Tortura para todos (II)

7472886_origZero Dark Thirty, dirigida por Kathryn Bigelow

El cine, como la TV, la radio y los periódicos, sirve para entretener o informar tanto como herramienta propagandística (quien suponga que ando pensando en términos de conspiraciones paranoicas puede revisar la historia. Desde El nacimiento de una nación, de D. W. Griffith hasta John Wayne, pasando por la propaganda alemana de Leni Riefenstahl o por los cortos animados de Disney, el cine contiene una larga lista de hacedores propagandísticos bien cercanos a los círculos de poder del momento). Pero al menos había, en estos filmes, ciertos códigos morales que incluso eran parte de la propaganda misma. Por ejemplo: los buenos eran muy buenos y los malos eran muy malos. Esto parece una tontería, pero no lo es en absoluto. Esa delimitación tan tajante hacía que el héroe de turno (digamos, John Wayne), jamás golpeara a un hombre caído o jamás le disparara a un hombre desarmado o lo hiciera cuando éste le daba la espalda. El héroe no sólo era bueno, también debía mostrar esa bondad.
Pero ahora resulta que el cine y las series de televisión comenzaron a mostrar otra cara de la situación y, que esto no nos llame la atención en lo más mínimo, de donde proviene esta nueva faceta “heroica” es de los Estados Unidos. Me refiero a que desde hace un tiempo vengo observando un fuerte discurso a favor de la tortura. La propaganda, afín a los tiempos que corren, es de las más estúpidas que he visto; generalmente hay una bomba atómica (o algo igual de malo) a punto de matar a un montón de niños (o algo igual de tierno) y el héroe debe hacer lo necesario para detener al malo en cuestión (el cual hoy es uno solo: un terrorista. El ejemplo no es descabellado, está tomado de la serie 24, protagonizada por Kiefer Sutherland).
La nombrada 24, Zero Dark Thirty, de Kathryn Bigelow (directora asociada directamente con el pentágono); The Blacklist, y Chicago PD (serie que no he visto pero que se promociona desde ese punto de vista: el héroe usará cualquier método para atrapar a los criminales. Punto.) entre otras que seguramente se me han escapado, hacen de la tortura una herramienta más, totalmente válida y lo que es peor: perfectamente moral.

tortura 2424, protagonizada por Kiefer Sutherland.

De allí que la entrada de ayer haya quedado casi sin terminar, con esas preguntas flotando en el aire para que cada cual las responda a su modo y buen entender. Por mi parte sigo pensando como siempre lo he hecho: considerando a la tortura como algo intrínsecamente inmoral. No admito su existencia por más propaganda que se haga a su favor y como miembro de una sociedad que se presume civilizada, no acepto que mi gobierno la use bajo ningún concepto. Sé que esto puede sonar naïv en los tiempos que corren, pero decir no es una prerrogativa de la democracia y cuando nosotros no decimos no, luego no podremos quejarnos cuando las cosas no funcionan.

Anuncios

9 comentarios el “Tortura para todos (II)

  1. Javi B. dice:

    Curiosamente, ahora mismo estoy leyendo Aunque por supuesto terminas siendo tu mismo, la entrevista de David Lipsky a David Foster Wallace. En ella hablan largo y tendido de la televisión, del concepto de malo que tenemos. Wallace era un gran consumidor de televisión y se nota en sus libros.

    En fin, a lo que iba, que me voy por las ramas. Coincido contigo en que la imagen del héroe ha cambiado, pero también la del malo. Ahora los malos, en alguna ocasiones, suelen ser más grises, lo que permite que nos identifiquemos con ellos. En algunos casos, incluso más que con los héroes. Como ocurre con Darh Vader, por ejemplo, aunque este sea ya un malo algo antiguo.

    En cuanto al concepto de héroe que comentas, yo también he observado un discurso a favor de la tortura en cine y televisión en la última década. Un discurso a favor de que el fin justifica cualquier medio. Y da auténtico pánico lo que ésto supone.

