Apreciación estética

joseph-vernet-night-seaport-by-moonlight

Claude-Joseph Vernet fue un pintor francés que nació y vivió en el Siglo XVIII. Pude ver un notable cuadro de él en el Museo Soumaya, en la Ciudad de México, hace poco tiempo (es el cuadro con el que ilustro esta entrada, ya que no pude encontrar ninguna imagen del que se va a hablar más adelante). Sus paisajes marinos son, tal vez, lo más conocido de su obra, pero también, alguna vez, pintó por encargo un retrato de San Jerónimo. Al respecto, Thomas Byerley y Joseph Clinton Robertson, en The Percy Anecdotes, dicen: “Vernet relata que él fue empleado una vez para pintar un paisaje, con una cueva, y San Jerónimo en ella. En consecuencia pintó el paisaje, con San Jerónimo a la entrada de la cueva. Cuando entregó el cuadro, el comprador, que no entendía nada de perspectiva, dijo: «El paisaje y el entorno están bien hechos, pero San Jerónimo no está en la cueva.» «Entiendo, señor.» Replicó Vernet. Por lo tanto tomó el cuadro y volvió la sombra más oscura, de modo que el santo pareció sentarse más adentro. El caballero tomó el cuadro; pero de nuevo le pareció que el santo no estaba lo suficientemente dentro de la cueva. Entonces Vernet borró la figura y se la dio al caballero, que pareció perfectamente satisfecho. Entonces, cada vez que recibía visitas, las cuales se mostraban extrañadas al ver el cuadro que se les mostraba, su propietario decía: «Aquí ves una pintura de Vernet, con San Jerónimo en la cueva.» «Pero no podemos ver al santo.» Solían responder los visitantes. «Discúlpenme, caballeros —contestaba el poseedor—, está allí; lo he visto parado a la entrada, y después más atrás; y estoy por lo tanto seguro de que él está en ella».

Bueno, supongo que estaremos de acuerdo en nadie podría decir lo contrario…

Anuncios

6 comentarios el “Apreciación estética

  1. Lina_Nefelibata dice:

    Vaya, me imagino a Vernet escuchando a su caprichoso cliente intentando no perder los nervios. Puede ser la razón por la que no pintara más pasajes ni a San Jerónimo… Me gustó tu post, un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Yo no dejaba de imaginar la cara de fastidio de Vernet, lo reconozco. Hay muchas anécdotas parecidas de diferentes artistas; ése es el problema cuando personas que no tienen la más mínima idea de arte (o de cualquier otra disciplina) se meten en asuntos de los que no tienen ni idea. El inefable poder del dinero es agobiante.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. Mª Yolanda Gracia López dice:

    ¡Muy bueno! ¡Ay!, los compradores de arte, muchas veces entienden de dinero, pero no siempre de arte.
    Abrazos, querido amigo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Generalmente entienden de dinero y sólo de dinero, de allí que haya algunas otras anécdotas parecidas a esta, la cual me gustó en particular por lo absurdo de la situación (además de que es el propio Vernet quien la contó). “De la red del dinero cuelgan arañas repugnantes” dijo Salvattore Quasimodo, y tenía razón.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. cristinafra dice:

    Que buena esta reflexión y lección de luz y mirada.
    Fantástica obra!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s