Huasca de Ocampo, pueblo de duendes.

huasca-revista-travesias

Foto: Revista Travesías

Hace poco tuve la oportunidad de visitar Huasca de Ocampo, uno de los ciento once pueblos mágicos de México y el que se encuentra más cercano al Geoparque Comarca Minera, más conocido como Los Prismas, por la particular formación rocosa que se encuentra en él. El pueblo es conocido por ser un centro de aparición más o menos constante de duendes, según nos dicen y según vemos en los muchos puestos que se encuentran a lo largo de la calle principal y que se dedican a vender todo tipo de recuerdos de estos pequeños y esquivos seres. El taxista que nos llevó era uno de los fervientes creyentes en ellos aunque, según nos dijo, nunca había visto uno con sus propios ojos. De todos modos, para él era prueba suficiente el hecho de que muchas personas aseguraran

colas-de-caballo

Colas de caballos trenzadas

haberlos visto y, sobre todo —una prueba directa, según él— era haber visto trenzas en la cola o en las crines de los caballos. Mientras conducía no paraba de hablarnos de ellos y de contarnos anécdotas, hasta que llegó a una que nos dejó helados no tanto por lo que contenía con respecto a los duendes, sino por la tranquilidad con que nos la contó y algunos detalles laterales. La historia era, palabra más palabra menos, algo así: “[…] en aquellos tiempos los bailes no se llamaban bailes, sino fandangos, y había un hombre al que le gustaba tocar la guitarra y que era muy aficionado a ellos. Un día le pide a la mujer que le tenga la ropa planchada para ir al fandango. La mujer, por los quehaceres de la casa, no llegó a plancharle la ropa (en esa época para planchar había que calentar carbón y cuando estaba rojo ponerlo dentro de la plancha… ¿sabe?) y el hombre entonces se enojó; le gritó a la mujer, le dio su golpiza y se puso la ropa así nomás. Para llegar al pueblo tenía que cruzar parte del bosque y un arroyo, y allí se encontró con un grupo de lo que él pensó que eran muchachitos que se le cruzaban entre las piernas y que lo querían hacer caer. Él quiso darle unos golpes pero no pudo porque se le escapaban. Como sea, empezó a recibir golpes de todos lados… ¡No eran niños, eran duendes! Y lo dejaron maltrecho, con toda la camisa llena de sangre… y claro, no pudo ir al baile y se volvió para la casa. ¿Se imagina usted la cara de felicidad de la mujer al verlo llegar así?

museo

Museo de los duendes

La historia de los duendes pasó a segundo plano luego de oír la expresión “le dio su golpiza” dicha con absoluta tranquilidad, como lo que era para ese hombre: algo común y corriente; algo que se da por descontado o que se supone correcto o adecuado. No es la primera vez que escucho una historia así en lo que es el interior de México. Entre las muchas historias encantadoras que he ido encontrando a lo largo y ancho de este país, cada tanto se cuela una de estas, que mueve la balanza hacia el otro lado y me recuerda que no todo es encantador y colorido; que hay otro país oculto en el primero y que aún queda mucho trabajo por hacer. La verdad, como siempre que se tratan temas humanos, parece ser dual.

Anuncios

5 comentarios el “Huasca de Ocampo, pueblo de duendes.

  1. danioska dice:

    Lo real y cotidiano para muchos es lo que otros(as) no podemos ni queremos concebir para una sola tarde. Y esos duendes…

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      A veces lo real y lo imaginario se mantienen en compartimientos estancos; otras veces se superponen de manera maravillosa. A veces todo es demasiado misterioso y a veces todo es demasiado real, pero igual de maravilloso. Otra dicotomía más que nos embarga sin que podamos evitarlo.

      Abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. Bien, tuvo su merecido aunque fuera con la ayuda de los duendes. ¿No crees? Saludos

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s