Eco

John William Waterhouse - Echo and Narcissus - 700

Eco y Narciso, John William Waterhouse 

Todos, en algún momento de nuestras vidas, hemos jugado con el asombro que nos produce oír nuestras propias palabras reflejadas en una superficie lejana. El eco, ese fenómeno que siempre nos resultará curioso más allá de nuestra edad o de nuestra condición, también tiene una historia no menos curiosa e interesante.
En la mitología griega, Eco es una ninfa de la montaña que amaba su propia voz. Fue

Nymphe by Gaston Bussière. - 350

Ninfa, Gaston Bussière

criada por ninfas y educada por las Musas. De la bella y joven Eco salían las palabras más bellas jamás nombradas; en cuanto a las palabras ordinarias, se oían de forma más placentera. Esto molestaba a Hera, celosa de que Zeus, su marido, pudiera cortejarla como a otras ninfas (ya sabemos que Zeus era un dios con debilidades más bien humanas). Y así sucedió. Cuando Hera descubrió el engaño, castigó a Eco quitándole la voz y la obligó a repetir la última palabra que decía su interlocutor. Incapaz de tomar la iniciativa en una conversación y limitada sólo a repetir las palabras ajenas, Eco se tuvo que apartar del trato humano.
Retirada en el campo, Eco se enamoró del hermoso pastor Narciso. Eco lo seguía todos los días sin ser vista, pero uno de ellos, debido a una impertinencia al pisar una rama, Narciso la descubrió. Eco buscó ayuda de los animales del bosque como ninfa que era, para que le comunicaran a Narciso el amor que ella sentía, ya que ella no podía contarlo. Una vez que Narciso supo esto, se rió de ella y Eco volvió a su cueva y permaneció allí hasta morir. Otras ninfas pidieron a los dioses un justo castigo por esta cruel actitud de Narciso, y así fue que Némesis (la que arruina a los soberbios), maldijo a Narciso a enamorarse de su propio reflejo.
Se me ocurre, entonces, que al pasear por una montaña o por cualquier otro sitio donde nos sorprenda nuestra propia voz, en realidad estamos en presencia de la ninfa Eco, quien repite nuestras últimas palabras aún bajo la obligada imposición de Hera. Creo que lo mejor que podemos hacer, al menos para paliar en algo el dolor de aquella muchacha tan duramente castigada, es decir algunas palabras bonitas, algunas palabras amables, algunas palabras dignas; así, además de hacerle un favor a ella, también nos lo haremos a nosotros mismos, ya que recibiremos de la voz de ninfa, en retorno, al menos una palabra bonita, amable, digna.

Nymphe Echo. Paul Lemoyne - 400

Ninfa Eco, Paul Lemoyne

Anuncios

13 comentarios el “Eco

  1. Estimado señor Borgeano, muchas gracias​por esta clase de mitología.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Ésta no es más que una modesta exposición de alguna lectura mitológica (las cuales son habituales en mí), lo que me gustó de esta historia es el hecho de que aún podemos jugar a que Eco está por allí, repitiendo nuestras palabras; de allí que haya terminado la entrada de esa manera.
      La mitología y los textos clásicos son una fuente inagotable de placeres y de enseñanzas. Me alegra que esta entrada haya sido de tu agrado.

      Saludos.

      Le gusta a 1 persona

  2. Shira Shaman dice:

    Hermoso, gracias he leído tu entrada como niña ansiosa por conocer el desenlace del cuento, en este caso mitología, nunca se termina de aprender, hoy mi padre cumpliría 84, el devoraba sus libros demostrando al niño interior que llevo consigo hasta su muerte. La belleza se refleja en la naturaleza y en el Arte es la recreación humana de la belleza, cuántas veces el amor propio nos ciega ante lo que no vemos por soberbia. Sin embargo mas adelante la vida hará que lo podamos ver con toda claridad, hoy recuerdo a mi padre y le agradezco que me acercará a los libros con su ejemplo, eso es algo que también admiro de ti, tu incansable busqueda por el conocimiento y que nos regales por montones como granos de arena estas perlas de Literatura. Abrazo.

    Le gusta a 2 personas

    • Borgeano dice:

      Se hace lo posible; Shira; se lee, se comparte, se aprende, se pregunta. Eso es todo; luego nos iremos silbando bajito y esperemos hacerlo con la mayor tranquilidad espiritual posible. Traes a tu memoria los buenos momentos que te dejó ese gran hombre que fue tu padre y me uno al recuerdo en este día tan caro a todos ustedes. Sí hay algo que tu padre tenía claro era que la vida no era tan seria como la pintan. Su tranquilidad, su paz, sus tardes silenciosas en su sala, su conversación amable eran todo signos de un alma tranquila. Creo que eso es lo que debemos aprender de él y, de ser posible, transmitir a los demás.

      Un fuerte abrazo.

      Me gusta

  3. guiomar52 dice:

    Hermoso. Fascinante la mitología.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      La mitología es una fuente inagotable de hermosas lecturas y de enseñanzas varias y variadas. En lo que a mí respecta es uno de los sitios donde más cómodo me siento, a pesar de sus complejidades y de la abundancia de sus historias. Algunas de ellas, como ésta que comparto de la ninfa Eco, tiene un encanto particular para alguien que suele andar en los caminos de manera habitual. A veces creer que vivimos en ese mundo fantástico crea un bello marco para nuestros paseos.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  4. Milagros O'campo dice:

    Y yo que acostumbro a jugar con mi eco porque puedo oirme, 🙂 creyendo algunas veces que del otro lado esta alguna minúscula esencia extraña pero reconocible. Y no imaginaba, que ella es la ninfa Eco que acompaña mis apacibles y solitarios encuentros con la naturaleza.
    Saludos!!

    Le gusta a 1 persona

  5. artenguerraypaz dice:

    Reblogueó esto en Arte en guerra y paz.

    Le gusta a 1 persona

  6. artenguerraypaz dice:

    La verdad es que yo solamente había oído hablar de Narciso, nunca de Eco.
    Ahora cada vez que oiga un Eco, juro que pensare en esta ninfa.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Espero que lo hagas con el mismo encanto infantil con que lo hago yo. a veces dejarse arrastrar por esos pequeños detalles estéticos también sirve para enriquecer a pequeños momentos de nuestra vida.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  7. […] puedo menos que enlazar esta idea con la que dejé aquí hace unos días, cuando hablé de la ninfa Eco: Creo (quiero hacer esta lectura) que estas historias mitológicas nos dicen que lo mejor que […]

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s