Ni puta idea

ni idea

Al recorrer México no puedo dejar de recordar aquellas palabras que Jo Hopper (esposa de Edward Hopper) escribiera  en uno de sus diarios: “México es una disciplina para el espíritu. Para cualquier cosa te hacen esperar hasta volverte loco. Llevan la mantequilla pero no el pan. El café se enfría esperando la leche…”, pero después añade: “De todos modos, pueden ser encantadores estos mexicanos…”. Eso es exactamente lo que uno siente o piensa al recorrer este país. Como bien lo saben quienes me rodean, la razón principal por la cual me fui quedando en este país fue, precisamente, su gente. Los mexicanos son encantadores, sí; pero a veces pueden sacarte de las casillas con una facilidad pasmosa.

0002Uno de esos puntos donde en general uno siente que le están tomando el pelo es cuando se pregunta algo. No importa si es un tema que les compete o no, ellos no tienen ni puta idea. Con esto quiero decir que no solo no saben la respuesta, sino que tampoco les interesa saberlo ni les importa un pito dar cualquier respuesta. He aprendido a reírme de esta actitud, pero debo reconocer que al principio solía molestarme bastante.

Claro, alguien podrá decirme que las personas no tienen la obligación de saber la respuesta a cada pregunta que uno le hace ¡pero es que aquí a veces ni siquiera saben del tema que les compete! Uno puede poner en aprietos a un camarero con sólo preguntar qué ingredientes lleva tal o cual plato. No pocas veces uno los ve salir corriendo a la cocina en busca de la respuesta (o peor, le preguntan a un compañero que tiene menos idea que ellos).

0001Una característica común. Ante la pregunta fatídica todos actúan de la misma manera: abren los ojos, se quedan en silencio y contienen la respiración. Algo así como si uno los estuviese apuntando con un arma de grueso calibre o algo por el estilo. Luego vuelven a aspirar y toman dos caminos: o le tiran la pregunta a otro o sólo dicen “Ay… no sé…”.

Dos casos puntuales de San Miguel de Allende: Caso 1) Encuentro un local donde venden aldabas y todo tipo de artículos que parecen sacados de viejas casas o haciendas. Pregunto si son restos de demoliciones o algo así y la muchacha que atiende abre los ojos y contiene la respiración. “Ajá” Dije para mis adentros “No tiene ni puta idea”; y algo así me respondió: “No, la verdad es que no sé…”. Hice algún otro comentario, más que nada 0002para romper el incómodo silencio, pero ella sólo decía “No… ni idea… yo sólo trabajo acá…”. Caso 2) Estamos en el mirador y sabemos que hay dos caminos para bajar al centro, uno a la izquierda, otro a la derecha. Como quiero saber cuál de los dos caminos es más atractivo, decido preguntarle al chofer de un autobús (si alguien sabe la respuesta es él, imagino). Ante el pedido de recomendación el chofer me dice que “baje caminando”. “Está bien, ¿Pero por cuál de las dos calles?” Mira para ambos lados y me responde: “Por esa o por esa…”. Le doy las gracias y bajamos por una cualquiera.

Insisto, esto es sólo un detalle, parte del color local, parte del encanto (cuando uno se acostumbra a ello) mexicano. Por lo demás, son tan graciosos y amables que uno siempre termina dejando estas cosas de lado y disfrutando de su compañía. Sí, como anotó alguna vez Jo Hopper Pueden ser encantadores estos mexicanos…

