¡Resistan! (Después de no pensar demasiado)

c2n_wytweaaw5pi

No hace mucho hablé sobre las deficiencias de las democracias actuales y ahora, con el advenimiento de Donald Trump (que será todo lo que ustedes quieran, pero que ganó las elecciones legalmente), los adalides del apocalipsis están de parabienes. Lo peor es que tal vez tengan razón; al menos esta vez las probabilidades se acrecentaron de su lado. La foto con la que ilustro esta entrada la tomé de Twitter y corresponde al mismo día de la asunción Trump y, al verla, sentí que esa sola imagen sintetizaba lo que había dicho aquella vez: algo no anda bien en los sistemas democráticos actuales. ¡Nosotros somos más! ¡Resistan! Dicen el cartel arrastrado por el avión que quedó fuera de foco. ¿Pero es en serio que son más? ¿Entonces cómo es que ese tipo llegó adonde está? ¿No será porque ellos son menos pero saben moverse? ¿No será porque la mayoría se conforma con ser mayoría y pretende que las cosas se solucionen sin tener que mover un dedo, es decir, pretendiendo que todo el trabajo lo hagan los demás? Y esto vale para todos los países, claro, no es cosa ahora de sentirse un genio ante la proverbial estupidez norteamericana. Esto es un ejemplo del que debemos aprender para aplicarlo a nuestros propios países y a nuestros propios sistemas democráticos: nada se logra con la apatía, con la desidia, con el desinterés. Como bien dice el adagio popular: si quieres algo bien hecho hazlo tú; y si no lo haces pues grita y llora después, es tu derecho, pero no culpes a nadie por ello; y sobre todo, si formas parte de la mayoría, lo mejor es que hagas algo antes.

Anuncios

2 comentarios el “¡Resistan! (Después de no pensar demasiado)

  1. Javi B. dice:

    Este texto retrata la realidad de una multitud de países. Como bien dices, si son más, ¿por qué no terminan de ganar sus propuestas? Tal vez porque es mucho más cómodo quedarse en casa el día de las elecciones, que intentar hacer lo que esté en tu mano para cambiar tu país. Y ya no hablemos de intentar hacer algo el resto de los días del año.

    Muy buena entrada. Lleva a la reflexión.

    Un abrazo y buen fin de semana.

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Los puntos que se abren son muchos; aprender a votar no sólo es ir a hacerlo el día de las elecciones, sino también saber apuntar con más rigor. También, como dices, hacer algo el resto del año es aún peor; pedirle a la gente que se asocie, que participe, que trabaje en pos de un bien general es una utopía.

      Buen fin de semana para ti; un fuerte abrazo.

      Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s