Rozando lo sagrado (I)

01 (1)
Los cenotes (del maya dzonoot: ‘hoyo con agua’) son formaciones geológicas similares a grutas donde han quedado expuestos espejos o cursos de agua dulce. Para los antiguos mayas los cenotes eran lugares sagrados donde se celebraban diferentes rituales o ceremonias. Pude conocer algunos de ellos en mi primer viaje a la península de Yucatán, el año pasado; pero no fue hasta hace poco menos de un mes que pude sentir esa sensación de misterio, de magia, de sacralidad, que es a lo que hace referencia la cultura maya. Hay muchísimos cenotes en la península (he leído informes que hablan de más de siete mil de ellos) y cada uno tiene su impronta, su propio sello personal; pero, claro está, hay algunos que sobresalen por su belleza o por alguna otra característica especial. Los más famosos son El Cenote Azul, Ik Kil, Saytun, Cenote Sagrado, Cenote Dos Ojos, entre otros. Es en éste último, en el Cenote Dos Ojos, donde sentí que estaba en presencia de algo que más grande que lo que mis ojos podían ver.

01 (2)
Debo reconocerlo: la primera sensación al mirar debajo del agua fue de miedo. Luego de unas pocas piedras que me servían de base se abría una profunda caverna de la que no podía ver el fondo. No soy un buen nadador y aunque no crea que vaya a ahogarme en dos metros de agua, cuando mis pies no tocan algo que me sirva de sostén entro en pánico de inmediato, así que tuve que avanzar paso a paso (lo cual me llevó varios minutos) para poder adentrarme en las aguas y observar con detenimiento lo que había allí debajo.

01 (3)
Como dije, bajo mis pies se abría una caverna de la que en un primer momento no pude ver el fondo; pero cuando mis ojos se acostumbraron a las sombras pude ver que sólo había accedido a algo que era sólo el principio. Detrás de esa caverna había otra y detrás de ella parecía haber otras más. Cerca de una hora después de haber estado allí apareció un grupo de buzos que se adentraron con linternas en esas cavernas, así que aproveché para observarlos y observar todo lo que pude de esas profundidades que se adentraban unas en otras como muñecas rusas.

01 (4)

Nota: La calidad de las fotografías no es la ideal; pero preferí incluir en la entrada tomas originales antes que buscar otras en la red; las cuales serían más profesionales, sin duda, pero menos directas en relación con el tema y, sobre todo, con quien quiere compartir esta experiencia. Mañana irá una segunda y última parte.

Anuncios

15 comentarios el “Rozando lo sagrado (I)

  1. Nefelibata dice:

    Son impresionantes y las fotos me han encantado, no desmerecen para nada. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Gracias; Lina; sí, creo que las fotos no están del todo mal; pero es que al lado de lo que viví allí sé que no se acercan a lo que quiero decir; sólo es eso, el deseo de transmitir todo de una manera más precisa, más cercana.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. Qué maravilla y qué misterio! Las fotos no desmerecen para nada, me encantan. Es la parte de México que todavía no conozco. Toda esa zona maya. Tal vez pronto comparta tu experiencia, aunque me pasa lo que a ti, si no hago pie en el agua no sigo, me entra la desesperación… Me pasa en el mar, si no hago pie me hundo. Preciosa tu experiencia. Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Gracias, Julie; como le dije a Lina recién; es sólo que comparando las fotos con la experiencia sé que las primeras se quedan cortas y uno lo que quiere es tratar de llegar con más precisión a lo que sintió en aquel momento. Espero que puedas acercarte a la península en tu próximo viaje, ya que es un sitio que reúne maravillas naturales e históricas que bien vale la pena el ir hasta allí.

      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  3. cristinafra dice:

    Que maravilla!! Me tienes con los dientes largos de envidia sana, tus experiencias y lugares que visitas son una maravilla.
    Había leído algo de estos lugares y tus imágenes son maravillosas, no hacen falta fotos más profesionales para darse cuenta de la experacularidad del lugar.
    Disfruta de estos regalos que te trae la vida
    Un abrazo

    Le gusta a 2 personas

  4. Las fotos son geniales y lo que cuentas… ¡No me extraña que fueran sitios sagrados! 🙂 No he de morirme sin ir a México.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Muchas gracias, Martes; me alegra saber que estas entradas tan personales también son del agrado de ustedes.
      En cuanto a lo otro, pues trata de no hacerlo ¡por lo que más quieras! Y claro, si tienes la posibilidad, no dudes en visitar México; estoy seguro, más que seguro que no te dejará indiferente. Yo a veces me sorprendo cuando la gente de aquí no se da cuenta de todo lo que la rodea. Esto tiene de todo: historia, geografía, cultura… Un sitio increíble, sin duda alguna.

      Un fuerte abrazo y espero que vengas cuando yo aún esté por aquí.

      Me gusta

  5. Es difícil transmitir a los demás qué sentimos cuando contemplamos y comulgamos con la naturaleza. Todo es más bello de lo que una cámara pueda recoger o de lo que unas palabras puedan explicar. Pero yo quiero darte las gracias por hacer esta entrada, por darnos a conocer esta maravilla de cenote y transmitirnos tu sentir. Y también por tus fotografías, ya que en ellas están implícitas la magia, la belleza, tus asombros y tus temores.
    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Pues veré cómo hago para encontrar nuevas palabras para agradecerte, Isabel; ya que cada vez que leo tus comentarios inevitablemente comienzo a decir “gracias, gracias, gracias…”. ¡Y es que comprendes todo con tanta certeza! Sí, es imposible transmitir lo que se siente, pero creo que debería dar por sentado todo eso (después de todo quienes más me leen aquí son personas que no necesitan que se les explique tales cosas) y escribir sin más lo mejor que pueda la experiencia del cenote o de lo que fuera. Es una pequeña inseguridad personal que debería tratar de vencer ¡Gracias por ayudarme a tomar nota de ello! (¿Ves? Te lo dije).

      Un fuerte abrazo.

      Me gusta

      • Gracias a ti, Borgeano. Creo que debes seguir haciendo las cosas como las haces, cada uno debe de expresar la autenticidad de aquello que piensa o siente, ser fiel a su personalidad. Yo puedo estar de acuerdo o no contigo, y al contrario; comprenderte o no, y al contrario… pero esa es la grandeza de la libertad y del respeto hacia los demás.
        ¡Ah! y deja que esa pequeña inseguridad alimente tu espontaneidad.
        un fuerte abrazo también para ti.

        Me gusta

  6. […] a través de Rozando lo sagrado (I) — El Blog de Arena […]

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s