    Un abrazo y excelente reflexión.

    Le gusta a 3 personas

    • Borgeano dice:

      Llamas la atención sobre un un excelente punto, Javi; el hecho de que hoy también los malos son más atractivos y que nos identificamos más con ellos. Pero en general, al menos haciendo memoria “al vuelo”, digamos, todos los que recuerdo son más bien caricaturas de la maldad. The Joker es el mejor ejemplo; pero aún cuando trate de vestírselo bien o cuando el personaje crezca más de lo que su propio autor supuso o quiso que creyera –tal vez el caso más notable sea el de Hannibal Lecter–, estos personajes siempre tienden a la exageración para ser atractivos). En cambio, lo “buenos” tienen de su lado no sólo lo que implica la moral, sino los aspectos prácticos, como son todas las herramientas legales y toda la infraestructura armada para “hacer el bien”. Es allí cuando uno siente pánico ante esa propaganda que están recibiendo estos personajes. Cuando observo a mi alrededor y escucho lo que la gente dice, no pocas veces me doy cuenta de que están repitiendo cosas que oyeron en los medios (lo que Heidegger llamó el “estado de interpretado”; es decir cuando la gente no interpreta lo que tiene ante sí, sino que repite sin pensar lo que le dicen; por lo tanto “es interpretada”, sobre todo desde el poder).
      Sí, pienso como tú: da pánico.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. He leído las dos entradas, pero escribiré en esta.

    La tortura, un gran debate hoy día, por desgracia, desde mi punto de vista.

    Considero que el ser humano no debería siquiera plantearse la posibilidad del uso de la tortura como medio para obtener cualquier cosa. Si llegamos a ese punto, ¿dónde estaría la poca humanidad que nos queda?

    No podemos hacer honor a la afirmación de que “el fin justifica los medios”. Jamás. Si eso fuese real, el mundo se volvería más loco de lo que ya está. Ojo por ojo y todos terminaremos ciegos.

    Lo que comentas sobre ese héroe con la suficiente moralidad como para torturar al malo y así salvar vidas inocentes es algo muy común hoy día, como afirmas. Lo cierto es que, hasta hace no tanto, hemos vivido en una constante dicotomía: blanco/negro, bien/mal, verdadero/falso… Sin embargo, estamos asistiendo a un cambio trascendental que hace posible la visión de una gran “escala de grises” entre dos conceptos totalmente diferentes. Eso es positivo y a su vez negativo, ya que es cierto que deben existir más posibilidades que dos simplezas para explicar la complejidad de este mundo, pero no debemos darnos el lujo de justificar un acto nefasto por estar en esa escala, decantado hacia lo “bueno”. Estamos equivocados si esa es la respuesta correcta. Si aceptamos que existe una amplia gradación entre dos conceptos enfrentados, debe ser para reafirmar aún más qué es lo correcto y qué no lo es. El ser humano debe evolucionar positivamente. Algo que no ocurre.

    Como siempre digo, estos debates dan para una larga charla. Además, una charla muy interesante si mezclas a personas de diferentes sectores: académicos, sociales, económicos… Así sería más visible la diversidad en la que vivimos.

    Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Estoy en un todo de acuerdo con lo que dices, Cuervo; la única ligera diferencia que me atrevería a considerar es la de la evolución humana. Por mi parte sí creo que avanzamos; no todo lo rápido que debiéramos, claro está; y no sin retrocesos en el camino, como es el caso éste de la tortura; pero en general, creo que avanzamos.
      Considero, como tú, que la tortura no debería ser jamás justificada, de allí la preocupación que me produce este avance de su aplicación “correcta” en los medios. Esa preocupación viene al caso porque la gente se basa en esos medios para evitar pensar por sí mismos. Como decía Heidegger, viven en “estado de interpretado”; es decir que prefieren repetir idea ajenas antes que pensar por sí mismos.
      Sin duda alguna, estos debates dan para mucho y es una pena que no se hayan sumado algunos más a él; al menos para sumar argumentos e ideas.