Anuncios

17 comentarios el “Ni puta idea

  1. Lo son, encantadores y burladores incluso de sí mismos. Tal vez por eso me encanta México, tú me has hecho recordar momentos, situaciones, tiempos sin tiempo, vividos en México y tal vez por eso siempre quiero volver y perderme y escuchar su amabilidad su canto acogedor sin más, ¿qué importa lo demás? Conocí a los mexicanos por primera vez en California, enseguida me hice amiga de ellos y hablaban y hablaban y yo los entendía hablamos el mismo idioma, pero siempre llegaba a una conclusión, no sé lo que me han dicho, sabían reírse de su propia sombra y ese encanto sólo lo tienen ellos. Es un país que amo, por eso, porque no tienen prisa y viven y saben vivir con muy poco. Son gente muy querida para mi. Me ha gustado mucho leerte. Mi abrazo fuerte.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Es tal como dices, Julie; los mexicano son una fuente inagotable de buenas intenciones y de buen humor. También es cierto que saben vivir con poco, lo cual es loable y digno de imitar. Esto que he compartido en la entrada se los digo a ellos personalmente y reconocen que tengo razón riéndose de ello; incluso algunos tienen sus propias anécdotas al respecto. Con respecto a entenderlos o no, a mí todavía me pasa con mi pareja; ya llevamos casi un año juntos y constantemente nos encontramos diciendo “¿Y eso qué quiere decir?” A veces es algo completamente nuevo y a veces es algo que implica una sutileza del idioma (aplicar los mismos términos a funciones diferentes, por ejemplo).
      Para mí los únicos que se les pueden comparar son los colombianos y, saliendo de la capital del país, los argentinos. De hecho, cuando se juntan estas tres nacionalidades (cosa que me ha pasado), las reuniones pueden llegar a ser épicas.

      Un fuerte abrazo.

      Le gusta a 2 personas

      • No conozco tanto a los colombianos, aunque he estado allí y sí, la gente fue encantadora conmigo, pero a México he ido muchas veces y tengo muy buenos amigos allá. Y a los argentinos no los conozco apenas nada. Pero me encanta saberlo. Gracias amigo. Un fuerte abrazo.

        Le gusta a 1 persona

  2. luluviajera dice:

    Wow! Sin duda, y aunque soy mexicana reconozco que eso pasa mucho. Cuando voy a algún lado (suele pasarme mucho por mi trabajo) y pregunto, por ejemplo, a estudiantes “¿En que semestre o año vas?” Se quedan por momento perdidos en mi pregunta y achhhh… cosa que me da coraje. ¿Cómo no saben responder algo así? Lo mismo pasa en otros lugares donde hago una pregunta y zás, los mando a otro mundo. ¡Aunque soy mexicana reconozco que es verdad!

    Un abrazo.

    Le gusta a 3 personas

    • Borgeano dice:

      Como dije, es un punto de color local, nada en exceso criticable. Los ejemplos que nos dejas me ayudan a destacar el punto: un a pregunta sencilla a veces los deja descolocados como si les hubieses preguntado la fecha exacta del bautismo de Morelos.
      ¡Gracias por tu sentido del humor!

      Besos.

      Le gusta a 2 personas

  3. Chocani dice:

    Borgeano, si sigues por el Bajío te recomiendo visitar mi ciudad de residencia: Guanajuato, que está menos ‘agringada’ y tiene también su encanto particular. Te ofrecería un tour guiado por esta servidora pero…¡¡ando en Buenos Aires!! La escuela me dio una beca para hacer una breve estancia de investigación y me ha tocado conocer entonces la ciudad y su gente, que se ha portado maravillosa y ya he hecho muy buenos amigos. Te comparto: lo que me saca de mis casilas en los porteños es que para platicar largo y tendido pueden ser muy pagados de sí mismos y se ponen a aleccionarlo a uno sobre todo tipo de cosas. Parte del color local joo; igual he aprendido multitud de cosas oyéndolos hablar y hablar…

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Estuve en tu maravillosa ciudad en septiembre u octubre del año pasado (escribí una entrada titulada “El susurro perpetuo”, sobre las momias) pero como nos quedaron cosas por ver, pensamos volver en algún momento por un fin de semana completo, al menos. Lo que quiero es recorrer las calles secundarias, la ciudad en sí, no sólo los sitios turísticos (los cuales no carecen de atractivo, claro está).
      Bueno, espero que lo estés pasando bien allí en Buenos Aires (no deja de ser curioso esto de estar en contacto en países “cruzados”, aunque yo no sea de BA, sino de Mar del Plata), yo sigo aquí, enamorado de esta fantástica tierra tuya.

      Un fuerte abrazo.

