Por un par de monedas

ltyew1d

En el siglo I d.e.c., en Roma, se acuñaron unas raras fichas o monedas eróticas llamadas Spintriae; las cuales fueron originalmente manufacturadas con una aleación de latón y bronce. En un lado de la ficha se muestra una escena sexual —siempre un hombre con una mujer—, mientras que del otro lado se ve un número romano dentro de una corona. Los números del I a XII son comunes, mientras que los números que exceden el XIII son muy raros. En realidad no se sabe por qué se hicieron estas fichas; algunos expertos afirman que la función principal era la de ser admitidos en los burdeles y el dibujo indicaba el servicio que se recibiría. Se cree que esa representación del servicio fue hecha para superar la barrera del idioma entre los pueblos del Imperio Romano, ya que, por ejemplo, un marinero sirio que acaba de llegar a Roma sin saber una palabra en latín sabría exactamente qué esperar en base a la ilustración. Otros estudiosos dicen que eran fichas de juego especiales similares a las tarjetas eróticas contemporáneas o fichas numéricas utilizadas en algunos juegos de mesa. Estas fichas eróticas tenían un paralelo en las fichas romanas que servían como entradas de admisión al circo y los entonces “cupones de harina”. Estos últimos llevaban el retrato del emperador por un lado. Sin embargo, era impensable representar al emperador en un símbolo con motivos eróticos; y el reverso de los Spintriae lleva por lo tanto una designación numérica, tal vez el valor de la ficha. De acuerdo con la opinión actual predominante, eran en realidad fichas de servicios sexuales que se distribuían gratuitamente aunque no tan extensamente como las fichas de “pan y circo”.

Veo venir la moralina a raudales cuando se tocan estos temas. Veo ceños fruncidos y muecas de disgustos en estos tiempos de feminismo y de posturas políticamente correctas; pero ese asunto pasa por otro lado; un lado mucho menos agradable y el cual, si lo tocáramos como corresponde, haríamos que mucha, muchísima gente frunciera el ceño de verdad, sobre todo cuando los señaláramos como los verdaderos culpables de este estado de cosas. Ser moral es una cosa; parecerlo, otra; y creerse dueño de ella, es otra muy, muy distinta. Por lo pronto, dejemos todo esto en una mera curiosidad histórica.

Anuncios

12 comentarios el “Por un par de monedas

  1. Lina_Nefelibata dice:

    Lo primero que se me ha ocurrido es que eran como cromos de coleccionista que se iban adquiriendo hasta conseguir todas las posturas del kamasutra… uff… menudo salto cultural y temporal que acabo de dar… No obstante, no dejan de ser curiosas estas fichas, aunque de este tema y el imperio romano ya me lo espero todo…

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Pues no es descabellado lo que dices, Lina; lo erótico siempre fue un tema importante en la historia humana y los medios que se buscaban para coleccionarlos eran varios y variados. Bien podría ser como tú dices, es posible que sólo hayan sido acuñadas como coleccionables para personas ricas. Hasta que no se determine con exactitud para qué fueron creadas y destinadas, toda idea (salvo que sea descabelladamente loca) es válida.
      Al margen: me disculpo por la demora en responder, pero estuve fuera por poco más de una semana y recién he comenzado a ponerme al día con las entradas (las cuales había dejado programadas de antemano).

      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. Con lo interesante y lo bien que había comenzado la entrada, ¿por qué acabarlo así?

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Gracias, Mónica, y por partida doble. Por un lado me alegra que te haya gustado parte de la entrada (la más importante, al menos) y por otro lado por el tirón de orejas, el cual es más que merecido. Cuando hace más de tres décadas escribí mi primer artículo para una revista, alguien con más experiencia me preguntó por qué había aclarado en forma específica un término en el mismo texto; yo me excusé diciendo que lo había hecho por si alguien no conocía la idea, alo que esta persona me dijo (y he aquí la experiencia que se gana en un instante, la cual como vemos, también puede perderse en otro): “No, yo nunca hago eso; yo escribo para la gente que puede entenderme, quienes no, pues que aprendan” (ha pasado mucho tiempo, la idea, de todos modos, es ésa). Bien, el asunto es que aquí yo hice eso, adelantándome a posibles lecturas idiotas (las cuales nunca llegaron) fui irrespetuoso con quienes sí me entienden sin ambages. Me disculpo por la torpeza.

      Un fuerte abrazo.

      Nota al margen: Me disculpo por la demora en responder; acabo de llegar de un viaje de una semana donde no estuve conectado (las entradas las había dejado programadas) y recién ahora estoy comenzando a ponerme al día con las respuestas.

      Le gusta a 1 persona

  3. Rosa Ave Fénix dice:

    No se que debe pasar, pero en los últimos blogs y en este tampoco, veomis comentarios…¿..?

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      ¡Hola Rosa! Acabo de lelgar de viaje y veo que tengo muchos comentarios por responder pero no tantos como esperaba. Desconozco lo que está pasando en WordPress, pero los comentarios no se publican como deberían. Por una parte no eres la única que me dice que sus comentarios no se publicaron aquí; y por otra parte, alguno de mis comentarios en otros blogs tampoco se han publicado; así que seguramente hay un problema interno en el diseño de WordPress que deberán solucionar pronto.
      Espero que no pase mucho tiempo sin que podamos estar en contacto nuevamente.

      Un abrazo.

      Me gusta

  4. Rosa Ave Fénix dice:

    Quería decir “entradas”, no blogs.

    Le gusta a 1 persona

  5. cristinafra dice:

    Muy curiosas estas monedas, me has hecho recordar mi visita a Pompeya, recorriendo sus ruinas nos llevaron hasta lo que se creía que fuera un burdel y nos hicieron fijarnos en las partes superiores de las paredes, donde aun se conservaban frescos similares de estas monedas y nos comentaron, que podían ser para poder solicitar el servicio que se quería.
    Muy curiosa esta entrada, nunca se deja de saber sobre la historia de la humanidad y sus curiosidades

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Es interesantísimo lo que cuentas de tu visita a Pompeya, Cristina; tiene mucha relación con lo que se ejemplifica con los sirios, es posible que esas imágenes sirvieran, tal como nos cuentas, para que las personas que no hablaban latín pudieran comunicarse de un modo u otro. El mundo ha cambiado poco en algunos aspectos, por lo que veo.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s