A viajar sin temor

mapa 01

Mi querida Danioska me pasó este mapa hace cosa de un mes, pero me demoré en escribir la entrada por la falta de datos, eso hasta que ayer, al fin, encontré algo. Allí vamos:
Este mapa de la “Tierra de la Ternura” fue ideado por la noble francesa Madeleine de Scudéry, para su novia Clelia, en 1653. (Pueden acceder al mapa en mayor tamaño en este sitio) Aquí podemos ver por qué es tan difícil mantener una relación ¡encontrar el curso correcto es casi imposible! Una pareja que comienza su relación en Nueva Amistad, en la parte inferior, puede tomar cualquiera de las cuatro caminos que se abren frene a sí. Dos de ellos se mantienen cerca del Río de inclinación: Uno de ellos pasa por Complacencia, Sumisión, Pequeños Cuidados, Asiduidad, Prontitud, Grandes Servicios, Sensibilidad, Ternura, Obediencia y Amistad Constante para llegar a “Licitación por Reconocimiento” (ustedes disculparán mi torpe traducción; si alguien quiere corregirme le estaré más que agradecido). Continúo: El otro camino atraviesa Gran Espíritu, Versos Agradables, Carta Galante, Carta Amorosa, Sinceridad, Gran Corazón, Honestidad, Generosidad, Exactitud, Respeto y Bondad para llegar a “Sobreestimación“. Pero hay otros dos caminos más peligrosos: Uno pasa a través de Indiscretion, Perfidia, Injurias, y Travesuras para terminar en el Mar de la Enemistad; El otro pasa a través de Negligencia, Desigualdad, Tibieza, Ligereza y Olvido para llegar al Lago de la Indiferencia. Pero para aquellos amantes que anden lo suficiente puede esperarlos un resultado feliz más allá de El Mar Peligroso, alcanzando las Tierras Desconocidas.

mapa 02

Aún peor es esta visión, el “Mapa o Carta del Camino del Amor, y Puerto del Matrimonio” (pueden verlo mejor en este sitio) publicado por “T.P. Hidrografista, a su Majestad Hymen, y al Príncipe Cupido”, en 1772. El viajero tiene que encontrar el camino desde el Mar de la Vida Común a la izquierda, hasta el Puerto de la Felicidad y la Tierra de la Promesa, a la derecha, y la única manera de llegar es por el Puerto de Matrimonio, en el que se esconden las Arenas del Dominio Femenino y el desastroso Remolino del Adulterio. La explicación en la parte inferior del mapa describe el curso traidor:
Desde el Mar de la Vida Común entramos en el Camino del Amor por el Estrecho del Ciego. Nos dirigimos primero a Dinero, Lujuria y, a veces, a Virtud; pero muchos buques se pierden en el Remolino de Belleza. Desde este camino hay muchos puntos de navegación, sin embargo, algunos navegantes ni siquiera se dirigen a través de estos y amarran en Arroyo del Sueño Rápido. Los que siguen llegan a la Ceremonia del Cabo, pasan al Puerto de Matrimonio a través del Estrecho de Fruición y llegan al Cabo Éxtasis. Se debe tener cuidado de mantenerse inmóvil a estribor para que no caer sobre las rocas hundidas que se mezclan con el Cabo del Arrepentimiento; un buen piloto también se mantendrá alejado de las Rocas de Los Celos. Algunos, al fin, han pasado el Estrecho Placentero (entre el Cabo Fidelidad y el Cabo del Sentido Común) y han llegado a salvo a Puerto Felicidad,
El mapa proporciona un consejo general: “Tu Virtud debe ser tu Piloto; Tu Compás, la Prudencia; la Paz, tu Mar; Tu Ancla, la Esperanza; Tu edad, tu Estiba; Tu Amor; tu Verdadero Curso, puesto aun así, bajo constante prueba. Tu Lastre, El Sentido; y la Razón pura, el Blanco de Tus Miradas”.

¡Buenas singladuras, navegantes!

Anuncios

5 comentarios el “A viajar sin temor

  1. Excelente e inquietante el modo en que están descritas dos imponentes andaduras de la vida: la amistad y el matrimonio.
    Lo cierto es que haciendo un repaso por los caminos propuestos, siento mi vida un tanto desperdiciada o, al menos, mal desarrollada en determinados aspectos.

    ¡Muy buen aporte!

    Un saludo.

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Tal vez sólo hayas tomado tu propio camino y el que esté incompleto sea el mapa ¡los humanos somos tan complejos que sería difícil sintetizar todos nuestros derroteros!.
      Hay muchos mapas como éstos y siento una particular fascinación por ellos (de allí que Danioska, sabiendo esto, me enviara el enlace).
      Me alegro que haya sido de tu agrado también.

      Un abrazo.

      Le gusta a 1 persona

  2. danioska dice:

    La bahía del matrimonio es, de veras, un puerto que no quiero volver a visitar. Digamos que un viento inconsciente me llevó ahí una vez y encontré algún salvaje, pésimo clima, paisajes grises. Claro, seguramente yo tampoco me distinguí por mi talento navegante. En fin. Lo que sí es un hecho es que, necia como soy, suelo surcar los mares y remolinos, ay, incluso los que llevan al Finis Terrae, donde espera el anuncio: Hic Sunt Dracones. Gracias por describir varios periplos personales.
    Abrazos…

    Le gusta a 1 persona

    • Borgeano dice:

      Gracias a vos por ser parte de todo esto; por el enlace, por estar acá y simplemente, por ser.
      Luego, los periplos que cada uno haga por estas latitudes es indistinto pero que hay que andarlos, hay que andarlos; cualquier cosa menos la cobarde quietud del miedo. Por cierto, hablando de Finis Terrae, ¿Sabes que conozco a alguien de aquellas remotas tierras? no dejan de ser caminos interesantes…

      Abrazísimo.

      Le gusta a 1 persona

      • danioska dice:

        No, no me habías contado. Yo conozco gente de un Finis Terrae bastante más cercano, en fin, luego te explico, pero sí, de acuerdo en movernos, dejar de lado las excusas y las esclusas.
        Abrazísimos.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s