      Me gusta

  4. qualmedicine dice:

    JAJA muy cierto. Mexicana de padres españoles, refugiados de la Guerra Civil Española. Me crié muy mexicana pues mi padre siempre hizo énfasis en ello. Así que aprendí mucho de ambas culturas. y bien Dalí decía que Mexico es mas surrealista que sus pinturas. y que decir del punto de vista de Blasco Ibañez, el gran escritor de Sangre y Arena y Los 4 jinetes del Apocalipsis ( yo llegue a ir a la casa de su hija Libertad que vivía en la colonia Americas por Tlalpam-mis padres eran amigos, pues mis abuelos habían tenido amistad con el gran escritor) decía que México era un país con flores sin olor, hombres sin honor y mujeres sin pudor lo que le valió el 33 o sea su expulsión. Pero lejos o no de cierta verdad, México es un país completamente encantador por su alegría, su folklor, su comida y su gente; tiene esa inocencia maliciosa y tanta variedad de culturas que no podrías etiquetarlo de una sola forma En general podría decirse que somos y valga que yo lo diga, porque soy mexicana, encantadores y sabemos vivir la vida como pocos. Un saludo me gusta tu blog; y lo ves en mi mexicaneidad soy médico no escritora, pero me gusta contar mis historias, jaja.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Me encantó tu comentario, para empezar; todos eso detalles y esas nuevas (para mí) citas de Dalí y de Blasco Ibáñez me han parecido maravillosas y agradezco que las hayas compartido en este lugar.
      El tema de México es complejo (hay muchos puntos que no son tan simpáticos, hay que reconocerlo); pero en estos temas “no tan graves” como el que toco en la entrada, los mexicanos siguen imponiéndose con su simpatía y su buen don de gentes.
      Por último, quiero agradecer tu mensaje y decirte que, si bien no eres escritora, lo haces muy bien; como dije antes, me encantó leerte y sin duda lo has hecho muy bien.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

      • qualmedicine dice:

        Gracias por tus comentarios. Ahora me acorde que hay otras cosas interesantes sobre los mexicanos como Eric Fromm en la Anatomia de la Destructividad Humana que habla de ser guerreros e hipersexuales claro se refiere a los Aztecas en parrticular; hace mucho años que lo lei y Octavio Paz en el Laberinto de la Soledad que describe muy bien al pachuco. Hay que tomar en cuenta que está relacionado a un tipo de mexicano y de época. Creo que además de cierta idiosincracia ahora hay muchos cambios segun la educación y el momento que vivimos. Nuestra sociedad de ciudades no la rural tiene mucha influencia americana y es natural por la cercanía. Un abrazo

        Le gusta a 1 persona

  5. danioska dice:

    Y te faltó añadir una nota, querido: cuando el mexicano quiere opinar con respecto a cómo llegar un sitio aunque no tenga (en efecto) ni puta idea, entonces te manda al fin del mundo y de regreso, con seguridad contundente. Y no lo hace de mala fe, pero de que jode mucho, jode.
    Besos y abrazos.

    Le gusta a 3 personas

  6. artenguerraypaz dice:

    Como mexicana te puedo decir que como dicen los hombres a las mujeres no hay que entenderlas solo amarlas, se podría aplicar en el caso de los mexicanos.
    Te recomiendo. Nunca visitar una oficina de gobierno.
    Y disfruta de este país tan raro, mágico y único.
    Saludos.

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      ¡Algo de cierto hay en esas expresiones! Me has echo reír con ellas (por suerte eres mujer, de lo contrario se nos tirarían contra nuestras yugulares al grito de ¡Retrógrados patriarcales! o algo así).
      Lo de las oficinas de gobierno, pues sí, todos mis amigos me han dicho algo de eso o me han contado anécdotas referentes a eso. Veremos qué hago si alguna vez me toca aparecer por una de ellas (supongo que me darán material para tres o cuatro entradas; algo es algo).

      Un abrazo y gracias por tu comentario.

      Me gusta

  7. elisaramos60 dice:

    Excelente articulo, y vaya que es cierto “Para cualquier cosa te hacen esperar hasta volverte loco” paciencia es parte de nuestra cultura.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Son una mezcla extraña de lo peor del pasado y lo mejor del presente (como ejemplos a estas dos vertientes me animaría a destacar el sometimiento cristiano –del cual muchos hacen una bandera– y por el otro extremo quisiera destacar a esa ansia por vivir que les encuentro y que ha hecho que me sintiera tan feliz en este país–).
      La paciencia es parte de su cultura, sin duda, pero por suerte hay muchas otras cosas valiosas.

      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s