Proyecto de autobiografía

aa9953b43fd1008ba89769cfd0a6806e

Cuando encontré este libro me di cuenta de que así creo que así sería mi autobiografía (y eso si tuviera el derecho, alguna vez, a escribir una autobiografía). ¿Qué es lo que lleva a la gente a suponer que sus vidas son tan interesantes como para dejar por escrito lo que hicieron mientras estaban sobre esta bendita pero también pasajera Tierra? No sé cuál es el porcentaje de personas inteligentes sobre este planeta, pero lo que sí sé es que ese número es ampliamente superado por los que se consideran dignos de quedar en el recuerdo o, pero aún, de vivir para siempre, como si su presencia marcara una diferencia sustancial en la historia humana. De allí que la gran mayoría prefiera creer en un más allá donde ellos habitarán por los siglos de los siglos y un poco más. La verdad es que imagino un cielo lleno de gente sin nada que decir pero satisfechos de estar en ese lugar. La cuestión es estar; llenos de autosuficiencia y soberbio orgullo.

Ese Bla, bla bla que vi en el libro me parece la síntesis de toda vida. Eso es lo que fuimos, lo que somos y lo que seremos; y quien vea en ello una visión pesimista también está equivocado, por cierto. El Bla bla bla es el ruido de fondo que hace nuestra vida en los oídos de los demás o es el ruido que la vida de los demás hace en el nuestro; pero eso no significa que esos monosílabos estén vacíos en nuestra propia vida. Ésa es la pequeña enorme distinción. Llenar nuestros días con Bla bla bla plenos de sentido, aun cuando nadie más los entienda. Y cuando nos toque irnos de aquí, que los demás lean esa página sin entender absolutamente nada ¿Qué puede importarnos eso?

Anuncios

18 comentarios el “Proyecto de autobiografía

  1. luluviajera dice:

    Claro. Pudiera parecer que para muchos la vida es algo así como estar plasmando autobiografías de su vida. Cuando la vida de uno es tan corta… Lo que más importa es vivirla para ti, sin tanto bla bla bla. Sólo se deja huellas para aquellos que en verdad han apreciado la vida de uno.

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Sí, creo que por ahí va el asunto, “vivirla para uno mismo, sin tanto bla bla”; creo que has captado la idea central del texto. Sé que no suena muy optimista, pero si se rasca un poco la superficie puede verse que no es así en absoluto.

      Un abrazo.

      Me gusta

  2. Llevas mucha razón. También es cierto que muchos escritores, críticos, y gente del mundo literario opinan que en los libros siempre dejamos parte de nuestra biografía personal… así, un poco camuflada, o bien egocéntrica. Pero tomémoslo con humor, la vida son cuatro días… bla bla?

    Un abrazo

    Le gusta a 3 personas

    • Borgeano dice:

      Mi intención, nunca del todo bien expresada (lo que suele ocurrirme a menudo cuando, como en este caso, escribo directamente en el blog) es la de considerar a la vida humana dentro del marco más amplio de lo que es el tiempo visto en su totalidad; es decir, integrada a lo que la historia del universo es. En ese caso nada tiene sentido, al menos como consideración antropocéntrica; sin embargo, sí tiene sentido cuando la encuadramos en lo que nos rodea: nuestros seres queridos y nuestro tiempo presente. Eso es todo lo que quise decir y que debería haber dicho de mejor manera.

      Un abrazo.
      P.S.: Por cierto, lo de Umbral es un clásico. Aún no me decido si aplaudirlo o rechazarlo; todo depende del día en que me encuentre.

      Me gusta

  3. Interesante, muy interesante. Y muy lógica tu postura, Ahora bien, podría verse además desde otra perspectiva: Yo, lectora, compro tu libro. Lo abro con gran expectativa y entusiasmo. Quiero saber de vos, autor, de tu vida y de tus logros; en cambio, sólo veo una página de puros blabláes -tomen nota directivos de la RAE- Ante tal paisaje podría reaccionar de maneras diversas: tomarlo como una tonada de humor (según de qué genero se trate del libro) o como un “qué te importa” por parte del escritor o, tal vez, hasta podría sentirlo como una falta de valoración. No pensaría (yo, ser inteligente) que se trata de un acto de humildad sino más bien de un accionar de disimulada soberbia. Agrego además ¿por qué no considerarse digno de quedar en el recuerdo de alguien o algunos? (aclaro que no dije “todos” porque eso sí que sería orgullo de la más pura calidad). Si a lo largo de la historia se han perpetuado nombres de quienes cometieron terribles actos de locura y violencia ¿por qué deberían perdurar los de unos pocos que han logrado cambiar el curso de la vida de otros con sus letras? Ya lo sé, todo es vanidad de vanidades… Todos hacemos ruido y ruidos, a veces de buena calidad y otras… dejálo ahí. Pero si yo compro el libro de un autor necesito saber de su vida. ¿Por qué? Porque es un modo de conectar y de comprender porqué escribió lo que escribió.

