifican “el paso a la otra vida”. De otras culturas se aprende; algunos aceptan, otros no, como bien dices.
    Yo no sé qué es correcto y qué no. Sólo sé que lo que es “nuestro” vale oro, y eso es de ellos. Y si el humor les vale, que lo contagien.
    Un gran abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Uno de los aspectos más interesantes y bellos de visitar culturas disímiles a las nuestras de nacimiento es, precisamente, ver cómo trabajan estos temas que también son fundamentales para la humanidad toda. Ya no estamos hablando aquí de una comida o un sabor más o menos; sino de algo que es la base filosófica de toda la humanidad.
      Como bien dices, uno ya no sabe qué es lo correcto y qué no (tal vez no haya nada que sea “correcto” per se ¿no?).

      Un abrazo y gracias por estar aquí.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s