Mis neuróticos queridos

knausgard-1

“Estar en un recital de poesía es como estar en un hospital. No son más que neurosis”. Dice Karl Ove Knausgård que le dijo su amigo Geir. ¿Será así? ¿Serán los poetas unos neuróticos irredentos? Si ese diagnóstico es acertado me temo que la psicología debería rever sus planteamientos, ya que entonces nada mejor que ser un neurótico de cabo a rabo (o digamos de pies a cabeza, no quiero que ninguno de mis amigos poetas se sienta ofendido por esa referencia anatómica al antedicho rabo) y, posiblemente, cuanto más neurótico, mejor.

Busco una definición de neurosis en la red y qué va, no sirve de nada. Parece que hay tantas definiciones como necesidades prácticas (unos dicen que es una afección del sistema nervioso, otros que es una estrategia psicológica, otros que es una enfermedad emocional, otros…). Bueno, tomemos a la primera de estas definiciones: “La neurosis podría definirse como la estrategia que desarrolla la persona para eludir lo inaceptable, aunque con frecuencia lo que más trata de evitar el mecanismo neurótico es el sentimiento de angustia existencial o ansiedad”. Pues no, nada que ver… precisamente un poeta no elude su interioridad ni a palos ¡Precisamente lo que hace a un poeta es su sensibilidad y su capacidad de introspección! Que esa angustia existencial lo mueva a la creatividad y a expresarla de un modo tan rico y particular no los hace presa de una enfermedad ni mucho menos.

creacion

No sé quién está más errado, si el amigo de Knausgård o los psicólogos que ven enfermos por todos lados. Por las dudas, desconfiemos de ambos y sigamos trabajando nuestras “neurosis” según nuestro buen entender y proceder, es decir, volcando en bellos versos lo que tenemos dentro de nosotros.

Anuncios

4 comentarios el “Mis neuróticos queridos

  1. danioska dice:

    Acabo de entender muchas cosas sobre mí, sobre mis amigos: disfrutamos las lecturas de poesía, por tanto, somos seres que levantan la ceja de los buenos ciudadanos. Es más, ayer yo misma protagonicé una sesión de alta peligrosidad.
    La neurosis al poder.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Te sé neurótica, pero de esas que me caen más que bien; es más, me atrevería a decir que me sabes a esas neuróticas imprescindibles. Lamento haber llegado tarde para cualquier información sobre lo que sea que hayas hecho; y no sabes cuánto me lamento no poder asistir a ninguna de ellas. Así que además de neurótico, alejado…

      Besos y clonazepam.

      Me gusta

  2. Javi B. dice:

    Me gusta mucho esa visión de la poesía como una neurosis. La desconocía por completo.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Esos juegos siempre me han parecido muy atractivos (porque en definitiva no es más que eso, un juego donde se pone algo donde “no va” ¿no?). En la novela de Kanusgard es un amigo quien lo dice como al pasar, de allí me permití extender la idea un poco más allá.

      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s