    Desear vivir después de muerto en el recuerdo de alguien o algunos (si se trata de un buen recuerdo, obvio) no me parece soberbio. Creo que si buscamos hacer de nuestra vida algo que valga la pena, porque lo hicimos con el alma y la sangre, no sólo por uno sino también por otros, somos dignos de ser recordados. Coincido en los blabláes plenos de sentido pero ambiciono más que eso. Más monosílabos, más verbos, más complejidad.

    Puede percibirse la autobiografía de la imagen como un acto de genialidad, como un gesto de humildad (¿quién soy yo para…?) pero ojo, también puede ser visto de mil maneras (cristales hay muchos).

    Por lo pronto, amigo bienquerido, si compro un libro tuyo no me decepciones: quiero leer tu autobiografía completa, porque te considero digno de ser leído y recordado.

    ¡Me encantó tu entrada!

    Abrazo mayúsculo.

    Le gusta a 4 personas

    • Borgeano dice:

      El tema, por impericia mía, no quedó todo lo claro que hubiese debido. Claro que en líneas generales estoy de acuerdo contigo, pero eso es precisamente lo que digo al final de la entrada (insisto, el error o la torpeza fue mía). El asunto sería más o menos así: la vida humana, dentro del marco de lo que es el tiempo en sí o dentro del marco de la historia del universo, no tiene ningún sentido ni ningún peso; por eso, pretender que nuestra vida tiene alguna importancia es una estupidez. Ahora, vista dentro del marco de nuestra propia vida, ésta es un milagro maravilloso y sí tiene sentido y valor. Sí tiene sentido y valor para quienes nos rodean –en un primer momento y de un modo directo– y para quienes nos rodean sin conocernos personalmente pero a quienes podemos llegar a tocar, de alguna manera. No hablemos de nosotros, sino de esas personas que podemos poner como ejemplo (y sobre las cuales cada uno tendrá su propia lista): digamos un Picasso, un Einstein, un Piazzolla; claro que acceder a sus biografías puede tener un profundo e importante sentido para nosotros, pero insisto en que eso es válido porque nos estamos manejando dentro del marco de nuestras propias vidas, si las ponemos en el contexto de un marco mayor, tal como el del universo en sí, nada de eso es importante. En síntesis, lo que quiero decir es que la vida carece de todo sentido, pero que debemos vivirla –por nosotros y por quienes nos rodean– como si ésta incluyera todo el sentido del mundo. Vivirla, valorarla, dignificarla, eso es lo único que tiene sentido.

      Abrazos mayúsculos y minúsculos.

      Me gusta

  4. elssamolina dice:

    Para escribir una biografía atractiva debe tener humor y genialidad ,regalar esos puntos positivos que hagan del escritor alguien a quien admirar por sus obras ,por su estilo y sencillez. Algo así como tender la mano abierta al lector para que la vida del escritor nos inunde de esa imagen a seguir en ciertos pensamientos…pero con sinceridad. El bla bla bla esta bien siempre que deje estelas en el camino de la vida. Por eso me gusta comunicarme contigo, mi amigo Borgeano. Me encanta como escribes .Besos y abrazos. Elssa Ana

    Le gusta a 3 personas

  5. Contar de mi, cantar lo feliz que soy o que fui, decir lo que me de la gana, mentir como muchos hacen hablando de sí mismos, y lanzar a los cuatro vientos el bla bla bla… pues es cuestión de gustos, que nadie se quede con las ganas. Creo que hay demasiados libros que no se leen porque a muy poca gente le importa ni lo que dices ni quien eres. Aún así vamos haciendo nuestra pequeña obra, porque nos gusta, y a veces nos sorprende que alguien se interese por nuestra vida. Pero cuando sabemos que todo es muy breve, que incluso sabiendo que estos cincuenta, ochenta, cien años como mucho, que podemos vivir, no es más que un soplo en el tiempo de este espacio, de momento, habitable… Pues la verdad que dejar escrita nuestra vida como que no va a interesar… tendríamos que resumirla asequible al WhatsApp.
    Pero el tema que tratas hoy Borgeano, amigo, es apasionante. Y da para pensar y debatir.
    Gracias. Mi abrazo enorme.

