Al verdadero dios

prayer-main_reference

¿Cuál es la visión del ser moderno en la oración? Sólo hay una clase de oración para el ser humano actual y es la oración de deseos. Sólo se reza si se quiere algo.                                     Karl Ove Knausgård, en Un hombre enamorado.

Tal vez siempre haya sido así; tal vez podría incluirse al deseo de salvación dentro de la misma categoría de egoísmo o inmoralidad; pero no creo que eso sea justo. Si bien pedir por la salvación eterna no es poca cosa, tampoco puede igualarse a ese deseo metafísico con la estupidez trivial de pedir por un auto nuevo o para que gane nuestro equipo favorito. La necesidad espiritual es una cosa que, aunque uno no comparta, debe ser respetada; y otra muy distinta es el egoísmo mercantilista que nos rodea. Comprensión para los primeros, entonces, y desprecio para los segundos. Por desgracia parece que los primeros son una especie extinta mientras que los segundos son legión. Tal vez en lugar de decir “por desgracia” debería haber dicho “lógicamente”…

11 comentarios el “Al verdadero dios

  1. Yo soy ateo. Pero me parece una hipocresía tener religión solo para pedir.
    Parece que para los que hacen eso (la mayoría) dios fuera un esclavo que está para cumplir deseos y caprichos.
    ¿Y el amor por él, se remite a usarlo?
    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Exacto, Luis; creo lo mismo que tú, es más fácil tener un dios a la medida que ponerse a disposición de él. Yo, hasta ahora, nunca he encontrado a una persona religiosa, sí, en cambio, me he encontrado a muchísimos que se dicen religiosos, pero que no siguen ninguna regla más que las que ellos inventan. Como bien dices, ese dios está allí sólo para cumplir sus deseos y caprichos. El ateísmo es, no me cabe duda de ello, una postura mucho más honesta.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. Yo poco a poco me convenzo de que Dios ni necesita ni amerita de los ruegos, solo es Dios, sin ninguna categoría teológica. Pedir sobra. Solo basta vivir sabiendo que se es plenamente persona y lo demás, lo demás, pues se trabaja por ello. Creo en la relacion conmigo mismo, con los demás, con mi entorno y eso me permite tener una conexión con Dios. No es pedir, es sólo ser feliz. Abrazos.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Ésa es la postura más sana y honesta para quien cree. Vivir con honestidad sin molestar a quienes nos rodean es (o debería ser) una norma básica para todos, creyentes y no creyentes. Pero no olvidemos que la lógica no es algo de uso común entre las personas hoy en día. Puede tenerse una relación sana con cualquier otra persona, pero la honestidad con uno mismo y con los demás (no hace mucho que hablé de eso) es la base de todo. Gracias por tu comentario.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. Soy agnóstica, ya ni digo ni que si ni que no, en realidad todas son dudas, pero he sido creyente hace muchos años y no noto diferencia alguna… Pedir, pedir, si hay un díos no creo que esté para tonterías. 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Pues sí, la verdad es que no hay diferencia alguna; en realidad la diferencia la hacemos nosotros con nuestra conducta y con nuestro pensamiento. Si hay algo allí fuera mayor que nosotros ya se verá en su momento. De lo que yo sí estoy seguro es de que si eso existe no es eso que nos venden las religiones. Seamos consecuentes con nosotros mismos, que es más difícil de lo que parece.

      Un abrazo.

      Me gusta

  4. Javi B. dice:

    Me han dado muchas ganas de leer algo de este autor. Buscaré algo porque me ha llamado mucho la atención.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Es un autor muy interesante, sin duda alguna; su última obra se llama Mi lucha y consta de seis volúmenes y fue bastante controversial, ya que Knausgard, con cuarenta años, decide contar s propia vida de forma novelada. Yo he leído los dos primeros volúmenes y me resultó muy interesante (sobre todo el segundo). Sin duda, hay que probarlo, ya que al ser tan personal es probable que lo que a mí me ha parecido estupendo tal vez no lo sea para ti y viceversa; creo que ése es uno de los puntos destacables de estos libros, nos habla a todos un poco.
      Ya me contarás cómo te fue.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  5. “El egoísmo mercantilista” alcanza a todos los ámbitos de nuestras vidas ¿cómo no iba a afectar también al de las creencias, a la oración?
    Este es un tema para amplio y profundo debate.
    Muchas gracias y un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Es triste, pero es así como dices; el mercantilismo avanza y prostituye todos los ámbitos de la vida. Deberían existir ciertos espacios donde esto no fuese tan preponderante (la salud y la educación, por ejemplo); pero ellos, como todos los demás, también se han visto afectados por este avance imparable del dios dinero.
      Ese debate del que hablas seguramente será televisado con el apoyo de un buen par de sponsor ¿no crees?

      Gracias a ti y retorno ese cálido abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  6. […] Al verdadero dios ¿Cuál es la visión del ser moderno en la oración? Sólo hay una clase de oración para el ser humano actual y es la oración de deseos. Sólo se reza si se quiere algo. Karl Ove Knausgård, […] https://borgeano.wordpress.com/2017/03/07/al-verdadero-dios/ […]

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s