Efímero

Lo bueno de la filosofía es que no es dogmática en absoluto. La filosofía dialoga, nos interpela, nos obliga a manejar conceptos e ideas y nos impulsa a formar con ellos nuestros propios conceptos e ideas. En otras palabras: la filosofía es a la vez hija y madre de sí misma; se autoreproduce, se expande, genera su propia continuidad.
Del texto que dejé ayer de Darío Sztajnszrajber pueden tomarse varios caminos y seguir por ellos a ver dónde nos llevan. Yo he tenido, con el que cierra su idea, varios encuentros previos: “Creer que la búsqueda de sentido, tiene sentido”.

William Blake - The Ancient of Days

 William Blake – The Ancient of Days

¿Lo tiene? ¿La búsqueda de sentido puede ser el sentido de la vida? Primera cuestión: ¿Y por qué debería tenerlo? ¿Desde cuándo todo debe tener un sentido? Soy de los que creen, por el contrario, de que en realidad nada tiene sentido, de que todo es banal, superfluo; de que nuestra vida es un soplo insignificante que no perdurará más allá que nuestro último aliento. ¿Entonces por qué luchar? Me han preguntado algunas veces. ¿Para qué vivir, superarse, amar, aprender, ser buenos? Y no hay otra respuesta que “porque sí”. Aquí caemos en una paradoja que no es banal y que, en lo particular, amo profundamente: El hecho de que la vida no tenga sentido no significa que cada instante no lo tenga. El problema, creo, es que consideramos a la vida como un todo cuando eso no existe. No existe mi vida; no existe algo que pueda considerarse la vida de Borgeano. Sólo existe éste mínimo, pequeño, diminuto instante en el que estoy escribiendo esto, no la suma de esos instantes; y el hecho de que todo esto carezca de un sentido metafísico, no quiere decir que no podamos darle un sentido terrenal y profundo. Estoy aquí y eso es más que suficiente. Cuando tomo un sorbo de agua, cuando abrazo a quien está a mi lado, cuando extraño a mi hermano, cuando reímos con los amigos, cuando caminamos por una calle cualquiera, cuando escuchamos ese acorde, es cuando todo tiene sentido porque, simplemente, estamos vivos.
Dije que había dialogado varias veces con esas palabras de Sztajnszrajber; y tan así es que lo hice mucho antes de haberlas escuchado o de haberlo, siquiera, conocido a él. De los poemas que he escrito, el más viejo que ha sobrevivido es El vuelo de Ícaro, el cual debe tener cerca de treinta años. En una parte de él, Ícaro se dirige a su padre y confronta la idea que éste tiene de la permanencia. Ícaro, entonces, le dice: “Vanas son tus precauciones / y la solidez de tu esperanza / yo me resigno a las auroras que mis días me permiten. / En este monstruo que has engendrado no hay extensión / que pueda vivir un día más que tú”.
La idea de lo fútil de la existencia ya estaba allí, en aquel muchacho que escribía poemas pretenciosos (quien quiera acercarse a ese aspecto de mi vida puede pasarse por aquí) y permanece en el hombre que está aquí, menos pretencioso, sí; pero no menos efímero.

6 comentarios el “Efímero

  1. luluviajera dice:

    Estoy en total acuerdo contigo. La vida debe vivirse, plena y en el instante en que se te presenta. Por desgracia vivimos pendientes de los demás. O de las cosas materiales que aún ni siquiera tenemos.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Sí, de acuerdo; pero ese “por desgracia” depende en un todo de nosotros mismos; entonces podemos transformar ese “por desgracia” en un “por fortuna” y hacer de nuestros momentos todo un mundo de sentido.

      Abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. Ya desde el inicio de tu entrada de hoy me he sentido cómoda e interesada en el tema que abordas; estoy totalmente de acuerdo con lo que opinas sobre la filosofía, siempre me ha gustado saber que quizá una de las cosas que diferencian al Homo sapiens del resto de los animales es su capacidad de filosofar.
    Y me alegro que hayas elegido la ruta “Creer que la búsqueda de sentido, tiene sentido” de Darío Sztajnszrajber para gozar con tus disertaciones.
    Permíteme que aconseje a quienes te leen que disfruten de tu poesía y relatos y que se pasen por “aquí”.
    Sólo decir que no es bueno vivir “luchando” sino simplemente, vivir.
    Un abrazo filosófico.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Para mí la filosofía ha sido una fuente de liberación literal y metafóricamente hablando; de allí mi agradecimiento infinito hacia ella.
      En cuanto al sentido de la vida y esas minucias, pues bueno, la reflexión ha sido más que útil en mi caso, ya que ponerla por escrito fue, al mismo tiempo, el tomar conciencia del valor de ese instante que es en el que vivimos. Es decir; no sólo fue una reflexión en el papel, sino también en mi interior.

      Un fuerte abrazo filosófico; sí, me gustó eso.

      Me gusta

  3. Así es en realidad de la filosofía, un camino de ida, pero también de vuelta.
    En cuanto al significado de la vida, hay tantos motivos para bien caminar como tú dices, que siguiendo el presente, siempre daremos ” más significado ” sin duda…
    Así que aquí me quedo, ensimismada.
    Abrazo pensante.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Claro, la filosofía más que un camino es una autopista; con varios carriles de ida y otros tantos de vuelta.
      En cuanto al significado de la vida creo que lo vamos armando en la medida en que valoramos a esa misma vida (en lo que parece ser un círculo vicioso pero que no lo es en absoluto). Hay que seguir andando, una y otra vez.

      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s