      Un abrazo y gracias por tu comentario.

      Le gusta a 1 persona

  3. También estoy en contra de la tortura. Pero no sé por qué cuando se habla de tortura me viene a la mente esa escena de “tortura” de la película Un ciudadano ejemplar y me da mucho que pensar. ¿Justificada en un caso como ese? Difícil responder.
    Un saludo!

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Hola “Little Cat”. Antes que nada, gracias por pasar por aquí y por tu comentario, el cual me hará responderlo en dos partes.
      1) A escenas como ésas es a las que me refiero con manipulación. Fíjate que la película comienza con un ataque brutal… al espectador. La escena contiene todo lo que hoy consideramos como más atroz: violencia injustificada (el espectador desconoce la razón de ella), violencia gratuita (los actos llevados a cabo van más allá de cualquier límite y éstos se cruzan por puro placer), violación, tortura, pedofilia. ¡Y todo eso en apenas tres minutos! Claro está, uno se pone de inmediato de parte de las víctimas. Luego la película sigue por los mismos carriles. La justicia que “no hace nada” y… ya tenemos aquí lo que los propagandistas quieren: que el espectador justifique cualquier cosa que veamos después, cosa que todos, sin duda, hacemos. Esto me lleva a:

      2) Es por ello que la ley no debe ser creada basándose en casos personales. Está claro que en casos como el de la película, una persona no es dueña de su conciencia en un estado pleno. Se comprende que el dolor enceguece y que las personas en esas circunstancias podrían actuar de otro modo al que habitualmente harían. Es lo que se llama “emoción violenta” y es lo que hace que no se considere delito la defensa propia o la defensa del grupo familiar, aún cuando esto haya acarreado la muerte de alguna persona (del delincuente, claro está).

      Bien, estos dos puntos nos indican que al tratar estos temas tenemos que ser muy cuidadosos, ya que es un argumento muy común en los defensores de estos métodos. “¿Qué harías tú si entran a tu casa y…” es lo que suelen decirme como si esto fuera un argumento. No, estos asuntos deben tratarse de manera despojada y general. Torturar está mal y es inmoral.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      • Lo sé, y no te quito razón. Como ya dije estoy completamente en contra de la tortura. Solo quería comentar ese caso que muy bien explicas en tu segundo punto. Pero no del lado del… digamos espectador; si no del lado del que comete el acto de tortura por esa situación X que hace que se pierda por completo la cordura y se entre en un estado de violencia extrema. La pregunta del “que harías tú si…” me la hago yo mismo y me es imposible de responder desde el desconocimiento de la vivencia de una experiencia psicológicamente traumática de esas proporciones, pues creo que sería imposible analizar el que haríamos, si nos es imposible mimetizar en nuestros sentimientos ese estado del individuo que puede llegar a cometer un acto tan abominable como la tortura a otro ser humano.

        Un placer pasarme por aquí.

        Saludos.

        Le gusta a 1 persona

      • Borgeano dice:

        Creo entender a qué apuntas y que por educación o por sutileza no lo dices; no hay problema, lo diré yo: Si algo así me ocurriera, no dudaría un segundo en hacer lo mismo. Pero he ahí el problema; si estuviera discutiendo con un promotor de la tortura enseguida me diría “¿Ves? ¡En el fondo estás de acuerdo!” Y no, nada de eso; estoy totalmente en desacuerdo. Pero no hay forma de hacerle entender a esa gente que uno no está en sus cabales en esos casos.

        Saludos.

        Le gusta a 1 persona

      • Creo que yo no sería capaz. ¿Qué sentiría tanto odio (o lo que sea) para desear hacerlo? Si, no lo niego. Pero no me veo torturando a nadie; al menos con mis propias manos. Y nada, con esa gente que se creen que poseen la verdad absoluta evidentemente que no se puede discutir.
        Saludos!

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s