    Le gusta a 1 persona

  6. Borgeano dice:

    Sí, sí… tienes razón y estoy de acuerdo con eso, Julie; que nadie se quede con las ganas, sí. Sólo apuntaba a que debemos ser conscientes de que si bien tenemos el derecho a hablar de nosotros (sobre todo, insisto, como hice en los otros comentarios, con quienes nos rodean), eso implica la obligación de ser dignos de ese hablar y también el de ser conscientes de nuestra finitud y de nuestra insignificancia. Al menos para poner las cosas dentro de un marco de lógica y buen gusto. Claro que quienes escribimos dejamos un rastro de nosotros mismos en cada palabra, eso es parte de una autobiografía, tal vez, involuntaria; pero prefiero a aquellos que lo hacen con humildad a quienes se creen la cereza del postre por una razón a la larga trivial.
    Me hizo reír mucho tu referencia a las biografías asequibles al whatssapp; quién sabe, tal vez sólo eso sea lo que vaya a quedar.

    Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  7. Genial entrada. No apta para los que sacan a diario brillo a su ego.
    Yo estoy convencida de que no somos trascendente, que solo somos «bla, bla, bla, bla», como tu dices.
    O como dice aquella canción:
    «Soy un accidente,
    un error de medida.
    Un viajero de barro
    que se lleva la corriente…»

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      ¡Un soplo de aire fresco! ¡Encontré a alguien que me comprendió cabalmente! No quiero criticar a los demás amigos que por aquí han pasado, pero la mayoría tomó el tema de las autobiografías de manera tajante y directa, cuando lo que yo quise fue usar ese tópico como punto de partida para una reflexión personal sobre lo que significa la vida en sí. Tú fuiste quien dio en el clavo de manera terminante ¡Gracias por ello!
      Estamos de acuerdo, no somos trascendentes y sería ridículo el pretender serlo; pero de todos modos debemos vivir –al menos en cuanto a los seres que nos rodean: padres, hermanos, hijos, amigos (incluidos los virtuales), etc.– como si lo fuéramos. Es algo casi paradójico, pero creo fervientemente que así es. No somos nada (dentro de la historia universal), pero somos todo para quienes nos quieren. ¿Quedar en la historia? Eso es ridículo. ¿Quedar en el corazón de un ser querido? ¡Eso sí que es importante!

      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 2 personas

  8. Personalmente doy gracias a todos aquéllos grandes que tuvieron a bien dar fe -de su propia mano y tinta- de su vida o de acontecimientos importantes de su vida.
    Sobre mi mesilla de noche descansa en este momento un libro casi deshojado de Ramón y Cajal, de tantas veces que lo he leído.

    Pero es bien cierto que las librerías están llenas de biografías que no merecen lugar en sus estanterías, producto de los marketing más feroces, y que sin embargo les dan un lugar destacado y se venden como si fueran golosinas.

    Viví una anécdota con un librero en una importante (por grande) librería. Buscaba libros de poesía. Al no encontrarlos pregunté en que lugar los tenían. La contestación fue: “No tengo espacio para la poesía” (y cómo no, le contesté molesta y publiqué un artículo al respecto con ese título).
    Gracias por tu artículo y dar pie a este importante asunto a debatir.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Lo que dices del espacio para la poesía me sucedió aquí, en Morelia; desde hace un tiempo estoy recopilando información sobre las traducciones de Baudelaire, y en una librería en particular me dieron exactamente esa respuesta. En otras, donde al menos parecían tener un poco más de vergüenza propia, me dijeron cosas como “estamos remodelando y por ahora tenemos muy poca poesía” o similares.
      Con respecto a las biografías o autobiografías en sí, mi idea iba más por el lado de la humildad con que debería ser encarada toda vida; tanto la de los grandes personajes como las de los pequeños. Creo que dentro del marco general de lo que es la historia humana o, más aún, de la historia universal, nuestras vidas son tan diminutas que podríamos decir que son inexistentes; es desde allí, entonces desde donde deberíamos partir. Es sólo una mirada filosófica y tangencial sobre el tema, lejos de mi la idea de ponerme en juez de quién debe o no debe escribir sus memorias.

      Un fuerte abrazo y gracias por tus palabras.

      Le gusta a 1 persona

  9. Eso de contar lo que hacemos, lo que queremos, lo que comemos, algo así como un “Gran Hermano” que nos muestra lo que pretendemos dar a conocer y hacer público para que se vea “lo guay” que somos…, eso es lamentable. Las biografías de personas que hicieron algo realmente importante (descubrir algo para la Humanidad) o cuyos pensamientos nos “alumbran”, eso SI que es una biografía.

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s